Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 4 2005 41 Madrid El acusado del crimen de Costa Polvoranca se entrega dos meses después de su fuga Lamela afirma que la ministra recibió la denuncia del Severo Ochoa antes que él y la guardó en un cajón El Ministerio reconoce que llegó dos días antes y alega que no la tramitó por ser anónima que la investigación llegará hasta el final para clarificar los hechos. PSOE e IU exigen su dimisión al grito de ¡váyase, señor Lamela! M. CALLEJA S. ALLER MADRID. El ambiente en la Asamblea era ayer por la tarde el de las grandes ocasiones: lleno hasta la bandera y la adrenalina, a rienda suelta por los pasillos. El político más buscado y observado era en esta ocasión el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, quien debía explicarlo todo sobre la crisis en el Hospital Severo Ochoa, por la presunta mala práctica en el servicio de urgencias. En su defensa, Lamela subrayó que ha actuado con cautela y prudencia y aseguró que la investigación abierta llegará hasta el final para saber de forma inequívoca qué hay de cierto en la denuncia anónima, pero muy bien documentada que se recibió en la Consejería el pasado 8 de marzo y que señalaba que las supuestas sedaciones irregulares podían haber sido causantes de más de 400 muertes en el hospital. La oposición, bronca y animada, exigió la dimisión del consejero con un grito que recordaba a épocas anteriores en el Congreso de los Diputados: ¡Váyase, señor Lamela! Pero Lamela no piensa irse. Al contrario, el consejero acaba de recibir el apoyo expreso de Mariano Rajoy y de Esperanza Aguirre y, ayer mismo, la ex ministra de Sanidad Ana Pastor acudió a Vallecas para completar el cierre de filas. Sólo hubo que esperar a que los nueve diputados de IU terminaran de hacer el numerito de siempre en el hemiciclo- -esta vez mostraron carteles en los que pedían la dimisión del consejero y pedían una sanidad pública digna- para que Lamela subiera, visiblemente nervioso y quizá enfadado, a la tribuna. Señaló que desde el primer momento se pretendió investib El consejero advierte Lamela estuvo arropado por los diputados de su partido, que le dedicaron una larga ovación gar con cautela y discreción la denuncia que habían recibido, ante los hechos de enorme gravedad y la información que contenía. Una investigación que, como recordó Lamela, también apoya la ministra de Sanidad, Elena Salgado, aunque pida que se haga con discreción El consejero aseguró que la ministra- la prima de Zumosol de Simancas, según dijo- -había recibido la denuncia antes que ellos, pero la metió en un cajón y no la sacó hasta que se hizo pública el día 11 de marzo. Eso sí es grave. Si no llega a la Consejería, ¿no se investiga? Posteriormente, Lamela indicó que el departamento de Elena Salgado remitió la denuncia a la Fiscalía del Tribunal Superior. Desde el Ministerio se explicó que la recibió el día 9, pero decidió no tramitarla por ser anónima. Además, el informe de los servicios jurídicos del Ministerio concluyó que el Ministerio no tenía competencias sobre este tema. Dos días des- DANIEL G. LÓPEZ Ayer se presentó una querella contra un médico del Severo Ochoa por presunta sedación excesiva pués se la enviaría a la Consejería. Como medida cautelar, Lamela acordó cesar temporalmente en sus funciones al coordinador del servicio de urgencias, mientras se llevaba a cabo la inspección abierta. El consejero indicó que la difusión de la denuncia se debió a una asociación, que actuó de manera irresponsable Después de eso, la Comunidad emitió un comunicado para informar de sus actuaciones. Tras explicar estos hechos, Lamela pasó al ataque y acusó al líder de la oposición en Madrid, Rafael Simancas, de adulterar, distorsionar y manipular de forma malintencionada e interesa (Pasa a la página siguiente)