Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid DOMINGO 10 4 2005 ABC MADRID UNA Y MEDIA LA SANTIDAD JESÚS HIGUERAS a historia nos muestra, como antes de que el Papa se lo reservara con el fin de evitar abusos, era el pueblo cristiano quién tenía la potestad para declarar santo a una persona, pues era el pueblo quién comenzaba el culto público en torno a aquellas personas a las que se les reconocía por su santidad de vida y su identificación con Cristo. Ante la vida, y ahora la muerte a este mundo de Juan Pablo II, se está viviendo en el pueblo cristiano un fenómeno parecido a aquellos tiempos en que era la voz del pueblo quién proclamaba la santidad de sus hermanos. Los líderes de todos los países, de todas las creencias y de todas las ideologías, han sido uno para proclamar que Juan Pablo II ha sido un hombre único, diferente, extraordinario, y que ha sido el punto de referencia ético y espiritual para toda la humanidad durante el último cuarto del siglo XX y los inicios del XXI. Por tanto, a pesar de sentirnos huérfanos puesto que nuestro Santo Padre ya no está ocupando la silla de Pedro, esa orfandad no deja de tener una dimensión de fecundidad, puesto que él sigue muy vivo en medio de nosotros: Su persona, sus enseñanzas y sus gestos, su cercanía y su calor. Para muchos es ya un intercesor poderoso, al cuál podemos encomendarle nuestros problemas, nuestros asuntos, nuestras preocupaciones e ilusiones, puesto que tenemos la certeza interior de que está gozando de la gloria de Dios, muy cerca, en el misterio de la Trinidad. Durante estos días, los cristianos y todas las personas de buena voluntad, hemos sido conscientes cómo la fuerza del Espíritu está por encima de la fuerza de las armas y de la política. Es cierto que tal vez ha habido países o personas que no han sabido estar a la altura de las circunstancias, pero eso es anecdótico. Lo importante ha sido el clamor popular, ese sentido universal en el que el mundo se ha hecho uno en torno a un hombre sencillo. L Los robots desmontan los pisos superiores del Windsor a los dos meses del incendio Las máquinas, manejadas por un sistema de control remoto, muerden la estructura puesta en marcha de los robots, que penden de las grúas móviles, ha comenzado el desmontaje propiamente dicho de las plantas del rascacielos siniestrado CARLOS HIDALGO MADRID. Dos meses han tenido que pasar hasta que las pinzas de unos robots especiales hayan comenzado a devorar poco a poco, los pisos superiores de la Torre Windsor. Las condiciones de extrema peligrosidad en que se encuentra el esqueleto del edificio, con riesgo constante de desprendimientos, han hecho que los trabajos previos al desmontaje propiamente dicho se hayan alargado en el tiempo. Cualquier prevención es poca en una situación de este tipo, por lo que el alrededor de medio centenar de personas que conforman el grupo de trabajo en Azca han ido paso a paso- -desde que el 17 de febrero quedara firmado el decreto de derrumbe por parte del Ayuntamiento de la capital- -hasta poder ir desmembrando las 32 plantas del rascacielos. Primero fueron los dos pisos superiores, cuya eliminación era de menor riesgo al haber sido añadidas a la estructura original apenas dos años antes del incendio del pasado 12 de febrero. Hace unos días, a principios de este mes- -tal y como calcularon los técnicos de Urbanismo- varios robots comenzaron a desgajar la zona superior del inmueble, por lo que ya se puede hablar de desmontaje. Un proceso que habrá de durar, según las previsiones municipales, hasta finales Robot brokk b Con la de este año o principios del que viene. Hasta que llegue ese momento, el protocolo de actuación, a grandes rasgos, será el siguiente: para las operaciones de corte y desbroce se utilizan elementos para fracturar y diferentes procedimientos de oxicorte, lanzas térmicas de oxígeno, dispositivos de agua a presión, mordazas demoledoras, discos de corte y los famosos robots, que están dirigidos mediante un sistema de control remoto, con la posibilidad, incluso, de la utilización de distintos accesorios, como cazos, bivalbas, pinzas abrazadoras y cizallas. Tres grúas Los robots están colgados de las grúas- -ahora hay tres en la zona de obras, después de que llegara una nueva y se retirara otra- y, principalmente, se están utilizando para aminorar el riesgo de accidente por parte de los operarios, que, hasta ahora, han ido trabajando dentro de unas jaulas especiales que también pendían de las grúas. 330 El proceso de derribo se está realizando siguiendo el orden lógico de la degradación estructural existente es decir, de fuera a dentro, para evitar así mayor riesgo de derrumbe. Se comienza con el despiece de los forjados delimitando elementos de superficie variable, dependiendo de su ubicación de los medios de elevación disponibles. Una vez que se haya eliminado el tramo de forjado, se procederá a terminar con las vigas mixtas y pilares de fuera a dentro; se deja para lo último el núcleo central, que sirve de elemento más sólido y, por lo tanto, más seguro del conjunto estructural. La previsión es que este ritmo de trabajo se mantenga hasta la segunda planta técnica, sobre la que se asienta el piso 17. Para ello se tendrá que haber eliminado la pila de escombros que reposa sobre ese punto. Entonces, se