Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 Los sábados de ABC SÁBADO 9 4 2005 ABC TRADICIONES Mientras el resto del mundo honra a sus muertos el 1 de noviembre, China celebra hasta el domingo la Fiesta Qingming, un particular Día de los Difuntos que coincide con la llegada de la primavera. De todos los actos que comprende este homenaje a los antepasados, el más importante es el tributo al emperador amarillo Huang Di, el padre del pueblo chino La semana del emperador amarillo Ha TEXTO Y FOTOS: PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL A HUANGLING (CHINA) sta la muerte se vive de manera diferente en China. Mientras el resto del mundo honra a los ausentes el 1 de noviembre, el gigante asiático celebra su particular Día de los Difuntos a principios de abril. Millones de personas abarrotan estos días los cementerios del todo el país para limpiar las tumbas y luego colmarlas de ofrendas en forma de flores y comida. Además, los chinos queman incienso y unos billetes de dine- ro falso para que a los espíritus no les falte de nada. De todos los actos conmemorativos de la Fiesta Qingming, desde el 26 de marzo hasta el 10 de abril, destaca el homenaje al emperador amarillo Huang Di, quien ha pasado a la Historia como el padre de la nación china. De hecho, cuando se le pregunta a cualquiera de los 1.300 millones de habitantes que pueblan la madre patria, ninguno duda en afirmar que su ancestro común es este líder tribal que vivió hace más de 4.000 años. No en vano Huang Di fue el primero en unificar parte del vasto territorio chino mucho antes de que el emperador Qin Shi Huang, de la Dinastía Qin, conquistara en el año 221 antes de Cristo a los otros seis reinos que luchaban por el control del país. Este personaje prehistórico campaba por los valles del río Amarillo, en la zona que hoy comprende la provincia central de Shaanxi, Los chinos consideran a Huang Di, que vivió hace 4.000 años, como el padre de su patria El lado político de una fiesta popular El Gobierno central utiliza la figura de Huang Di para lanzar sus proclamas políticas a favor de la reunificación con la isla de Taiwán, separada del Estado tras el fin de la Guerra Civil en 1949. El vicegobernador provincial de Shaanxi, Zhao Zengyong, leyó un responso en el que honró la memoria del jefe tribal que soñó fundar una sola China En este contexto, y con la reciente aprobación de una ley antisecesión que permitiría a Pekín utilizar la fuerza militar en caso de que el Ejecutivo de Taipei declarara su independencia, el homenaje al emperador amarillo sirvió para tender un puente entre las dos Chinas. Por primera vez, uno de los líderes nacionalistas más destacados de Taiwán, John Chiang Hsiao- yen, asistió a esta cita en una visita histórica. Y es que John Chiang es nada más y nada menos que el nieto de Chiang Kai- chek, el líder del Koumintang que hace 56 años se refugió en Taiwán y formó un Gobierno independiente tras ser derrotado por las fuerzas rojas de Mao Zedong. Al final del homenaje al emperador amarillo Huang Di, un enorme globo en forma de dragón se eleva hacia el cielo para recordar su muerte