Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 LUNES 11 4 2005 ABC Internacional Fracasa la marcha de extremistas judíos sobre la Explanada de las Mezquitas Millares de palestinos la ocuparon durante la noche para defenderla de los radicales de Israel, Moshe Katzav, declaró que ya va siendo hora de llegar a un acuerdo que permita que los judíos puedan rezar en la Explanada HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Apenas unas decenas de extremistas judíos participaron ayer en la supuesta multitudinaria concentración que la extrema derecha había convocado en Jerusalén para pedir la construcción del tercer templo judío en la Explanada de las Mezquitas. Lo más destacado fue la fuerte presencia policial- -más de 3.000 agentes- la detención de una treintena de israelíes y de una decena de palestinos, y las heridas leves que sufrieron siete palestinos y tres policías. Un balance aceptable si se tiene en cuenta el temor que había suscitado la convocatoria. A pesar del fiasco la jornada estuvo marcada por una gran tensión y en todo el mundo árabe se siguió con inquietud y preocupación a través de la televisión. Los extremistas pretendían manifestarse en la Explanada de las Mezquitas, donde en la antigüedad estuvo el templo judío, con el objetivo de exigir a las autoridades que destruyan la mezquita de Al- Aqsa y el Domo de la Roca para levantar en su lugar ese tercer templo. La organización convocante, Revava Har ha- Bait (La Multitud del Monte del Templo) confiaba en que al menos 10.000 personas participaran en el evento. Pero sus ambiciosas expectativas se vieron defraudadas por la realidad. En las proximidades del Muro se concentraron pequeños grupos ataviados con las prendas características de los judíos religiosos, que cantaron canciones y salmos y expresaron su alegría por estar allí y su frustración por no poder entrar en la Explanada. Algunos llevaban camisetas con el nombre del grupo convocante y la Policía los detuvo sacándolos a la fuerza, generalmente a rastras, mientras sus compañeros protestaban y trataban de liberarlos gritando a los agentes insultos del tipo Gestapo y otros parecidos. La Policía también cerró el paso a cuatro diputados de la extrema derecha. Al socaire de la situación suscitada b El presidente por la manifestación, no obstante, el presidente de Israel, Moshe Katzav, declaró que la situación ha madurado y que ya va siendo hora de que se llegue a un acuerdo que permita que los judíos puedan rezar en la Explanada. Salah Nablusi, un palestino que, al ser menor de 40 años, no pudo pasar el filtro policial montado ayer, denunció que Israel expolia sistemáticamente los lugares sagrados del Islam, como ha ocurrido con la mezquita de Abraham en Hebrón y con la tumba de Raquel, a medio camino entre Jerusalén y Belén. El ambiente en la ciudad vieja y su entorno estaba muy caldeado y a ello contribuyó significativamente el incidente del sábado, en el que soldados israelíes mataron a tres adolescentes de 14 y 15 años mientras jugaban un partido de fútbol al sur de la Franja de Gaza. Policías israelíes a caballo cargan contra manifestantes palestinos en Jerusalén Cargas policiales Durante la noche del sábado al domingo millares de palestinos lograron eludir subrepticiamente los controles y llegar a la Explanada, donde pasaron la noche y toda la jornada de ayer dispuestos a defender el lugar en el caso de que entraran los extremistas ju- Los arqueólogos israelíes todavía no han podido demostrar que allí estuviera el templo de Salomón díos. En la puerta de los Leones la policía montada cargó contra los palestinos a media mañana, pero no consiguió que se marcharan. Todos querían estar cerca por si era necesario batirse con los extremistas judíos. El jeque Hasan Yusef, uno de los máximos dirigentes de Hamás en Cisjordania, logró colarse y hacer llamamientos ante las cámaras de las cadenas árabes para que todos los musulmanes acudieran a defender la mezquita de Al- Aqsa. A primera hora de la tarde la policía detuvo a Yusef. Poco después de que ocuparan Jerusalén en la guerra de 1967, los israelíes Bush recibe a Sharón en su rancho de Texas para hablar de los pasos a seguir tras la retirada de Gaza ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL WINSTON- SALEM. Por temperamento y trayectoria vital, la química personal entre Bush y Sharón es relativa. Pero el presidente de EE. UU. ha querido tener un gesto particular hacia el dirigente israelí invitándole a su rancho de Crawford, carta que utiliza en ocasiones especiales. El encuentro que hoy celebrarán bajo el ancho cielo texano no está sin embargo despejado de nubarrones: Sharón necesita el continuado respaldo del amigo americano para vencer las reticencias de quienes rechazan el desmantelamiento de los asentamientos y la retirada de Gaza y Cisjordania, de ahí que le acompañe su ministro de Finanzas, que quiere dinero es- tadounidense para el costoso abandono de Gaza. Aunque Washington siempre se mostró comprensivo hacia las necesidades de Israel, Bush ha dejado claro que la única solución para el conflicto es el desmantelamiento de los asentamientos, y no ampliar ni construir otros nuevos. Fuentes de la Casa Blanca confesaron al New York Times que la retirada total de Gaza, que Sharón prometió completar dentro de tres meses, no puede ser el último paso, y que el compromiso con la Hoja de Ruta debe ser total. Bush necesita convencer a Sharón para ofrecer a la parte palestina la prueba de que sus intereses son escuchados, pero jugando al mismo tiem- po con dos platillos delicados: desmostrar a los países árabes que la Casa Blanca vuelve a implicarse a fondo en el problema y defiende una solución justa, sin dejar de recordar que el apoyo a Israel es innegociable. El primer ministro palestino, Mahmud Abbas, necesita casi tanto como Sharón ofrecer a sus bases algo a cambio de atar las manos a milicias y terroristas que han jurado matar y morir por la causa palestina. Uno de los asuntos más correosos que Bush y Sharón habrán de coger con pinzas- -o eludir por completo- -es el de Maale Adumin, el mayor asentamiento de Cisjordania. EE. UU. no ocultó su oposición a que Israel incrementara el número de viviendas ya levantadas en un territorio que arrebató en 1967 a Jordania. Sharón ha intentado convencer a sus detractores de que Maale Adumin está fuera de la mesa de negociación, y que en cualquier caso no aceptará volver a las fronteras de antes de 1967.