Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 10 4 2005 ABC LA FOTO DE LAS AZORES Viene de la página anterior Bush y Blair, pero que las islas Bermudas no me parecían el lugar más conveniente. Me contestaron que las islas Bermudas habían sido el escenario tradicional de algunas reuniones de líderes atlánticos, y yo dije que conocía y respetaba esa tradición, pero que en España el solo nombre de esas islas iba asociado a una prenda de vestir que no era precisamente la más adecuada para la gravedad del momento en que nos encontrábamos. Como notaron que no iba a dar marcha atrás, me sugirieron que realizara una propuesta. No había mejor sitio que las Azores, que tenían una tradición de reuniones atlánticas. George Bush acabó aceptando viajar hasta las Azores, aunque eso le supuso algunas horas más de vuelo. Evidentemente, quedaba por resolver el problema de que las Azores fueran territorio portugués, por lo que me comprometí a hablar con José Manuel Durao Barroso, entonces primer ministro de Portugal. Llamé a Durao y le expuse la situación. Pidió unos momentos, consultó con el Presidente de la República que- -creo saber- -no era partidario de que el Primer Ministro asistiese a la reunión, y a pesar de todo accedió a nuestra petición. Además de ejercer de anfitrión, José Manuel Durao Barroso asistió a todos los debates y reuniones. La elección de las islas Azores no fue un hecho arbitrario ni caprichoso. Las islas Azores representan la tradición y la vocación atlántica no sólo de España, sino también de Portugal y del conjunto de la península ibérica El vínculo atlántico tiene como objetivo preferente Estados Unidos, pero debería ampliarse, por interés de todos, al conjunto de América. Lo mismo puede decirse de Europa. Europa sobrevivió a los totalitarismos gracias al vínculo atlántico y seguirá existiendo si éste se mantiene. No hay nada más equivocado que una política que tienda a debilitar el pacto atlántico o a elaborar una construcción europea contrapuesta a Estados Unidos. Europa no es capaz de garantizar su propia seguridad; vive un declive demográfico serio que va a incrementar los riesgos que corre; es vulnerable por su situación geográfica y se encuentra inmersa en un proceso de ampliación institucional que está resultando un éxito, pero que también aumenta las incertidumbres. En este panorama, el lazo atlántico es fundamental. Por su parte, España presenta riesgos adicionales: el terrorismo internacional; el derivado de situaciones de inestabilidad en el norte de África y el terrorismo nacionalista y las derivas secesionistas. Frente a esos tres riesgos, el fortalecimiento de la relación atlántica resulta vital. En cuanto a la lucha contra el terrorismo, nuestro compromiso con Estados Unidos ha sido extraordinariamente útil. También lo es ante cualquier riesgo de inestabilidad en el norte de África, porque España posee una capacidad defensiva limitada y Europa, por sí sola, no puede intervenir en esas situaciones. Así lo puso de manifiesto lo ocurrido en el islote de Perejil. Lo importante no fue la propia crisis, que España hubiera podido resolver por sí sola en cualquier mo- LA REUNIÓN España estuvo en las Azores porque no pudo participar en el desembarco de Normandía, que es donde debíamos haber estado EL ACUERDO Asumimos la necesidad de hacer respetar la legalidad internacional y también la de eliminar riesgos ESPAÑA Estábamos trabajando por cumplir la ambición de que España volviera a estar entre los grandes países del mundo ZAPATERO Nosotros colocamos a España entre Estados Unidos y Gran Bretaña y quienes han venido la han colocado entre Castro y Chávez La Resolución 1441 y las anteriores votadas en el Consejo de Seguridad nos ofrecían una base suficiente para una intervención en Irak opina Aznar, que en la foto aparece junto a Kofi Annan mento. Lo relevante fue cómo se manifestaron las actitudes que cada uno adoptaría a partir de ahí. Primero repasamos la situación y constatamos que estábamos en los momentos finales de una situación irreversible. Si las Naciones Unidas no desbloqueaban la situación creada a partir de nuestra disposición a presentar una nueva resolución, y dado que Sadam Husein no iba a tomar las medidas que demostraban su voluntad de permitir las inspecciones de la ONU, habría llegado el momento de actuar. La Resolución 1441 y las anteriores votadas en el Consejo de Seguridad nos ofrecían una base suficiente para una intervención en Irak. Ése fue el contenido de la reunión, en un ambiente en el que, como siempre, Bush mantenía un optimismo considerable y yo, por mi parte, intentaba que nos colocáramos siempre en la peor de las situaciones, por previsión y para ahorrarnos posteriores disgustos. Fue una reunión breve, en la que estuvimos acompañados de nuestros respectivos equipos. Inmediatamente después, comparecimos ante la prensa y trasladamos a la opinión pública internacional nuestra opinión Tal y como hicimos público en la llamada Declaración de la Cumbre del Atlántico, Durante doce años la comunidad internacional ha tratado de persuadir (a Sadam Husein) de desarmarse y, en consecuencia, evitar un conflicto militar, más recientemente mediante la aprobación unánime de la Resolución 1441. La responsabilidad es suya. Si Sadam Husein rehúsa, incluso ahora, cooperar plenamente con las Naciones Unidas, provocará las graves consecuencias previstas en la Resolución 1441 y las resoluciones anteriores Finalmente, cenamos juntos, aunque Blair tuvo que irse antes de terminar. Fue una cena algo más distendida, después de unos momentos muy graves en los que decidimos hacer cumplir la legalidad internacional frente a un régimen que había provocado dos guerras, que había oprimido y masacrado a su propio pueblo y que se negaba a demostrar que no estaba en posesión de armas ilegales y susceptibles de ser utilizadas en actos de terrorismo. España, en esta ocasión, estuvo Título: Retratos y Perfiles. De Fraga a Bush Autor: José María Aznar Editorial: Planeta Páginas: 400 Precio: 23 euros Fecha de publicación: 14 de abril