Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 4 2005 Nacional 21 Defensa ofrecerá el reingreso a un millar de soldados despedidos tras 12 años de servicio La futura Ley prevé que los temporales se jubilen a los 42, con paga de 600 euros través de la Ley de Tropa y Marinería el tiempo de permanencia en el Ejército de 12 a 22 años, una medida que tendrá efectos retroactivos LAURA L. CARO MADRID. El Ejército ofrecerá a los casi mil soldados y marineros temporales que desde 2003 han sido despedidos al cumplir el máximo de 12 años de servicio o alcanzar los 35 de edad la posibilidad de reincorporarse al que fue su puesto de trabajo, respetando las condiciones de empleo, especialidad y destino que tenían cuando les llegó la hora del abandono forzoso. El derecho a este reingreso se les reconocerá en el momento mismo de la entrada en vigor de la futura Ley de Tropa y Marinería, y como consecuencia de los efectos retroactivos de la disposición incluida en este texto que elevará el límite máximo de permanencia en filas de los soldados llamados temporales de los actuales 12 años a 22, o al cumplimiento de los 42 de edad. Llegada esta fecha de caducidad el Ministerio de Defensa, ha articulado otra mejora, según la cual los jubilados pasarán a percibir una paga- -denominada complemento de reserva -que estará en el entorno de los 650 euros, y que podrán compatibilizar con cualquier otro ingreso a excepción del subsidio de desempleo hasta cumplir los 65 años, cuando la pensión militar se completará con la producida durante la etapa civil. b Defensa ampliará a Las principales novedades Permanencia de 12 a 22 años. Si hasta hoy, un militar de complemento, con una relación de servicios con el Ejército de carácter temporal, podía permanecer en las Fuerzas Armadas hasta 12 años o hasta cumplir la edad de 35, la futura Ley de Tropa y Marinería amplía el límite hasta los 22 años de servicio o, aunque no se haya agotado ese tiempo, a los 42 años de edad. Los efectos retroactivos En atención a la medida anterior, el Ejército ofrecerá a los casi mil militares que han sido despedidos en los últimos años al agotar el tiempo máximo de 12 años de permanencia la posibilidad de reincorporarse a su anterior puesto de trabajo. Conservarán empleo, especialidad y destino. 600 euros de paga. Si hoy por hoy, al término de la relación con el Ejército, los militares temporales no tienen reconocido derecho económico, la futura Ley prevé que consolidarán una paga de unos 600 euros mensuales, complemento de reserva -que será compatible con cualquier otro ingreso a excepción del subsidio de desempleo. Cumplidos los 65, está pensión militar se completará con la producida durante su vida laboral civil Acceso, sólo de 18 a 25 años. Las convocatorias para acceder a la Tropa y Marinería, ya con expectativas de trabajo durante 22 años, sólo estarán abiertas para hombres y mujeres de entre 18 y 25 años. Ningún extranjero permanente. El texto de la futura Ley establece los canales a través de los cuales un soldado o marinero podrá adquirir la condición de permanente, a la que la normativa señala que no podrán tener acceso los militares extranjeros En el futuro, sólo se podrá acceder a Tropa y Marinería entre 18 y 25 años máxima nunca ha ido mucho más allá de los 72.000, con preocupantes cómputos a la baja como los 68.802 efectivos registrados en 2003. Y en los últimos tiempos, ni los siete millones de euros gastados en 2004 en campañas de publicidad ni las promesas han servido para estimular un alistamiento capaz de cubrir el 30 por ciento de plazas que, según reconoce el ministro, permanecen vacías en los tres Ejércitos. Mirado desde otra óptica, lo que la Ley tratará será de retener también la sangría del actual modelo de profesionalización vigente desde el primero de enero de 2003, que consagra una rotación excesiva en tropa y marinería, según la cual, cada año se enrolan en los Ejércitos más de 10.000 jóvenes, pero también se registra un número similar de bajas de soldados que deciden optar pasados los tres años de servicio por otras vías- -fundamentalmente el ingreso en la Guardia Civil o, en me- ABC nor medida, la Policía Nacional- -ante la falta de perspectivas en el ámbito militar. Una prueba física somera En la articulación de la disposición transitoria que permitirá la vuelta de los despedidos ha pesado este criterio de cantidad, pero también el de calidad. El reconocimiento, años después de la formulación de las reglas que inspiraron la profesionalización del Ejército, de que han sido y siguen siendo mandados a la calle en el mejor momento de su carrera Cuando todavía reúnen juventud, experiencia y apenas ha dado tiempo a amortizar la formación que han podido recibir dentro de las propias Fuerzas Armadas. Para su reingreso, el Ejército sólo exigirá que atraviesen con éxito unas pruebas físicas somerísimas -aseguran- -que avalen que no se encuentran en situación de incapacidad Retener a muchos y alistar más La prolongación de las posibilidades de carrera de los militares de complemento, -que son más del 90 por 100 del total- -el reenganche de los que se tuvieron que marchar, y sobre todo, los incentivos económicos, constituyen algunas de las principales medidas contenidas en esta nueva normativa impulsada por el Ministerio de Defensa. Será aprobada en Consejo de Ministros antes de que acabe este mes, y reformará buena parte de la Ley de Régimen de Personal de 1999 en persecución de un objetivo que se antoja imposible: consolidar unas Fuerzas Armadas profesionales de entre 102.000 y 120.000 miembros como prevé la ley. Y es que, a fecha de hoy, la cifra El nuevo militar de larga duración Con el establecimiento de los 22 años como tiempo de servicio máximo para los militares de complemento, la futura Ley de Tropa y Marinería establece un nuevo género a medio camino entre los temporales de hoy- -la mayoría de los cuales abandona al cumplir los tres años en el Ejército- -y los de carrera con garantía de permanencia en las Fuerzas Armadas hasta la edad de retiro. La formulación de este nuevo tipo, nacida del análisis de los modelos británico, holandés o francés, entre otros, aunque- -insisten en Defensa- -creada en función de la realidad española llevará aparejada otra disposición consustancial a la exigencia de juventud que acompaña a la Tropa y Marinería: sólo se podrá acceder entre los 18 y 25 años