Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Los domingos DOMINGO 10 4 2005 ABC EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNANDO IWASAKI TONY BLAIR Primer ministro británico Tony Blair desequilibrará el empate de la foto de las Azores. El partido de Aznar perdió las elecciones y Bush las ganó. Blair las ha convocado el 5 de mayo. Mañana empieza la campaña Candidato fuera de plano POR EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL EN LONDRES DARLE LA PAZ A BUSH unque estoy convencido de que ZP será el político más exhibicionista del mundo cuando se muera Fidel Castro, no hay que escatimarle reflejos a ZP, pues cuando supo que en los funerales del Papa la delegación española estaría junto a la de Estados Unidos, de inmediato se apuntó al viaje y toda la cancillería se trazó un único objetivo: que ZP le diera la paz a Bush. Así, todos los hombres del presidente- -o sea, un equipo de traductores, diplomáticos y actores dirigidos por Moratinos- -se encerraron en La Moncloa para preparar a ZP. -Otra vez: Peace be with you, president Bush -Plís Bush tu yú, Bush. Cuando uno es el campeón del Estado Lightco es complicado explicarle a la opinión pública que uno va a asistir a los funerales del representante de Dios en la Tierra, pero para eso está el cuerpo diplomático, para decirle a ZP que el Papa sólo es un Jefe de Estado como Bush, Schröder o Chirac. ¿Por qué Bush sí se abraza con Chirac, si Chirac no mandó tropas a Irak? se pregunta ZP. -Otra vez: Peace be with you, president Bush Chirrác sí güit yú, Bush Asuntos Exteriores ha trazado un plan infalible para no saltarse el protocolo: S. M. el Rey le dará la paz primero a S. M. la Reina, pero Moratinos tiene que dársela a Rajoy para que ZP pueda abalanzarse sobre Bush, instantánea que será recogida por fotógrafos de todo el mundo y portada segura de algún medio previamente apalabrado. El titular sería grandioso: Bush se reconcilia con ZP -Otra vez: Peace be with you, president Bush -Pís, pís yú, presidén Bush. Los Jefes de Estado de todo el mundo han anunciado su presencia. ZP piensa inquieto: ¿Está seguro Moratinos de que el Papa sólo es un Jefe de Estado? ¿No habría sido mejor declarar dos días de luto en lugar de apenas uno? El avispado de Fidel ha declarado tres. El bolivariano comandante Chávez, cinco. Lula se ha despachado hasta una semana. Pero Carod- -que lo tiene cogido de los zapatines- -le ha exigido que España no parezca un Estado católico. ¿No le basta a Carod con machacar a los colegios concertados? ¿No sabe Carod que el buen rollito está en los lutos y las procesiones? Cómo lo saben Fidel, Chávez y Lula. -Otra vez: Peace be with you, president Bush -Pís, présiden Bush. ¡Lo dejamos así! -exclama exhausto Moratinos. Pero uno descubre por las fotos que ZP ha cogido un rebote de cuidado, porque el protocolo del Vaticano lo ha sentado junto a un príncipe saudí. Lejos de Bush para darle la paz, lejos de Moratinos para que le traduzca y lejos de Rajoy, que habla en gallego con uno de Botswana. ZP ya pensaba en poner la asignatura de religión durante el recreo cuando el Cardenal Ratzinger ha dicho algo que ZP no ha entendido. De pronto, el príncipe saudí abre los brazos: -Alá be with you. -Yes, y Bush tu yú. www. fernandoiwasaki. com ampaña electoral británica comienza mañana con la disolución del Parlamento. Será la economía y no la guerra de Irak la que centre las discusiones. O al menos eso es lo que pretende Tony Blair. El Partido Conservador no se lo va a estropear, porque también defendió la intervención en Irak, aunque en su estrategia de referirse al candidato laborista como Bliar (palabra que juega con las letras del nombre del primer ministro, donde a la inicial de Blair sigue la palabra mentiroso en la lista de falsedades incluirá las inexistentes armas de destrucción masiva. El Partido Liberal- Demócrata, el tercero en pugna en estos comicios, intentará sacar rendimiento de su no a la guerra, que tan buen resultado le dio en algunas consultas locales del año pasado. Pero será un ex taxista independiente el que actúe de continuo recordatorio del calvario de Irak. Reg Keys, de 52 años, padre de un soldado muerto en la guerra, se presenta como candidato en Sedgefield, la circunscripción electoral de Blair. En 2001, Blair renovó su escaño por Sedgefield con una mayoría de 17.713 votos y es difícil que Keys le haga tambalear, porque además no ha logrado que los demás candidatos de esta circunscripción renuncien a la carrera electoral en su beneficio. No obstante, Blair deberá acercarse varias veces durante la campaña a Sedgefield, y allí se encontrará con la presión que desea ejercer el ex taxista. Para ello cuenta con los fondos puestos a su disposición por Brian Eno, un cantante de rock contrario a la guerra. Más que la contienda en sí misma, asumida por el pueblo británico, que valora la desaparición del régimen de Sadam Husein y los pasos democráticos ya comenzados a dar en Irak, lo que daña a Blair es que en gran medida basara la invasión en la existencia de armas de destrucción masiva. Para alguien cuyo principal capital político era la credibilidad que generaba su persona, la sombra de la mentira o al menos el maquillaje de los datos proporcionados por los servicios secretos (el polémico sex up que denunció la BBC en su mayor enfrentamiento con un primer ministro) constitu- Lac A ye un lastre que ha ido tirando hacia abajo la popularidad de Blair. Por eso, el líder laborista no se está poniendo a sí mismo en primer plano. En el frontispicio de la campaña del Labour no hay un cara sino unos datos, los referidos a la bonanza económica en la que se encuentra el Reino Unido. Blair continúa siendo el principal activo de los laboristas, aunque algunas encuestas aseguran que mejor candidato sería el canciller del Tesoro (ministro de Hacienda) en cualquier caso su persona ya no es una baza suficiente. Y si en muchos carteles aparece el rostro de Blair, también en otros figura el de Gordon Brown, el canciller que parece haber recobrado la promesa de la sucesión. La guerra de Irak no constituye la principal cuestión de debate de la campaña y los propios liberaldemócratas la han situado en el último punto de su decálogo electoral. Sin embargo, puede ser decisiva en el resultado electoral por su posible efecto sobre la absten- ción. Cuando todas las encuestas dan por ganador a Blair, el electorado laborista más enojado con la guerra y sus circunstancias puede quedarse en casa, sin la mala conciencia de propiciar una victoria conservadora. A los críticos con las maneras del primer ministro, especialmente su poca escucha hacia los sectores más radicales del partido, ya les va bien que Blair vea reducida su mayoría y deba tener más en cuenta a los diputados de los últimos bancos de su grupo parlamentario. Claro que un atentado terrorista podría cambiar totalmente estas perspectivas. Un informe del Parlamento titulado Aspectos de política exterior de la guerra contra el terrorismo ha advertido estos días que Al- Qaeda continúa siendo una seria amenaza Los servicios secretos interiores, el MI 5, también han llamado a redoblar la seguridad durante la campaña, tanto por temor a un atentado del terrorismo islámico como de alguna disidencia del IRA.