Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional MIÉRCOLES 13 4 2005 ABC elecciones vascas Entrevista gociación pendiente está en Euskadi, no en Madrid. Su plan es la constatación del mayor fracaso político. Un lendakari que sustituye el pacto del 90 de los vascos, el Estatuto, por la mitad más uno de los parlamentarios, incluidos tres de Batasuna, aunque dijo que no iba a gobernar con ellos, es un fracaso. -La reforma estatutaria auspiciada por el PSE- EE tampoco ha suscitado consenso alguno. -Ha suscitado el consenso que a mí me importa: el de los ciudadanos. Más del 60 según algunas encuestas, prefiere la reforma y mejora del Estatuto al plan Ibarretxe o a dejar las cosas como están. ¿Ve posible enganchar el vagón del nacionalismo soberanista y el del constitucionalismo? -Hay una posibilidad de enganchar a todos los que quieran más autogobierno, reforzar la convivencia, defender la singularidad vasca en España y en Europa con más resortes, el respeto de todas las ideas y de todas las identidades... Todo eso es posible. Lo único que falta es que nos pongamos de acuerdo. ¿La reforma estatutaria del PSE puede servir, a su juicio, de pista de aterrizaje del nacionalismo? -Estoy convencido de que es a través de la mejora y reforma del Estatuto como podemos ponernos de acuerdo. Pero también digo que nuestra propuesta no es para satisfacer al nacionalismo, sino para dar salida a las aspiraciones legítimas de la mayoría del país. -Zapatero cree posible un nuevo Estatuto en dos años. -Si hay voluntad y nos ponemos a ello, lo podemos hacer. PATXI LÓPEZ Candidato del PSE- EE a lendakari El PNV tiene que pasar a la oposición para cambiar Patxi López sueña cada día de esta campaña con ser lendakari. Y más que un sueño, cree una posibilidad real reeditar ahora y en el País Vasco lo que el efecto ZP fue a España. TEXTO: MANUEL ARROYO FOTO: BERNARDO CORRAL BILBAO. Patxi López rebosa optimismo. El efecto ZP la rebeldía ciudadana trasladada a las urnas para forzar un cambio político que las encuestas no perciben, llegará a Euskadi el domingo, sostiene. El candidato a lendakari por el PSE- EE proclama que, condenado al fracaso el plan Ibarretxe, un Estatuto mejorado y reformado debe ser el punto de encuentro entre nacionalistas y no nacionalistas. ¿En campaña se sueña más? -Se duerme menos... Pero sí, se sueña más y se acerca uno a los sueños de los demás. ¿Cuántas veces ha soñado que es lendakari? -Todos los días. Pero no era un sueño, sino una posibilidad real. -Según las encuestas, va a ser que no. -Las encuestas dan tendencias. Y es evidente que existe una tendencia al alza muy importante del PSE- EE. Y dicen que más de la mitad de la sociedad vasca quiere el cambio y que aún existe un porcentaje de indecisos muy elevado. Ese escenario se parece bastante a lo que ocurrió antes del triunfo de Zapatero y aquí va a pasar lo mismo. -La oposición no lo ha tenido que hacer nada bien para que, con el sombrío dibujo que pinta de Euskadi y el negro futuro que augura si no hay un cambio, el nacionalismo bordee la mayoría absoluta. -Esos datos negativos, pero reales, pretenden contrarrestar el país de las ma- La inmensa mayoría de los votantes nacionalistas sabe que el plan Ibarretxe no tiene futuro ¿Gobernar con el PP? Nuestra primera elección es gobernar solos. Luego, veremos la aritmética Ibarretxe sólo nos está proponiendo cuatro años más de bronca y una red clientelar impresionante ravillas que nos presenta Ibarretxe. Euskadi no está mal en cifras macroeconómicas. Pero podría estar muchísimo mejor. Mucha gente vive aún en la pobreza, se está marchando porque no encuentra aquí un empleo, no puede comprar una vivienda, tiene trabajo precario... No auguramos un futuro negro. Es que nos han puesto encima de la mesa un plan que nos divide, que enfrenta a Euskadi con España, que nos aísla, nos empobrece... E Ibarretxe dice que el día después de las elecciones va a poner lo mismo encima de la mesa. Nos está proponiendo cuatro años más de bronca. Dicho esto, puede que tengamos un déficit de pedagogía política para contrarrestar el aparato de propaganda que maneja el Gobierno vasco con el dinero de todos. Además, en Euskadi se ha creado una especie de régimen del PNV, una red clientelar impresionante y, como en otros sitios, también existe un cierto freno al cambio. ¿Despejar ese horizonte pasa por mandar el PNV a la oposición? -Ellos mismos lo han dicho y admitido: el PNV sólo cambiará cuando pierda el poder. Y queremos ayudarles a cambiar mandándoles a la oposición. -El cambio, entonces, no pasa por intentar moderarle a través de una coalición con el PSE- EE. -Pasa por que cambie también el PNV, que sólo cambia cuando va a la oposición. Simplemente ante la amenaza de no lograr la mayoría absoluta, ya está escondiendo sus verdaderas intenciones: ya no habla tanto del plan Ibarretxe. -En consecuencia, si existe la más mínima posibilidad de apartarle del poder, ¿lo hará? -Sí, sí... Nuestro objetivo es un Gobierno de cambio con un lendakari socialista. Y nuestra primera opción es gobernar solos. ¿Cómo? ¿Con qué apoyos? -Siempre hay fórmulas. ¿Por ejemplo, la experiencia de Álava al revés: el PP le convierte en lendakari y renuncia a entrar en el Gobierno? -Todo es posible. -Parece muy complicado. -Después de las elecciones, veremos si es viable. ¿Descarta gobernar con el PP? -Las fórmulas las dan los votos. La primera elección es gobernar solos. Luego, veremos la aritmética. ¿Ya le ha dado las gracias a Maragall por sabotearle la campaña y darle munición al PP ó al PNV? -No lo necesito. Ya he dicho lo que tenía que decir: en Euskadi decidimos los socialistas vascos. Y aunque agradecemos todas las ideas, vengan de donde vengan, queremos gobernar solos. Lo tenemos muy claro. -El PP echa de menos a Nicolás Redondo Terreros. -Si el PP quería un PSE que apoyara sus planteamientos, no lo tiene porque el PSE ahora lidera la alternativa. ¿El plan Ibarretxe está condenado al fracaso pase lo que pase el 17- A? -Es evidente. Lo que tiene que entender Ibarretxe es que Euskadi, tan plural en las ideas, tan diversa en los sentimientos de pertenencia, necesita un acuerdo aquí, entre nosotros; que la ne- Patxi López quiere que la legislatura que empiece sea la de la paz