Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 4 2005 59 Los domingos El Gobierno socialista ha anunciado una nueva concepción para el Valle de los Caídos que, seguro, traerá polémica Las petrodictaduras. La pobreza de la población de países ricos en petróleo aumenta, pese al precio del crudo de José Ramón Losana, defensor a ultranza de la familia, analiza los permenores de la institución Blair, Bush y Aznar, el 16 de marzo de 2003, en la base aérea de Terceira (Azores) REUTER José María Aznar ha escrito un nuevo libro, Retratos y Perfiles (Ed. Planeta) en el que repasa algunos hechos personales o históricos que marcaron su vida, desde el atentado que pudo matarle el 19 de abril de 1995, hace diez años, a la caída del Muro, y, desde luego, el conflicto de Irak. He aquí un adelanto de esas páginas, con sus recuerdos de la cumbre de las Azores en primer plano Aznar decidió celebrar la cumbre en las Azores y no en Bermudas No s reunimos en las islas Azores el 16 de marzo de 2003, en un momento crítico previo a la intervención norteamericana y británica en Irak. Era necesario plasmar en una reunión de líderes políticos nuestra posición común ante la crisis de Irak. En el Consejo de Seguridad de la ONU se estaba produciendo una situación que requería una respuesta. Sadam Husein estaba incumpliendo la Resolución 1441 que había sido votada por unanimidad en el Consejo de Seguridad en el mes de noviembre de 2002 y le obligaba a permitir la inspección de sus instalaciones de armamento. Junto con Estados Unidos y Gran Bretaña, habíamos promovido la presentación de una nueva resolución para intentar encontrar un punto de acuerdo acerca de la posición que la comunidad internacional debía adoptar ante este incumplimiento. Este intento de llegar a un acuerdo estaba siendo bloqueado por algunos miembros del Consejo, en particular Francia, Alemania, Rusia y China. Si el bloqueo continuaba y no se tomaba ninguna determinación, la situación Bush sugirió que celebrásemos la reunión en las Bermudas, pero a mí no me pareció adecuado porque en España el nombre de esas islas iba asociado a una prenda de vestir entraría en una fase de estancamiento. Sadam Husein demostraría que se podía incumplir impunemente la legalidad internacional, las medidas de presión serían inútiles y la ONU quedaría convertida en una institución sin la menor utilidad. La primera propuesta, realizada por iniciativa del Presidente Bush, sugería que celebráramos la reunión en las islas Bermudas. Respondí que siempre acudiría con mucho gusto a una reunión en la que estuvieran presentes Pasa a la página siguiente