Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 4 2005 Opinión 5 Sigue la guerra Por novena vez desde el comienzo de la guerra, Donald Rumsfeld se presentó ayer en Irak, donde aseguró que su única estrategia es la victoria El hombre duro de Washington regresa al campo de batalla, en el que a diario se contabilizan nuevos ataques y víctimas, para confirmar que el Ejército norteamericano llegó para quedarse y lograr la paz. Mala noticia para el terror. La guerra sigue. Tranquilamente El presidente del Gobierno aprovechará hoy una reunión con los representantes socialistas en el Congreso y el Senado para hacer balance de su primer año al frente del Ejecutivo. No le va a resultar difícil a Zapatero rebobinar documentos, porque la tarea legislativa de su Gabinete ha sido la menor registrada en toda la democracia: la mitad del trabajo realizado por Aznar en su primer año de gobierno y un tercio del desarrollado por Felipe González en el mismo periodo. Doce meses y seis leyes tramitadas a iniciativa del Gobierno. Eso sí, miles de gestos y sonrisas. Un año tranquilo. Misión especial Casi una misión imposible es la que el Gobierno le ha encomendado a Miguel Ángel Moratinos, quien, de viaje a Estados Unidos, tratará estos días de estrechar las relaciones con la Casa Blanca y- -si pudiera ser, un día de éstos- -concertar una cita entre Bush y Zapatero. Siempre queda un resto de esperanza, pero el pesimismo español es manifiesto. Recibe Condoleezza Rice. JAIME GARCÍA Extremos. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, se entrevistó ayer en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, al que solicitó su presencia en Singapur para apoyar la candidatura olímpica de la capital para los Juegos de 2012. En la rueda de prensa posterior al encuentro, Gallardón confirmó la asistencia de Zapatero a la cita de Singapur, a la que también invitará el próximo viernes a Esperanza Aguirre. Coincidiendo con la entrevista entre Ruiz- Gallardón y el presidente del Gobierno (en la imagen) Aguirre denunció, en la sede el PP, la actitud separatista, sectarista, extremista de Zapatero y la animadversión que muestra a los madrileños. OLÍMPICO DESDÉN CARMEN MARTÍNEZ CASTRO LBERTO Ruiz- Gallardón, el inquieto alcalde de Madrid, admite cualquier etiqueta menos la de liberal. Su concepción un tanto faraónica de la gestión pública casa mucho mejor con la socialdemocracia populista que con el credo liberal que profesa su compañera de partido Esperanza Aguirre. Si con ocasión de la boda real pudimos comprobar cómo se las gasta el alcalde cuando le da por tirar la casa por la ventana, la Olimpiada de 2012 puede ser la obra de su vida. A Uno de las bicocas que implica el proyecto olímpico, además de la lluvia indiscriminada de millones, es la neutralización automática de la oposición. Nadie se atreve a controlar, fiscalizar o criticar la organización de semejante evento. Es el sueño de cualquier populista, que es casi tanto como decir de cualquier político. Si los Juegos de Barcelona consiguieron forjar el espejismo de Pasqual Maragall como un brillante personaje, qué no podrá conseguir con su Olimpiada madrileña un individuo tan listo como el alcalde de la Villa. Ayer Ruiz- Gallardón recibió el apoyo del presidente Rodríguez Zapatero a la candidatura de Madrid. Sonrisas de cortesía y lealtad institucional ante un proyecto compartido. Todos estamos con Madrid 2012. ¿Todos? Cabe preguntarse dónde estaba Esperanza Aguirre. Precisamente ayer la presidenta de la Comunidad Autónoma realizaba su particular y severo balance del primer año de gestión del Gobierno Zapatero. Un Ejecutivo que no ha perdido ocasión de ningunearla en beneficio del alcalde. Probablemente el asunto no daría más que para algún comentario irónico sobre los sempiternos líos de agenda. Sin embargo, con Gallardón y Agui- rre metidos en liza el morbo político está garantizado. Sigamos en el morbo y volvamos a la imagen. ¿Quién está con quién? ¿Gallardón con Zapatero o Zapatero con Gallardón? ¿Quién corteja a quién? Desde luego, lo único incuestionable es que Esperanza Aguirre estaba sola; sola en la oposición a Zapatero. Y esa imagen- -convendrán conmigo- -también tiene su intención. De momento, el asunto no pasa de anécdota. Dentro de unos días presidenta y alcalde protagonizarán otro encuentro de apoyo a la candidatura de Madrid 2012, y tan contentos. El problema serio puede venir si el COI finalmente deja a Gallardón sin su sueño olímpico.