Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 4 2005 En la muerte de Juan Pablo II EXEQUIAS DEL PAPA EL DÍA, HORA A HORA 23 de la tarde ha hecho su efecto. Sólo se ven coches patrulla y ambulancias. En la plaza, varios cientos de peregrinos, arremolinados en el centro, se desperezan aún dentro de sus sacos de dormir, ante el estruendo de las dos pantallas gigantes de los extremos, que ya están encendidas y escupen sus noticias en directo. Ha sido una noche dura y fría, casi tanto como el suelo sobre el que toda esta gente ha tenido que dormir. Son, como viene siendo habitual, jóvenes en su mayoría. María, que tiene veinte años y una mirada azul empañada por el cansancio y la emoción, llegó ayer de Polonia y sostiene que es la experiencia más fuerte de mi vida Comienza la cuenta atrás Apenas queda una hora para la liturgia. Periódicos como La Republicca o Il Messagero venden su edición del día en plena calle, entre otros puntos cerca de la Via della Conciliazione. El segundo de los rotativos ofrece, además del periódico, una fotografía del Santo Padre y un vídeo sobre su Pontificado al precio total de 8 euros. Hay curiosidad por él. Las pantallas gigantes ofrecen imágenes de la vida del Papa. Televisiones de todo el mundo comienzan ya sus primeras conexiones en directo con el Vaticano. ...Un anciano barbero, cuyo negocio está casi en la entrada de Piazza Navona, despacha a su primer cliente. Dudé hasta el último momento en abrir o no. Estos días han sido muy raros, y con poca gente Un simple vistazo a la plaza confirma sus palabras. Hay quioscos y terrazas abiertas, pero están completamente vacías, a pesar de que la temperatura es ideal. La vista de Piazza Navona desierta permite apreciar con claridad su perfil oval y alargado. Aquí, la antigua Roma celebraba sus carreras de cuadrigas. Llama la atención, al fondo de la plaza, una actividad inusual. Es la delegación oficial brasileña, que abandona la Embajada y se encamina hacia la plaza de San Pedro para asistir al funeral. A partir de ahora y hasta las diez, las comitivas de los doscientos jefes de Estado y de gobierno serán el único tráfico de la ciudad. 9: 00 Muchos españoles y polacos siguieron vídeos sobre la vida del Pontífice a través de pantallas gigantes REUTERS Mendigas en el Vaticano Nos hemos perdido; bueno, relativamente dicen cuatro chicas de los 150 estudiantes del colegio Guadalaviar de Valencia- es del Opus Dei aclaran sin preguntarles- que han viajado a Roma en autobús. Están sentadas cerca del castillo de Sant Angelo y muestran cansancio- dormimos anoche debajo de un puente pero proyectan alegría. A pocos metros, una mujer de piel morena está de rodillas y pide limosna: Hoy me están dando más. Creo en Dios y en el Papa, soy polaca... Un hombre la oye, se acerca y aclara malhumorado: No la crea, es una farsante Hay media docena de menesterosas en la zona. ...En el céntrico Corso Vittorio Emmanuele, una riada humana se dirige ya hacia la plaza de San Pedro. La calzada de esta avenida está vacía. Las aceras, llenas de gente que caminan en silencio. Se asoman a los cafés abier- 9: 30 en el suelo, en silencio, como si hubieran perdido su energía. ...En los alrededores del Coliseo, los numerosos peregrinos que han pasado allí la noche al raso y que atienden a una de las pantallas gigantes que están instaladas por toda la ciudad se confunden con los grupos habituales de turistas. Es una suerte- -asegura en un perfecto italiano un guía japonés- Lo estamos viendo todo sin tener que esperar colas ni soportar el tráfico Otra buena obra, sin duda, de este Papa internacional al que muchos consideran ya un santo. Trevi se queda sin monedas 10: 30 Los sacerdotes abandonan, compungidos, la plaza de San Pedro tos y sin clientes los dueños y los camareros. Saben que hoy será un mal día para sus negocios. REUTERS Su última buena obra 10: 00 Comienza el funeral y muchos, más que verlo, lo intuyen. Se conforman con seguir los sonidos de la liturgia a través de los transis- tores. Hay recogimiento, una comunión espiritual con la plaza de San Pedro. Los comentarios en alto se reprochan de inmediato. Llegan aún más fieles, algunos en bicicleta y un par de ellos también con bebés que viajan a bordo de sillitas instaladas en los vehículos de dos ruedas. No llegan muy lejos. Media docena de jóvenes, ya muy cansados, siguen el funeral sentados Los sanitarios que trabajan junto a la Via della Conciliazione parecen tranquilos, lo mismo que los policías. Sus pocas intervenciones se han debido a problemas leves. Apenas se oye la sirena de alguna ambulancia y están sentados para descansar un poco de la paliza de estas jornadas. Hace menos calor y el número de lipotimias es menor. Va todo muy bien, la situación es muy tranquila. Esperemos que siga así dice una de las personas que trabaja en un puesto médico avanzado. Los agentes tampoco parecen preocupados. La movilidad de las personas, aunque no es muy ágil, está garantizada. Pasa a la página siguiente