Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DOMINGO 10 4 2005 ABC Economía Telefónica abre las puertas de Europa del Este con la adquisición de Cesky Telecom El proceso es similar al iniciado en Iberoamérica, tras entrar en los mercados argentino y chileno b El desembarco de la operadora Cesky Telecom en cifras Datos en millones de euros INGRESOS 1.800 1.600 1.400 1.200 1.000 800 600 400 200 0 1.408,5 1.607,6 (14,1 1.643,0 (2,2 1.716,7 (4,5 1.616,2 -5,9 1.069,3 (28 en la República Checa facilitará el acceso de otras compañías españolas, que ya le han acompañado en su aventura iberoamericana ABC MADRID. Cuando en el mes de marzo de 1994 el entonces presidente de Telefónica, Cándido Velázquez Gaztelu, desembolsó 2.002 millones de dólares para adquirir una parte significativa de las acciones de la Compañía Peruana de Teléfonos (CPT) y la Empresa Nacional de Telecomunicaciones del Perú (Entel Perú) una parte de la oposición parlamentaria calificó la operación de escándalo y poco rentable La incursión no era la primera que éste operador acometía fuera de sus fronteras naturales, ya que con anterioridad se había instalado en Chile y en Argentina. Sin embargo, el debate subió de temperatura y llegó hasta el Congreso de los Diputados, porque algunos aviesos diputados conservadores se rasgaron las vestiduras tras conocer el precio pagado por Telefónica Internacional, sensiblemente más alto que el ofertado por el consorcio perseguidor, Southwestern Bell, que puso encima de la mesa 857 millones de dólares. En la actualidad, Telefónica de Perú lidera el mercado local, con más de dos millones de líneas telefónicas, unas 200.000 conexiones de banda ancha a internet y casi dos millones de teléfonos móviles. Viene al caso la comparación porque una pequeña parte del mercado financiero ha cuestionado la reciente compra de Cesky Telecom, el antiguo monopolio de telefonía checo, por parte de Telefónica. Y todo pese a que la compañía que preside César Alierta afinó tanto la puntería, que el precio contenido en la plica abierta el pasado 30 de marzo por la Comisión de Privatizaciones (2.754 millones de euros por el 51,1 del capital) fue sólo un 4,25 superior a la oferta presentada por Swisscom (2.664,9 millones de euros) el gran perdedor de esta contienda cerrada a cal y canto el pasado miércoles por el Consejo de Ministros, tras aprobar formalmente la operación. La apuesta de Telefónica supone quebrar la tradición de apostar por los principales mercados iberoamericanos, en los cuales ya está presente, y retomar el sueño de la Vieja Europa, donde en 2000 cosechó un sonoro fracaso- -al igual que otros operadores- -con motivo de la adquisición de las licencias de telefonía móvil de tercera generación en Alemania, Austria, Italia y Suiza. Aquella aventura empresarial se saldó con el cese de algún directivo y una provisión de 4.837 millones de euros, destinada a sanear activos fallidos y lastró definitivamente la cuenta de resultados correspondiente al ejercicio 2002. 1999 RESULTADO NETO 200 150 100 50 0- 50 2000 2001 2002 2003 2004 167,5 178,6 (6,6 178,5 -0,1 185,4 138,9 -22,2 Trago amargo Superado el amargo trago, Telefónica ha vuelto a la carga, pero esta vez ha optado por invertir sus ahorros en la República Checa, (10,2 millones de habitantes) país que ofrece una capacidad de crecimiento superior a la media de la Unión Europea, con una previsión del 4 durante 2005 y 2006. Por lo demás, la nueva apuesta de Telefónica ofrece una triple lectura: la primera, conlleva reducir los riesgos de exposición geográfica en Iberoamérica, continente que en líneas generales encierra un buen potencial de crecimiento, aunque no exento de desequilibrios financieros por la fragilidad que aportan algunas de sus monedas y las fuertes inversiones anuales que exige el competido negocio. En segundo término, la posición de privilegio que ocupará la multinacional española no sólo le abrirá las puertas al incipiente mercado de los países del Este, sino que facilitará el acceso a un nutrido grupo de empresas españolas, que por la vía de los contratos que en el futuro adjudique Telefónica podrán dar a conocer sus productos en la República Checa, un mercado potencial hasta ahora desconocido. Finalmente, la entrada de Telefónica en Cesky Telecom aportará sinergias a un grupo necesitado de permanente crecimiento, ya sea en forma de compras, desarrollo de productos y servicios, o mantenimiento de redes y sistemas de distribución. Cesky Telecom es una compañía estable, sólida y con capacidad de crecimiento, especialmente en el negocio de telefonía fija e internet. La banda ancha, por ejemplo, cuenta con un gran potencial de desarrollo (al igual que sucede en España) dado que en la -55,9 -100 1999 2000 2001 2002 2003 2004 DATOS FINANCIEROS DESTACADOS (a cierre de 2004) Ingresos EBITDA Resultado de Explotación Margen de EBITDA Beneficio Neto Generación de Caja Capitalización bursátil Infografía ABC CLIENTES (a cierre de 2004) 5,0 4,5 2.071 mill. de euros 968 mill. de euros 277 mill. de euros 47 %185,6 mill. de euros 621 mill. de euros 4.813,1 mill. de euros 4,6 3,4 4,0 3,5 3,0 2,5 2,0 1,5 1,0 0,5 0,0 Telefonía Fija Telefonía Móvil (Eurotel) ADSL: 101.000 conexiones El interés por Turk Telecom El Gobierno turco se comprometió en 2003 con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a profundizar en las reformas económicas para reducir su déficit público. Entre las medidas dispuestas entonces figuraba la privatización de Turk Telekom, la compañía pública de telecomunicaciones que ofrece servicios a una población formada por 70 millones de habitantes y que según las previsiones en 2025 se convertirá en la nación más poblada de la Unión Europea. No es de extrañar que Telefónica, así como otras operadoras, hayan puesto su punto de mira en Turk Telecom. Sin embargo, la reciente compra de Cesky Telecom puede alterar los planes de Telefónica, entre otras razones porque su capacidad financiera para abordar este nuevo proyecto. de mayor envergadura, se encuentra mermada. Fuentes de la compañía prefieren no pronunciarse sobre la posible operación. Telefónica pujó en abril de 2000 por la segunda licencia de telefonía móvil que subastaba el Gobierno turco. Al final y en compañía de sus socios locales optó por retirarse al considerar que el precio mínimo fijado por el Ejecutivo turco, 2.525 millones de dólares (438.845 millones de pesetas) era excesivamente elevado.