Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SEDE VACANTE EN EL VATICANO MARTES 12 4 2005 ABC A la izquierda, los Príncipes de Asturias y Jaime de Marichalar llegan a la misa. Arriba, Zapatero, Marín y Rojo, junto a parte de las autoridades que asistieron al acto. A la derecha, Aguirre, Moratinos, Bono y Rajoy Los Reyes y los Príncipes de Asturias rindieron en La Almudena el homenaje de España al Papa Zapatero, De la Vega, Bono, Aguirre, Rajoy y Gallardón acudieron a la ceremonia b Unas doce mil personas abarrotaron la explanada de la catedral de La Almudena, que interrumpieron con aplausos tres veces al cardenal Rouco durante la homilía ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. El funeral de ayer se convirtió en el último homenaje al Papa que España le rendía al máximo nivel, con la presencia de doce mil fieles. Junto a Sus Majestades los Reyes y Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, las altas autoridades del Estado, del Gobierno y de la Iglesia y miles de ciudadanos asistieron en la explanada de la catedral de La Almudena al solemne funeral por Juan Pablo el Grande organizado por el Arzobispado de Madrid en colaboración con la Conferencia Episcopal Española. Desde un lugar destacado, Don Juan Carlos y Doña Sofía siguieron la ceremonia religiosa en memoria del Papa, con quien habían forjado a lo largo de los años una sólida relación de admiración y afecto. Junto a los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia rezaban por el Santo Padre que tanto había deseado ver al Príncipe de Asturias casado. No pudo asistir al funeral la Infanta Doña Elena, ya que, según informaron fuentes del Palacio de La Zarzuela, la Duquesa de Lugo padece una leve infección vírica, pero sí su marido, Jaime de Marichalar. Y la Infanta Doña Cristina ya asistió el pasado sábado, acompañada de su marido, Iñaki Urdangarín, a la ceremonia religiosa que se celebró en la catedral de Barcelona en memoria del Papa. En los bancos, se encontraba el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Desde que falleció Juan Pablo II, el jefe del Ejecutivo ha asistido a tres ceremonias religiosas por el Don Juan Carlos conversa con monseñor Rouco tras la misaFOTOS: JULIÁN DE DOMINGO Y POOL Papa: la primera, la misa de sufragio del domingo 3 en el Vaticano; la segunda, el pasado viernes en la plaza de San Pedro, antes del entierro, y la tercera, ayer. Junto a él, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el ministro de Defensa, José Bono, quien no pudo ir, a su pesar, al funeral oficiado en Roma. A la ceremonia también asistieron el Nuncio de Su Santidad, monseñor Manuel Monteiro de Castro; los presidentes del Congreso, Manuel Marín, y Senado, Javier Rojo; los del Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial, Consejo de Estado y de la Audiencia Nacional, y los embajadores de Italia y Polonia. Entre los representantes políticos, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el líder de la oposición, Mariano Rajoy, junto a Eduardo Zaplana y Ángel Acebes, y el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz- Gallardón, que asistió acompañado de su mujer, Mar Utrera. La ceremonia religiosa fue oficiada por el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, y concelebrada por el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, y los arzobispos de Toledo, Burgos, Valladolid, Granada y Mérida- Badajoz, así como por el arzobispo emérito castrense, José Manuel Estepa, y por una quincena de obispos. En la homilía, monseñor Rouco destacó que el Papa ha amado a Cristo sin reservas y añadió que ese, y no otro, ha sido el secreto de su fecundo Pontificado Por tres veces fue interrumpido por los aplausos de los fieles. Primero, cuando recordó las palabras en las que el Papa pedía a los españoles: ¡No rompáis con vuestras raíces cristianas! Luego, al evocar su despedida de España: ¡Hasta siempre España, hasta siempre Tierra de María! Y finalmente cuando terminó la homilía.