Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SEDE VACANTE EN EL VATICANO LA ELECCIÓN DOMINGO 10 4 2005 ABC Votación del 1 nuevo Papa Antes del escrutinio se eligen por sorteo, entre todos los cardenales electores, tres grupos de tres cardenales la frase Eligo in Summum 3- La papeleta lleva impresacardenales escribirán el Pontificem Debajo, los nombre del candidato. Deben llevar la papeleta al altar levantada y visible cardenal 4- Cadautilizandodeposita su voto en la urna un plato colocado sobre ésta, se inclina ante el altar y vuelve a su sitio 5- El primero de los escrutadores toma una Revisores Escrutadores Infirmari preparan y entregan 2- Los Ceremonieros o tres papeletas a por lo menos dos cada cardenal elector La papeleta debe doblarse dos veces papeleta, la lee y la pasa al segundo, quien la comprueba. El tercero lee en voz alta el nombre y lo anota en una hoja Reglas de juego para el Cónclave JESÚS BASTANTE 6- Las papeletas se van perforando con con sus respectivas pausas. Si al cabo de la mismas no se obtienen los dos tercios necesarios (en este Cónclave, 78 votos) el Colegio cardenalicio podrá decidir que la elección sea válida con mayoría absoluta. Cuando algún cardenal alcance la mayoría necesaria, el decano cardenalicio, Joseph Ratzinger, se aproximará al elegido y le preguntará en latín: ¿Aceptas tu elección canónica como Sumo Pontífice? Acepto ha de contestar el elegido. El decano le preguntará entonces con qué nombre desea ejercer su Pontificado. Tras ello, todos los cardenales se arrodillarán ante el nuevo Papa, quien se dirigirá a la ventana central de la basílica de San Pedro para bendecir a los fieles. Minutos antes, el cardenal protodiácono, cargo que ostenta desde el pasado 24 de febrero el cardenal chileno Jorge Medina Estévez, anunciará a la ciudad y al mundo la elección papal con la siguiente frase: Annuntio vobis gaudium magnum: Habemus Papam y el nombre del elegido. Entonces comenzarán a repicar las campanas de San Pedro y, muy probablemente, las de las iglesias de todo el mundo. MADRID. Yo (nombre del cardenal) prometo y juro observar el secreto absoluto con quien no forme parte del Colegio de los Cardenales electores, y esto perpetuamente, a menos que no reciba especiales facultades dadas expresamente por el nuevo Pontífice elegido o por sus Sucesores, acerca de todo lo que atañe directa o indirectamente a las votaciones y a los escrutinios para la elección del Sumo Pontífice Con este juramento, cada uno de los cardenales electores participantes en el Cónclave asume la reserva absoluta de todo cuanto suceda en la capilla Sixtina durante la elección del nuevo Papa. Desde el próximo 18 de abril, y hasta que se proceda a la elección, los 117 cardenales electores (aunque las ausencias del purpurado de Manila, Jaime Lachica Sin, y el de México, Alfonso Antonio Suárez, dejará la lista en 115) se encerrarán en la capilla Sixtina, realizando, salvo el primer día, cuatro tandas de escrutinios, dos por la mañana y otras dos por la tarde. Por primera vez, los cardenales dormirán en la Casa Santa Marta. Cincuenta y ocho purpurados europeos, catorce norteamericanos, 21 iberoamericanos, 11 africanos, 11 asiáticos y 2 de Oceanía decidirán, con la ayuda del Espíritu Santo el nombre del nuevo sucesor de Pedro. De ellos, únicamente dos (descontando al ausente Lachica) han participado en algún Cónclave. Se trata del alemán Joseph Ratzinger y del estadounidense William Baum. El desarrollo del Cónclave viene marcado por la Carta Apostólica Universi Dominici Gregis sancionada por Juan Pablo II en 1996. Tras el juramento, y una vez invocado el extra omnes (lo que obliga a los ajenos a la elección a abandonar la capilla Sixtina) se procederá al preescrutinio. Se distribuirán las papeletas de votación entre los purpurados y se elegirán por sorteo, entre todos los cardenales electores, tres escrutadores, tres revisores y otros tres elegidos que estarán encargados de recoger los votos de los electores que se encuentren enfermos (llamados Infirmari) Si después de tres días de votaciones no se alcanza la fumata blanca se suspenderá el escrutinio durante al menos una jornada. Después, los tiempos se miden en tandas de siete escrutinios cada una, aguja e hilo a través de la palabra Eligo Al terminar la lectura de los nombres, se atan los extremos del hilo 7- Para que la elección sea válida, se requieren dos tercios de los votos. Si el número de electores no puede dividirse en tres partes iguales, se requiere un voto más 2 3 (2 3+ 1) día se celebra una sola 8- El primerlogran los dos tercios, sevotación. Si no se repite cuatro veces al día. A los tres días hay una pausa. Tras tres tandas de siete escrutinios cada una, podría elegirse Papa por mayoría absoluta 9- Tras cada ronda de votaciones, las papeletas se queman. Con paja seca, por una de las chimeneas sale humo negro. Es la fumata negra no hay Papa Casa de Santa Marta (Residencia) Sacristía Basílica de San Pedro Capilla Sixtina (Lugar de la elección) 6 8 7 Si las papeletas se queman con paja húmeda, el humo que sale de la chimenea es blanco: hay Papa 4 5 9 10 F. RUBIO- E. SEGURA- J. AGUILERA 1- Plaza de San Pedro 2- Puerta de Bronce 3- Patio de San Dámaso 4- Capilla Paulina 5- Sala regia 6- Capilla Sixtina 7- Patio de la Cantinela 2 8- Patio Borgia 9- Sala Ducal 1 10- Alojamiento de los Cardenales 11 3 a preguntas del cardenal decano, 10- El elegido, elección y señala el nombre con acepta su el que será llamado. El primero de los cardenales diáconos anuncia al pueblo el ¡Habemus Papam!