Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 4 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR DESPUÉS DEL HURACÁN IGNACIO CAMACHO H ce a la medida del legado juanpaulino. Se busca, por no español ha sido clamorosa en medio de una coAY por fortuna muchos hombres y mujeres imperativo aclamatorio, un cardenal carismático, rriente universal de simpatía que puede desembobuenos en este mundo donde tantas veces joven, mediático, impulsivo, populista, firme y cercar en la canonización del Pontífice muerto. Sólo el brilla sólo la maldad, pero llamamos santos cano. ministro José Bono, en un gesto de hombría de bien a quienes han cimentado su bondad en el factor esenEste clima emocional que precede al cónclave que le honra, ha levantado desde la Tercera de ABC cial de su fe. Se puede hacer el bien por filantropía, -una de las citas de mayor intensidad política posila voz que muchos votantes de la izquierda reclamapor abnegación, por amor al prójimo, por generosibles en la Historia, aunque siempre falte saber, coban en defensa de los valores que Juan Pablo II simdad, incluso hasta por conveniencia, y gracias a tomo declaraba con bienhumorada retranca un cardeboliza por encima de cuestiones de fe y de dogma. do eso funciona un decente contrapeso universal a nal italiano a nuestro excelente corresponsal en RoPara la Historia quedará, sin embargo, la ceguera los efectos de la injusticia, la ambición, la guerra o el ma, Juan Vicente Boo, qué es lo que piensa el Espípolítica y moral de un Gobierno incapaz de admitir odio. Nietzsche sostenía, en su pesimismo nihilista, ritu Santo -habrá de ser modulado por la larga siquiera el papel histórico de una figura sin cuya que incluso el impulso más generoso es egoísta porexperiencia colectiva del cuerpo eclesiástico, siemexistencia es imposible comprender los últimos que proporciona al sujeto un sentimiento de satisfacpre extremadamente hábil para encontrar en cada años del siglo XX. ción íntima que le supone a su conciencia una commomento el tempo necesario de cada circunstanEl huracán Wojtyla -potente y arrollador copensación moral. Por eso la comunidad creyente ha cia histórica. mo un tsunami según la feliz expresión de un desestablecido la condición de santidad al otro lado de Nada sería más perjudicial que un nuevo Pontífitacado dirigente socialista español- -ha desbordado una barrera que determina una motivación de índoce inclinado a impostar su propia personalidad para esta semana la opinión pública mundial en una oleale estrictamente espiritual: santo es el hombre ejemadaptarse a la imborrable estela de Juan Pablo II, da sin precedentes que debería hacer reflexionar a plar que hace el bien por amor a Dios. cuya característica más propia acaso sea la de haberquienes interpretan la realidad desde el prisma mioNi siquiera desde la descreencia o el escepticismo se convertido en una figura irrepetible. El primer pe de sus prejuicios, pero también va a influir de se podría negar con fundamento que Juan Pablo II Papa del siglo XXI hareunió de sobra las brá de ser, sin duda, condiciones de una un líder espiritual sósantidad contempolido y comprometiránea. Es probable do, con fuerza moral que resulten discutisuficiente para aborbles, incluso polémidar los retos de la fe cos, algunos de sus en un mundo contemcriterios doctrinaporáneo ante el que les, pero su ejemplala Iglesia parece muridad moral está fuechas veces perpleja, ra del alcance de la pero sobre todo tenduda más renuente. drá que abrir su proEl liderazgo espiripio camino, trascentual y moral del Papa diendo una comparamuerto resulta evición que las dimendente para toda la cosiones del legado womunidad internaciojtyliano le van a sinal, como demostró tuar sobre un listón la masiva presencia prácticamente insude representantes poperable. líticos de todos los Apasionante mocredos y tendencias mento éste, pues, en en el funeral del vierque la Sede Vacannes en la plaza de te vaticana aparece San Pedro. Más allá con una formidable de cualquier enfoincógnita dibujada que o discrepancia sobre la perfecta cúsobre el papel de la pula romana de MiIglesia en el mundo guel Ángel. Momenmoderno, la figura gito de apuestas- -hay gantesca de Juan Paincluso una avispablo el Grande se proyecta sobre la humaLos cardenales sujetan sus mitras y solideos en una racha de viento durante el funeral del Papa el viernes en Roma REUTERS da firma irlandesa forrándose en internet nidad como un ina cuenta de la pasión especulativa- de sutiles cammenso ejemplo de bondad. Este clima emocional que precede pañas, de expectativas esenciales en torno a la orgaPocos errores de valoración habrá cometido hasta nización más longeva, numerosa, influyente y efectiahora el presidente español, Rodríguez Zapatero, al cónclave habrá de ser modulado va de la Historia universal. Un momento trascendentan notables como su cicatería en el juicio sobre la tal de certezas borradas en el pasado reciente y de personalidad del Pontífice desaparecido. Sólo los por la larga experiencia colectiva dudas abiertas en el futuro inmediato, una coyuntusegmentos más sectarios de nuestra ciudadanía puedel cuerpo eclesiástico, siempre ra clave que el mundo, creyente o no, contempla con den estar de acuerdo con la ausencia de un pronununa desbordante atención pendiente de ese colegio ciamiento oficial que lamentase la pérdida de un hábil para encontrar en cada cardenalicio que debe combinar los intereses polítihombre de tan enorme dimensión histórica. No hacos con los imperativos espirituales, asistido por cía falta que el Gobierno socialista hubiese destacamomento el tempo necesario de ese inasible hálito que unos identifican con el soplo do sus valores religiosos forzando así su pronunciadel Espíritu y otros con una formidable y contrastado laicismo, pero son muchos los españoles de bien cada circunstancia histórica da intuición histórica. que han echado de menos un comunicado gubernaSólo una evidencia queda ya inamovible en este mental elogioso con el compromiso de Juan Pablo II modo decisivo en una Iglesia situada ante la encrucigélido abril que, como escribió el poeta Eliot, ha en la defensa de valores tan universales como la paz, jada crucial que supone cubrir la vacante abierta en vuelto a ser el mes más cruel: que con Juan Pablo II la justicia o la libertad, cuya proclama retórica ocula Sede de San Pedro. Las opiniones más autorizael Grande, quizá pronto el Santo, ha sido enterrado pa, con bastante menos fundamento, buena parte das coinciden en que el torrente emotivo desatado el último gigante de un siglo XX que corre de manedel discurso político del presidente Zapatero. por la muerte de Juan Pablo II va a condicionar de ra acelerada hacia el paisaje de la eternidad y de la Nadie esperaba ver a los socialistas españoles grimanera fundamental el cónclave sucesorio, dibujanHistoria. tando santo subito santo ya -con los fieles en do de algún modo un retrato robot del futuro Pontífidirector abc. es el Vaticano, pero la falta de sensibilidad del Gobier-