Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MARTES 12 4 2005 ABC La Universidad de Huelva estudia a fondo la Historia de la mierda b Manuel Alvar inauguró ayer el Pollini: Una sociedad sin cultura es un desastre total El pianista ofrece en Madrid dos recitales con obras de Berio, Berg, Stockhausen, Beethoven y Chopin b González de Cardedal, premio Castilla y León de Humanidades b El teólogo abulense fue galardona- curso, que se clausura el próximo viernes y al que asiste medio millar de estudiantes interesados en la mierda, académicamente RAFAEL LÓPEZ HUELVA. Normalmente son las moscas las que se sienten atraídas hacia ella. Desde ayer, cerca de medio millar de estudiantes de la Universidad de Huelva sólo piensan, aunque con interés académico, en una cosa, en la mierda. La institución ha organizado unas jornadas que llevan el título Historia de la mierda. Cultura y Transgresión cuyo programa y lista de ponentes no huelen nada mal, como puede consultarse en http: www. uhu. es dfesp actividades. htm Manuel Alvar Ezquerra fue el encargado de abrir ayer el curso, con la ponencia Del vientre al diccionario, paseo por el campo de la defecación en la que mencionó muchos pasajes de la literatura que centran en la mierda su mirada artística. Pero el valiente- -y profesor- -que se atrevió a proponer estas conferencias es el director del Departamento de Filología Española de la Universidad de Huelva, Luis Gómez Canseco, que afirmó a ABC que va radicalmente unido a la existencia, la vida y la mierda van ligadas desde que nacemos El profesor trata de justificar así un paralelismo, que según él, existe entre la literatura y la mierda desde sus inicios, en la poesía griega y latina hay referencias continuas a la mierda y a todo lo bajo del ser humano que, a su vez, se compone también de eso También asegura que Cervantes, Quevedo o Picasso utilizaron la figura de la mierda en su creación, y por eso cree que a través de algo tan sucio se puede ampliar el conocimiento. Esta semana el éxito de la mierda está asegurado en la Universidad de Huelva. El músico considera que tanto los programadores como los intérpretes deberían comprometerse en ofrecer al público piezas de compositores contemporáneos do por su espléndida actividad académica y por sus aportaciones en relación con los problemas educativos, éticos y sociales de España A. B. HERNÁNDEZ VALLADOLID. Teólogo, filósofo, consultor del Consejo Pontificio para el diálogo con los creyentes, articulista de ABC, Olegario González de Cardedal fue galardonado ayer con el Premio Castilla y León de las Ciencias Sociales y Humanidades 2004. Nacido en Lastra del Cano (Ávila) en 1934, este catedrático de la Universidad Pontificia de Salamanca formado en Munich, Oxford y Washington recibió el elogio del presidente del jurado, Marceliano Arranz, por haber desarrollado toda su carrera fiel a sus raíces teológicas y por haber ejercido siempre de castellano y leonés El premio, que reconoce la capacidad de este hombre alto, de apariencia ascética, entusiasta y enamorado de su profesión para hacer fecunda para la sociedad y para la Iglesia lo que es una atalaya universitaria, valora el esfuerzo de Cardedal por ejercer de ciudadano, sacerdote y catedrático en su labor educadora de España. El abulense, convencido de que en este empeño tenemos que estar todos subrayó ayer la necesidad de que todo el que tenga algo que decir pueda aportar sus ideas sin dejar fuera a nadie: Me opongo al intento de revivir dos tipos de existencia humana; aguanto una palabra verdadera capaz de tener lectores en ambas laderas Autor de España por pensar. Ciudadanía hispánica y confesión católica Dios en la Constitución Española y en las de la UE y La Iglesia en España 1950- 2000 González de Cardedal alertaba del peligro de sucumbir a los tópicos y recordaba que la primera categoría de la ciudadanía es la libertad. SUSANA GAVIÑA MADRID. El pianista Maurizio Pollini (Milán, 1942) está en Madrid para ofrecer dos recitales. El primero de ellos tendrá lugar hoy dentro del ciclo Grandes Intérpretes, en el que participa por cuarta vez, en esta ocasión acompañado por el clarinetista Alain Damiens. El programa es un retrato de la personalidad y el compromiso del artista pues en él dialogan obras de compositores del siglo XX- -Berg, Berio y Stockhausen- -con Beethoven y su Sonata número 29 en Si bemol, op 106 Hammerklavier Pollini, que siempre ha predicado con el ejemplo, subrayó ayer la necesidad de programar obras de todo tiempo, lo que se traduciría en un público más abierto a este gran momento musical que vivimos Para el músico, esta falta de flexibilidad es responsabilidad de los programadores actuales, que extiende a los intérpretes. Ellos deben modificar el gusto del público Un público que en su opinión debe sentir la música de compositores diferentes de manera natural Pollini, ayer en Madrid JAIME GARCÍA Un patrimonio increíblemente vivo A través de su Proyecto Pollini el intérprete ha llevado a la práctica este pensamiento, en conciertos ofrecidos en ciudades como Nueva York o Roma, en los que realizaba un recorrido por obras que van desde Gesualdo o Palestrina a los creadores del siglo XX, mostrando la vastedad del patrimonio musical, increíblemente vivo y que, en su opinión, está amenazado por una programación comercial fácil Aunque reconoce que en los últimos años se ha producido un gran avance, éstos no son suficientes. Frente a la expectación con que en los años 70 se recibían algunas obras, ahora existe una especie de normalidad en la que no hay entusiasmo Con un repertorio muy selectivo, Pollini interpretará estos días dos de sus compositores favoritos: Beethoven, en cuya música siempre se pueden encontrar cosas nuevas porque es muy rica y Chopin, del que ofrecerá un programa monográfico el próximo lunes. Tenía una escritura pianística mágica y de una gran profundidad, así como un poder de seducción inmediato, pero a la hora de captar su significado era muy difícil Sobre la influencia de la cultura en el mundo de hoy, el pianista cree que pese a la apariencia de que no tiene una utilidad práctica, sí contribuye día a día a cambiar el mundo Y sentencia: La sociedad sin cultura es un desastre absoluto