Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad LUNES 11 4 2005 ABC Medio Ambiente China paraliza tres centrales eléctricas de la presa de las Tres Gargantas por su impacto b Por primera vez en China, la eco- logía se impone a la rentabilidad de la mayor central hidroeléctrica del mundo, que generará el 11 de la electricidad del país PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. La que ya ha sido bautizada como la segunda Gran Muralla China, el faraónico proyecto de la presa de las Tres Gargantas en el río Yangtsé, ha sufrido un varapalo histórico. Y es que algo debe estar cambiando en el gigante asiático, cuyo desbocado crecimiento económico se ha logrado siempre a costa de la ecología, para que, por primera vez, la Administración Estatal de Protección Medioambiental (SEPA, en sus siglas en inglés) haya podido paralizar una obra de estas dimensiones. En concreto, la empresa estatal que construye este inmenso embalse de más de 600 kilómetros de largo y 175 metros de profundidad, que almacenará 39.300 millones de metros cúbicos y generará el 11 por ciento de la electricidad que consume China al producir 84.600 millones de kilowatios hora al año, se ha visto obligada a detener la construcción de tres grandes centrales hidroeléctricas incluidas en el proyecto por dañar gravemente los ecosistemas de la zona. De hecho, dos de dichas centrales ni siquiera habían aportado aún un estudio de impacto medioambiental, mientras que el análisis de la tercera planta, que se ubicará en la descomunal presa de Xiloudu con una inversión de 4.136 millones de euros, todavía no había sido aprobado por la SEPA tras ser remitido a finales del año pasado. Estas tres iniciativas forman parte de los 30 trabajos que, repartidos por 13 municipios y cifrados en miles de millones de euros, la SEPA mandó suspender el pasado 24 de enero. De todos ellos, los más costosos eran las tres centrales eléctricas subterráneas de la presa de las Tres Gargantas, cuya promotora hizo oídos sordos a la prohibición y continuó adelante con los trabajos de construcción. Desembalses de agua en la presa de las Tres Gargantas, con capacidad para casi 40.000 millones de metros cúbicos AP Los daños al ecosistema y al rico patrimonio cultural Aprobada el 3 de abril del año 1992 con el rechazo de la tercera parte de los miembros que componen la Asamblea Nacional Popular, la presa de las Tres Gargantas materializa una ambición de los dirigentes chinos que se remonta desde la antigüedad hasta los tiempos de Mao Zedong: el control del Yangtsé o Chiang Jiang, el río largo del país. Pero este proyecto ha estado desde el principio acompañado por la polémica porque modificará notablemente el paraje natural que los chinos consideran el más bello bajo el cielo las Tres Gargantas (Qutang, Wuxia y Xiling) Con sus abruptos y vertiginosos desfiladeros encajonando el cauce del Yangtsé, este lugar mágico no sólo sirvió de escenario a las luchas de los Tres Reinos que siguieron a la disolución del primer Estado chino entre el siglo III antes de Cristo y el III de nuestra era, sino que también inspiró hace doce siglos los más líricos versos del poeta Li Bai, uno de los clásicos de la Literatura nacional. Debido a la rica historia que arrastra, no es de extrañar que las aguas inunden cerca de 1.300 vestigios arqueológicos, entre los que destacan tumbas del Paleolítico, fósiles del Neolítico y valiosas obras de las dinastías Ming y Qing. Junto a dichos daños sobre el patrimonio, el embalse también perjudicará el libre movimiento por el río tanto del delfín blanco del Yangtsé como de los tres tipos de esturiones que crían en sus aguas y luego regresan al mar. Todo ello sin contar los peligros que entrañan las que se han demostrado como rudimentarias técnicas de construcción de las presas chinas, de las que han reventado 3.200 de las 87.000 construidas desde 1950. Para evitar casos como éste, la SEPA ya ha anunciado, a través de su subdirector Pan Yue, que intensificará los controles sobre la construcción de las centrales hidroeléctricas, puesto que muchas de ellas se empiezan a levantar sin analizar sus perjuicios ecológicos y no sólo provocan la erosión del suelo, sino otros efectos negativos debido a la falta de medidas de protección y a sus fallos de diseño Triunfo de los ecologistas La suspensión de esta importante parte del proyecto ha sido interpretada como un triunfo de los grupos ecologistas que, con bastante poco éxito por cierto, vienen luchando contra la monumental presa de las Tres Gargantas. No en vano, este embalse erigido a orillas de la ciudad de Yichang, en la provincia sureña de Hubei, ha sido fuertemente criticado desde que las obras, que durarán hasta 2009, comenzaron allá por 1993 en la mitad del curso del río Yangtsé, el tercero más largo del mundo, tras el Nilo y el Amazonas, con 6.240 kilómetros. Y es que la que oficialmente se denominará presa de Sandouping, enclavada en una zona de 200 kilómetros de in- Multa a la promotora Por este motivo, el propio Gobierno chino ha tomado cartas en el asunto y, gracias a las presiones ejercidas por el Consejo de Estado, la compañía encargada de las obras, la Corporación para el Proyecto de las Tres Gargantas, se ha visto forzada finalmente a paralizar los trabajos y a esperar el visto bueno a sus estudios de impacto medioambiental, que son obligatorios sólo desde septiembre de 2003. Además, la promotora ha sido sancionada con una multa de 600.000 yuanes (56.496 euros) por no haber presentado dichos informes ambientales.