Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 4 2005 Nacional 13 Análisis elecciones vascas Casi todos los indicadores económicos crecen menos que la media desde 1980 El llamado bienestar vasco ha sido favorecido por el Concierto y la insólita pérdida de población M. L. GARCÍA FRANCO BILBAO. El País Vasco es una región desarrollada en la que se vive bien, pero no ha crecido lo que cabía esperar por la incertidumbre política y el terrorismo, según un informe de Julio Alcaide para el Instituto de Estudios Económicos, presentado ayer en Bilbao por su director, Juan Iranzo. Porcentaje del País Vasco sobre el total de España 14 13 12 11 10 9 8 2 9,06 8,40 5,83 5,74 5,49 5,04 6 1 Redondo presenta hoy el libro de Zarzalejos ABC MADRID. Nicolás Redondo Terreros, ex secretario general del Partido Socialista de Euskadi y candidato a lendakari en 2001, y el periodista y escritor Santiago González, presentan hoy en Bilbao el ensayo de José Antonio Zarzalejos Contra la secesión vasca Organizado por la Fundación por la Libertad en el hotel Ercilla, constituye el primer acto de presentación del libro editado por Planeta, que comenzó a distribuirse la semana pasada y que tiene lugar en plena campaña electoral. 7 6 5 4 3 3 4 5 La Comunidad vasca fue locomotora de España en los años 50 y 60, recibió una gran cantidad de inmigración, fundamentalmente nacional, y generó una enorme riqueza, pero desde los años 80 ha sufrido una pérdida de presencia relativa, ha crecido por debajo de la media en casi todos sus indicadores y está desaprovechando oportunidades Iranzo manifestó a ABC que los índices de bienestar del País Vasco resultan engañosos La caída del Producto Interior Bruto se ha visto amortiguada por el Concierto, que hace que el resto de España transfiera saldo positivo al País Vasco, y la pérdida de población, incluso en términos absolutos, un caso inédito en Europa. Contradiciendo el superávit con el que el propio Ibarretxe se jactaba ayer mismo de contribuir al resto del Estado el informe de Alcaide concluye que el País Vasco es la re- 2 1950 1955 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 2002 1 VALOR AÑADIDIO BRUTO INDUSTRIAL 4 RENTA FAMILIAR BRUTA DISPONIBLE 2 EMPLEO INDUSTRIAL 3 PIB A PRECIOS DE MERCADO 5 VALOR AÑADIDIO BRUTO INDUSTRIAL 6 POBLACIÓN Infografía ABC gión más desarrollada que tiene una balanza fiscal positiva, es decir, que no contribuye al bienestar del resto de las comunidades, sino que recibe aportaciones de ellas. En cuanto a la pérdida de población, se acentúa porque tampoco recibe inmigración extranjera, el hecho social más característico de la España de estos años. Iranzo ve sorprendente la comparación del País Vasco con Cataluña, comunidad que empezó a bastante distancia en los años cincuenta y que se ha colocado muy por delante, cuando ambas comparten algunas características clave del desarrollo económico, como la cercanía a Europa. El informe detecta lo que Iranzo llama efecto frontera una gran expansión de las comunidades limítrofes del País Vasco, como Rioja, Navarra, Burgos y Cantabria, de forma que se puede suponer que ha habido recolocación de inversión por las circunstancias políticas vascas, el terrorismo y la incertidumbre institucional. EDURNE URIARTE EL INMOVILISMO AS palabras más manipuladas, degradadas y engañosas de la política vasca son las de diálogo y paz; hasta se han convertido en mensajes de cabecera de los propios terroristas... Pero añado otra que tergiversa perversamente la situación del País Vasco: el inmovilismo, un concepto que, lamentablemente, ha sido adoptado por Patxi López y Zapatero para descalificar las propuestas del PP. En realidad, la acusación socialista de inmovilismo elimina a corto y medio plazo las posibilidades de cambio en el País Vasco. Y a largo plazo, quizá sea tarde, para el País Vasco y para España. Y el tono dramático no es una licencia literaria; refleja la percepción de muchos vascos constitucionalistas y el ánimo con el que afrontan las elecciones del domingo y el futuro. Si el PSE sentencia que la defensa del Estatuto y la Constitución frente al soberanismo y la formación de un go- L bierno no nacionalista en el País Vasco son inmovilistas, la esperanza de cambio y, por lo tanto, de normalización política, se ha esfumado. Y no me refiero en este caso al terrorismo, no sólo porque confío en que la eficacia policial acabará con él, independientemente de la pasividad nacionalista, sino porque, más allá del terrorismo, hay otro problema de normalización democrática que la tesis del inmovilismo soslaya completamente. Porque la perpetuación de los nacionalistas vascos en el poder tiene poco que ver con la repetición de los triunfos electorales que es propia del juego democrático y que se da en bastantes lugares. La peculiaridad vasca es que se ha acompañado de una deslegitimación de la mitad que aspira a gobernar y de la creencia del derecho nacionalista preferente al poder. Por eso la normalización democrática sólo se producirá cuando se admita la legitimidad de la alternancia. El problema del País Vasco no es el antinacionalismo, que existe pero es minoritario, sino el antiespañolismo que está enormemente extendido entre los nacionalistas. El antinacionalismo se superó en la transición, pero el antiespañolismo de ha adueñado del País Vasco desde entonces. Lo novedoso no es que Patxi López lleve una ikurriña en la solapa al debate de ETB; lo novedoso, lo revolucionario, sería que osara colocarse la bandera nacional que es la expulsada del espacio político vasco. Pero la alternativa socialista del gobierno transversal y del nuevo Estatuto que propugnaba Zapatero en su entrevista en El Correo el sábado tan sólo aspira al reconocimiento nacionalista del derecho a llevar la ikurriña. Persiste en el mensaje de que un gobierno constitucionalista es agresivo, y, además, ignora completamente la radicalización y el soberanismo en el que se han embarcado los nacionalistas. Parece que Zapatero hubiera viajado treinta años atrás para rescatar el concepto de inmovilismo de entonces, como si no hubiera habido Constitución, estatuto, un inmenso poder nacionalista, cientos de asesinatos, deslegitimación de España, Lizarra, Plan Ibarretxe... como si nada hubiera pasado.