Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 4 2005 Los domingos 67 ENTREVISTA JOSÉ RAMÓN LOSANA Presidente de la Federación Española de Familias Numerosas El PSOE quiere reducir la familia a una relación sexual Cuando hace poco más de mes y medio le llamé para preguntarle por su postura en el referéndum sobre la Constitución europea- -que sería un no como una catedral- -y le saludé con un ¿qué tal? me contestó: Muy enfermo, me dan unos meses Pero su voz no delataba ningún síntoma que se correspondiera con ese diagnóstico fatal. Sólo queda rezar, esperar un milagro. Y seguir trabajando Porque con la determinacion de José Ramón Losana, de 54 años, padre de doce hijos y luchador infatigable no puede ni siquiera esa perversa adversidad. Él, que logró que los políticos- -especialmente desde la atalaya gubernativa- se pararan a escuchar la voz de sus representados, ya tiene preparada su penúltima ofensiva: arengar a los 1,1 millones de familias numerosas españolas para un boicot fiscal si el Gobierno lleva a cabo la reforma impositiva que las penaliza. -Quién le iba a decir que serían los socialistas los que le reconocieran tanto desvelo por la familia. -La verdad es que sí. Me hizo mucha ilusión por lo que significa y lo que representa. Siempre he defendido que la familia no es una cosa de izquierdas o de derechas sino un asunto de Estado. Evidentemente, las discrepancias con el PSOE son muy grandes, sobre todo en cuanto al concepto de familia, pero son claras, leales y sin tapujos. Creo que la directora general del ministerio, Amparo Marzal, ha valorado los muchos años que llevo luchando porque la familia numerosa deje estar penalizada y los padres dejemos de ser héroes para poder ejercitar con libertad real el derecho a tener los hijos que nos dé la gana. ¿Qué es familia en el siglo XXI? -Lo mismo que en el XVII o el XV. Otra cosa es la manera de vivir esa familia, que ha cambiado a mejor. La familia es esa comunidad de amor entre un hombre y una mujer, hombre y mujer, insisto, abierta a la vida, en donde pueden venir o no los hijos, pero lo normal es que sí, con vocación de perpetuidad. Después, cuando fracasa ese proyecto, surgen nuevas situaciones. Me niego a aceptar y a afirmar que existen nuevos modelos porque familias desestructuradas las ha habido siempre lo mismo que relaciones de personas del mismo sexo que conviven. Lo que hay que defender es a la familia eficaz, la que todo el mundo occidental reconoce, y ya no digo con vínculo matrimonial canónico, sólo faltaba, pero sí con vínculo porque es el que da estabilidad a la sociedad, a los hijos, por el que el Estado puede exigir, y de hecho exige, compromisos de los padres para con los hijos y para los esposos. Lo que no puede pretenderse es ser como un matrimonio pero sin serlo. Y parece que el PSOE tiene muy claro que El ministro Caldera le ha concedido la Medalla de Oro de la Solidaridad por su batallar con denuedo en pro de la familia. El mayor reconocimiento para un adversario que no cejará hasta que la institución familiar sea cuestión de Estado TEXTO: V. RÓDENAS FOTO: JAIME GARCÍA El 40 por ciento de los nuevos votantes el 14- M era hijo de familia numerosa y se vio el descontento por la ambigüedad del PP se considere familia todo aquello que suponga una relación sexual y que al final esa relación puede dar una carta de derechos para tener pensiones y otros beneficios, y no es justo. Una vez le dije al representante de los gays que no podía pretender tener el mismo reconocimiento que yo, entre otras cosas, porque yo aporto doce hijos a la sociedad y él sólo el cariño por su compañero, que yo también tengo por mi mujer. La población es fun- damental para el desarrollo económico y social de cualquier país y vemos cómo ahora en Europa los que tienen mayor peso específico son los que tienen más habitantes. Un país viejo como España está condenado al fracaso. ¿Su defensa a ultranza de la familia, tiene que ver más con sus convicciones religiosas o con su concepción de la sociedad? -Sin duda con lo segundo. La familia, insisto, es lo que da estabilidad. Si España no hubiera tenido una estructura familiar jamás hubiera podido soportar esas tasas tan altas de paro. En España la familia es la institución más valorada y yo añado, y la más descuidada El presidente del Gobierno, tras su discurso en defensa de la institución familiar en nuestro congreso de febrero, desglosó multitud de compromisos un mes antes de las elecciones de los que hoy no ha puesto en marcha ni uno. Ni siquie- ra ha desarrollado la Ley de Familias Numerosas que también votó el PSOE. ¿Y qué pudo hacer el PP y no hizo? -Muchas cosas. La ambigüedad de los dos grandes partidos en el tema de la familia ha sido espectacular. En España nunca hubo una política familiar seria. Ha existido un complejo absurdo de nuestros dirigentes políticos de que defender a la familia era algo conservador, franquista, ultracatólico... y debo recordar que las políticas sociales más avanzadas a favor de la familia se han hecho en los países socialdemócratas. ¿Qué impide que se la considere una cuestión de Estado? -Eso me gustaría saber a mí. Los dos grandes partidos siempre me dicen que eso es muy difícil, quizá porque no quieren asumir la definición de familia. Además, no se trata sólo de partidos, si no de la voluntad de cada cual. Por ejemplo, el alcalde de Madrid, del PP, y durante ocho años presidente de la Comunidad, ha hecho una labor nefasta hacia la familia; nunca se ha reunido con ningún dirigente de institución familiar alguna, y sí varias veces con representantes de gays y lesbianas, colectivos respetables, pero totalmente minoritarios, y a ellos les pone oficina y les da una dotación presupuestaria y para la familia ni una sola inversión. Pero estos gozan de un poder mediático espectacular que nosotros no tenemos. ¿De algo les valdrá el poder de los numerosos votos que aglutinan? -A una de las entrevistas que mantuve con Aznar en la Moncloa acudí con once miembros de la junta directiva de la Federación; nos preguntó que cuántos hijos teníamos entre todos, echamos cuentas y nos salían 106; pensó que había entendido mal y volvió a preguntar ¿cuántos dicen? e insistimos 106. Entonces Ana Botella, que estaba presente, saltó como un resorte y le dijo te das cuenta Jose como son muchos y yo le subrayé a Jose que sí, que éramos muchos, y que, con datos del INE, que tuviera en cuenta que para las elecciones de 2004 el 40 por ciento de los nuevos votantes serían hijos de familias numerosas. Y es lo que ha pasado: Se ha visto el descontento por esa ambigüedad del PP. Y ahora una de las cosas que hizo buena, la reforma del IRPF, se la quiere cargar el PSOE. ¿Por qué sigue al pie del cañon en sus circunstancias? -Porque me he dejado la piel en esto y lo que cuesta se valora. Precisamente en estos momentos es cuando más valor doy a mi familia, ahí donde se quiere a cada uno por lo que es y no por lo que vale. Defender la familia de todos es lo mejor que se puede hacer, porque con ella nos estamos jugando el futuro.