Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11 4 2005 Madrid 39 Semillas de guaraná, la mayor avispa del mundo, pirañas gigantes, mariposas transparentes o frutos desconocidos en España han tomado por unos días el Jardín Botánico de Madrid. Su objetivo: mostrar la riqueza de la selva virgen más colosal del mundo La selva amazónica se instala en Madrid TEXTO: MABEL AMADO MADRID. El Real Jardín Botánico de Madrid ha hecho un hueco en sus instalaciones a la selva más grandiosa del planeta. Maravillosos ejemplares de flora, fauna y etnografía de la Amazonia se pueden contemplar ahora en una exposición científica adaptada a todos los públicos. Con el patrocinio de la Obra Social de Caja Madrid, Planeta Amazonia se extiende en dos salas del pabellón Villanueva para mostrar la belleza de este océano verde de 7,5 millones de kilómetros cuadrados. Y para situar al visitante en el espacio físico de la exposición, un gran panel centra el contenido en las selvas húmedas de Brasil, un 70 por ciento de la región amazónica. Allí, al igual que en esta muestra, podremos admirar más de 30 especies de semillas- -en la sala las veremos ampliadas por lupas- como el famoso guaraná o la samaúma; 40 especies de frutos desconocidos en España- -caçarí, castanhas do Pará o cupuaçú- y la hoja del árbol de la vida la palmera más fructífera de Amazonia. Pasando a la fauna, se muestran espléndidos ejemplares vivos de animales como el caimán, la anaconda, la boa constrictor o el sapo gigante, además de una amplia variedad de insectos, como la mayor avispa del mundo, el escarabajo sierra, mariposas transparentes... El Real Jardín Botánico de Madrid muestra la belleza de las selvas húmedas de Brasil, el 70 por ciento de la región amazónica de una cerbatana, una tormenta... La siguiente sala nos recibe con un mensaje directo sobre el tráfico de especies: se venden 50.000 primates, 5 millones de aves vivas, 10 millones de pieles de mamíferos, 350 millones de peces tropicales y 4 millones de cactus. Pero este exotismo en venta tiene otros datos aún más descorazonadores: de cada 10 animales tropicales sólo 1 llega a su destino final; el resto muere al ser capturado o durante el transporte. Además, algunos son torturados, como las aves, a las que perforan los ojos para que no canten al ver la luz solar. No corren mejor suerte los miles de reptiles y arañas que terminan abandonados en ríos, pantanos y desagües. Y eso que pocos conocen la vida y las relaciones que se desarrollan en la selva. Es el caso del guacamayo escarlata, uno de los animales más fieles de la Amazonia, que comparte toda su vida con su pareja. Si ésta sufre un accidente, es capaz de suicidarse subiéndose al punto más alto posible y dejándose caer con las alas cerradas. Aún menos halagüeño es el hecho de que en los últimos quinientos años han sido exterminados más de 700 pueblos indígenas y que 230.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica- -el equivalente a media España- -han sido cortados y quemados. Piezas indígenas de gran valor En esta sala aún podemos admirar piezas indígenas de gran valor, como una de las cerbatanas más largas usadas en Amazonia, de 4 metros; carcaj, dardos, arcos, flechas y collares creados con semillas que dotan de gran valor artístico y estético a las piezas. Asimismo, para que el visitante pueda recrear en primera persona los sonidos de la Amazonia, se ha diseñado un módulo interactivo en el que se escucha la banda sonora de la selva un espacio donde el silencio no existe. Recreando un día de caza en la vida de un indio podremos escuchar el vuelo del moscardón esmeralda, a un ocelote comer, a los monos aulladores, el disparo Cuero de pescado y diseñadores Un mensaje algo más esperanzador nos recuerda que el cuero del pescado será la nueva materia prima de los diseñadores europeos, por la elasticidad, impermeabilidad y, en algunos caso, dureza de su fina epidermis. Como se puede apreciar, se trata de una exposición divulgativa que desvela la riqueza de la vida amazónica, sorprender por sus proporciones colosales, sus seres inéditos y su biodiversidad única. Sin olvidar un espacio de concienciación sobre la importancia de la protección del medio ambiente y la apuesta por un desarrollo sostenible. En esta exposición podremos escuchar la banda sonora de la selva donde el silencio no existe