Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 SÁBADO 9 4 2005 ABC Sociedad Una enfermedad descrita en 1967 La primera vez que se describió la fiebre hemorrágica de Marburgo fue en 1967, cuando sendos brotes simultáneos afectaron a personal de laboratorios de Marburgo y Frankfurt (Alemania) y Belgrado (Serbia) Provocó 31 infecciones, siete de ellas mortales. Más tarde se vincularon con el contacto con monos infectados que se habían importado de Uganda. El virus desapareció hasta 1975 cuando un varón gravemente enfermo que había estado poco antes en Zimbabwe ingresó en un hospital de Sudáfrica. La enfermedad se transmitió a un compañero de viaje del enfermo y a una enfermera del hospital. El hombre murió y los dos infectados sobrevivieron. En Kenia, entre 1980 y 1987, se registraron tres infecciones. Dos de ellas fueron mortales. El mayor brote ocurrió en 1998 y se extendió hasta finales de 2000 en la República Democrática del Congo. Produjo 149 casos, 123 mortales. Inicialmente el brote afectó a los trabajadores de una mina de oro de Durba. La dolencia es infrecuente y aparece confinada geográficamente en la parte austral del continente africano. Una mujer lleva a su hijo a un hospital de Luanda ante la sospecha de que esté infectado por la fiebre de Marburgo FOTOS: AFP Un virus similar al Ébola causa la muerte de 174 personas durante los últimos seis meses en Angola Tres de cada cuatro fallecidos por fiebre de Marburgo son menores de 5 años b La OMS hace un llamamiento Los precarios hospitales pueden estar convirtiéndose en foco de la epidemia No hay vacuna y más del 90 de los infectados fallece a los pocos días de contraerla de los equipos que intentan atajarla participaron en 2000 en el control de la epidemia de Ébola en Uganda. En contra, los tres decenios de guerra civil que ha vivido Angola, que han dejado al país con un sistema sanitario muy debilitado y unas redes de transporte insuficientes, además de una población extremadamente débil. La epidemia se detectó el 17 de marzo. En ese momento, el Gobierno angoleño notificó la muerte de 39 personas por una fiebre hemorrágica aguda. Pocos días después, los análisis daban con el causante: el virus de Marburgo. Pero también con el origen en el tiempo: el mes de octubre. Una recapitulación en las causas de muerte elevó la estadística a 95 personas fallecidas desde octubre hasta mediados de marzo. Y desde el principio y hasta ayer, 174 defunciones. internacional ante la reaparición de esta enfermedad mortal y para impedir su propagación a la capital de Angola y países limítrofes G. ZANZA MADRID. La fiebre hemorrágica de Marburgo es casi idéntica desde el punto de vista clínico al virus del Ébola, pero más mortal. Se transmite por vía respiratoria y presenta ahora las tasas de mortalidad más altas vistas desde su aparición en 1967. Durante el 2000 se produjo el último brote de Ébola en Uganda. Provocó 160 muertes. Desde octubre hasta ayer, la fiebre de Marburgo se ha cobrado la vida de 174 personas en Angola de los 200 infectados. Un 75 son menores de cinco años. La enfermedad mortal se restringe a un área del país africano, la de Uíge, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) teme que el brote pueda alcanzar la cercana Luanda, la capital del estado, donde viven tres millones de personas. Aunque también existe el temor de que se extienda a países como Namibia, Congo y Zambia. Ayer, la agencia sanitaria de Naciones Unidas reclamó un fondo extraordinario de casi tres mi- Doce muertes en los equipos médicos Dos médicos atienden a una mujer enferma en Cacuaco, en las afueras de Luanda llones de euros para intentar contener el brote en tres meses. Los facultativos que trabajan sobre el terreno consideran viable su control aunque reconocen que hace falta una movilización mayor en cuatro o seis semanas. Mike Ryan, director de las operaciones de la OMS, afirmó ayer que esto es una crisis, una crisis de salud nacional Ryan reveló que los hospitales han podido convertirse en foco de infección para los niños debido a que el personal de salud no está suficientemente preparado para manejar este tipo de patógenos A favor de los médicos juega el hecho de que buena parte Los equipos médicos han informado de casos externos al área de Uíge, incluso en Luanda, pero todos correspondientes a personas que habían permanecido días antes en el territorio afectado. A tan alta mortalidad se suma la facilidad de contagio y que ha provocado la muerte de doce médicos, lo que ha provocado que los equipos refuercen las medidas de prevención.