Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11 4 2005 Opinión 5 Diagnóstico acertado Más implicación de Marruecos en la lucha contra la inmigración clandestina y un no rotundo al papeles para todos Enrique Múgica disecciona en páginas de Nacional la compleja realidad de la inmigración clandestina, en su papel de Defensor del Pueblo, y aporta algunas de las claves que, según él, ayudarían a una paulatina normalización del fenómeno migratorio. Regreso al pasado A una semana de las elecciones, parece que las predicciones demoscópicas no acompañan los augurios del socialismo y, en voz baja, algunas fuentes ven que Patxi López no despega. La estrategia parece ser ahora criticar al PP, confundiendo el adversario. Al menos eso se desprende de la última intervención en campaña de Zapatero, en la que dedicó más tiempo al zarandeo y vituperio de Rajoy que a otra cosa. Algo de abatimiento, y de recurso ya conocido, desprende esta estrategia en la que el presidente del Gobierno se aferró al pasado al citar hasta tres veces a Aznar en su discurso. Hay Liga La victoria del Real Madrid frente al Barcelona, en unpartido del nivel que se supone a un clásico, pone a los blancos a seis puntos de los azulgrana cuando aún faltan siete jornadas (21 puntos) para terminar el Campeonato. La motivación de los madridistas, con Ronaldo a la altura de sus excepcionales cualidades, devuelve a la Liga un interés en peligro de extinción ante la diferencia que tenía el Barça. POOL Por fin La Prensa británica coincidía ayer mayoritariamente con este titular en sus informaciones sobre la boda del Príncipe de Gales con Camila Parker Bowles. Con un tono generalizado de frialdad, muy alejado de antiguos entusiasmos, los periódicos lanzaban esa especie de alivio ante unas nupcias que han tenido unas vísperas tan controverti- das. Aunque la Prensa seria enfocó el evento de una manera más positiva, los tabloides destacaron el distanciamiento demostrado por la Reina Isabel II durante el enlace. Algún medio, ahondando en el sarcasmo, sugería en un titular: No hay dos sin tres e ironizaba sobre un hipotético tercer matrimonio del Heredero. En la imagen, la foto de familia. ESPOSO DE NUEVO, ¿FUTURO REY? JOSÉ MANUEL COSTA L A verdad es que no parece haber remedio y las cosas no acaban de enderezarse. Carlos Windsor y Camila Parker- Bowles han visto amanecer en Escocia con la agradable noticia de que un 58 por ciento de los británicos aprueba su matrimonio y con la algo más amarga de que para el mismo porcentaje Carlos nunca debiera ser Rey y que la corona debe pasar directamente al Príncipe Guillermo, hijo de Diana de Gales. Decir que la Monarquía británica sale reforzada de este asunto son ganas de mirar hacia otro lado. Este Príncipe, cosa nunca vista, puede ser hoy prácticamente ninguneado por los diarios republicanos Guardian e Independent, cuyas parcas informaciones sobre la boda aprovechaban la mínima para deslizarse en el terreno de lo irónico. Sin inquina, simplemente como si esta pareja fuera algo entretenido pero intrascendente. En gran medida Carlos se lo ha ganado a pulso. No sólo es que caiga en errores tan garrafales como insultar a periodistas a micrófono abierto, sino que su affaire de treinta años con Camila indica cualquier cosa menos fortaleza de carácter. En primer lugar no supo casarse con la mujer a la que quería y luego no supo hacer feliz a una esposa a la que no amaba ni tampoco romper con su antiguo idilio, cayendo en el engaño y el adulterio... Actualmente, Tony Blair puede forzar un aplazamiento de la boda al dejar claro que pensaba acudir a Roma a honrar al Papa junto a los poderosos del mundo, por encima incluso de asistir a la unión del que, al menos en teoría, será su próxi- moRey. Sabía que pocos iban a escandalizarse ante esa postura y que la renta política de encontrarse con los dos Bush y un Clinton es mayor que la de asistir a un discreto casorio en casa. Que la boda se retrasara debido a que el primer ministro antepone las exequias papistas a una ceremonia real, es para anglicano- monárquicos como Peter Oborne (Daily Telegraph, Spectator) otro dato sobre cómo el país, bajo la férula de una facción del laborismo puede estar deslizándose hacia un cambio constitucional casi sin enterarse. Quizás no sea para tanto, quizás la conspiración no exista. Pero, aun así, una oscura sombra sigue pesando sobre Westminster.