Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 4 2005 57 El arquitecto Rem Koolhaas gana el premio Mies van der Rohe por la Embajada de Holanda en Berlín El pianista Maurizio Pollini da dos recitales en Madrid con obras de Berg, Berio, Stockhausen, Beethoven y Chopin Fernando Botero retrata los horrores de Abu Ghraib BOGOTÁ. El artista colombia- no Fernando Botero ha pintado una serie de obras sobre las torturas infligidas por soldados a presos iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib, algunas de las cuales se publican en la última edición de la revista Diners según informa Efe. La serie está compuesta por medio centenar de piezas, e incluye dos enormes trípticos, tres pinturas de gran tamaño y decenas de dibujos inspirados en las fotos que dieron la vuelta al mundo y escandalizaron a millones de personas. AP Juan Marsé: Yo no escribo nunca una novela con afán de denuncia El autor presentó ayer en Madrid Canciones de amor en Lolita s Club la publicación de Rabos de lagartija el novelista vuelve al ruedo literario, lo que siempre es un acontecimiento editorial Don Quijote de Julio González (1930) unos 3.000 ejemplares del Quijote y cerca de 18.000 documentos referidos al caballero andante, se le rendirá un homenaje abierto para todo el público amante y curioso de las aventuras de Don Quijote de la Mancha y de Sancho Panza. TULIO DEMICHELI MADRID. A Juan Marsé no le gusta teorizar sobre cómo o por qué se escribe una novela ni ayer quería hablar sobre Baltasar Porcel ni sobre el Papa; dicho lo cual, el autor de Canciones de amor en Lolita s Club (Areté) adelantó que el proceso de elaboración de este libro ha sido singular. El asunto era para una novela corta, escribí muchas notas, hablé con una mujer que trabajaba en una casa de alterne, me informé de cómo se planteaba un expediente disciplinario a un policía... Pero me faltaba algo: el tono, así que metí las notas en un cajón, me puse a escribir Rabos de lagartija y, aunque no olvidé el proyecto, lo dejé encerrado. Luego, mientras se hacía la película de El embrujo de Shanghai me preguntaron si tenía algo para el cine, pero yo nunca había escrito antes para el cine. Aunque no lo tenía muy claro, me convencieron, escribí una sinopsis y luego un guión Así es que esta novela fue antes guión cinematográfico y, aunque a Marsé no le satisface el destino de su obra en las pantallas: Todas las películas que se han hecho son muy malas le cedió los derechos a Andrés Vicente Gómez, que ya decidirá b Cinco años después de ¿Que no está a mi altura? Yo es que no soy muy alto Un par de críticos señalaron este fin de semana que la novela de Marsé no estaba a su altura asunto que a él no le quita el sueño: Yo es que no soy muy alto respondió con retranca. Entiende que a los críticos la obra les resulte rara porque fue guión de cine y luego novela. Sólo hay un caso parecido: El tercer hombre de Graham Greene, que antes fue película (Carol Reed, Orson Welles) Él la escribió después y el resultado fue muy inferior a su guión. Yo he querido que sea muy ágil, con más acción que reflexión, le he quitado florituras y retórica. He hecho lo que quería hacer y asumo la crítica En cualquier caso a Marsé lo que le gusta es contar historias que tengan que ver con la realidad, con el pasado o el presente, con mi país Y es que el novelista se siente más cerca de Dickens que de Joyce ERNESTO AGUDO La obra presentada fue, primero, un guión de cine cuyos derechos tiene el productor Andrés Vicente Gómez quién se pondrá al frente del proyecto. Yo lo que quiero es preguntarle al director qué película quiere hacer con mi novela. Siempre lo hago. Cuando me contestan: La novela, que es muy visual y lo tiene todo me echo a temblar. Yo creo que el guión tiene que darle la vuelta al calcetín de la novela, por ejemplo, a los diálogos, porque están escritos para ser leídos y no para ser dichos La novela transcurre en tiempo presente y tiene como protagonistas a dos hermanos gemelos- un policía duro y un deficiente mental no profundo -con el trasfondo de una muerte y un local de alterne. El de la prostitución es un ambiente con mucha tristeza detrás, muy mal rollo y Marsé se ha documentado hablando con una mujer que trabajaba en un club, pero aclaró que él allí sólo va exclusivamente a eso a documentarse. Esta irrupción en el tiempo narrativo presente indujo una pregunta sobre el Carmelo, por si había pensado escribir sobre lo que allí ha ocurrido. Es el barrio de mi adolescencia, allí íbamos a jugar con unos niños con la cabeza rapada tremendos, no estaban escolarizados y eso nos daba mucha envidia. El barrio creció al margen de los planes de todo el mundo con diversas emigraciones en la posguerra. Y se lo curraron mucho. Se les ha caído por incompetencia de los gobiernos de CiU y ahora del Tripartito. De ahí pueden salir reportajes y novelas, pero yo no escribo nunca una novela con afán de denuncia, sino que busco cierta forma de belleza