Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 En la muerte de Juan Pablo II PLEGARIAS ANTE EL CADÁVER DEL PESCADOR VIERNES 8 4 2005 ABC El rostro demacrado del Papa recupera entonces una prestancia vigorosa, como si despertase de una siesta REUTERES En las facciones del Papa se esculpen los zarpazos de una agonía feroz; es el suyo un rostro macilento, como un mapa que transparentase las geografías del Gólgota Una alegría nueva Un bosque de banderas polacas avanza hacia el Vaticano, escoltando el curso del Tíber. La mañana primaveral les concede una brisa, para que Juan Manuel puedan ondear su orgullo. Las enarbolan de Prada Enviado jóvenes que no han especial. Roma conciliado el sueño en toda la noche; hay en sus rostros una belleza exhausta y también exultante, un anhelo unánime de rendir un último homenaje al hombre que los permitió crecer en una nación libre, al hombre que les contagió una misma fe intrépida. Danuta, una muchacha cracoviana de sonrisa campesina, dirige los cánticos: en sus labios la lengua polaca suena como un rumor de oleaje que gana ímpetu en cada estrofa. Danuta ha nacido en el barrio de Debniki y pertenece a la misma parroquia en la que el niño Karol Wojtyla, entonces llamado Lolek, recibió la Primera Comunión; la misma parroquia que en vísperas de la Segunda Guerra Mundial regentaba el salesiano Jósef Kowalski, quien fuera deportado a Auschwitz y ahogado en heces por sus carceleros por negarse a pisotear las cuentas del rosario. Esa épica de resistencia y santidad aún brilla en la mirada de Danuta. Acaba de llegar, como todos sus compañeros, a Roma, tras un viaje sonámbulo en autobús, y aún no sabe dónde pernoctará; pero, como a las aves del cielo, esta incertidumbre no la perturba. Ahora lo importante es llevar su bandera y su fe hasta la basílica de San Pedro. Cuando le advierto que el acceso a la Via della Conziliazone ha sido clausurado me mira con una como abstraída ironía: La abrirán cuando nosotros lleguemos, ya lo verás. Si es necesario, echamos abajo las vallas exclama, antes de volverse hacia sus compañeros y lanzarles una arenga que añade decisión a sus pasos. Me separo del ejército polaco para reunirme con José Luis Martínez Gil, un fraile hospitalario que durante ocho años ha trabajado en la Farmacia Vaticana. Fray José Luis es, tal como él me había advertido por teléfono, campechanote y orondo; el paisanaje (ha nacido en Villaba de la Lampreana, un pueblo de Zamora) me ha servido de coartada para obtener su protección. De la mano de fray José Luis penetro en el recinto vaticano, sometido hoy a severas medidas de vigilancia. Fray José Luis, biógrafo de San Juan de Dios y de San Juan de Ávila, vive la muerte del Pontífice sumido en la orfandad. Tiene una voz sabia y rústica a un tiempo, en la que asoman aquí y allá los coloquialismos de mi tierra. Nos tropezamos con el cardenal Rodríguez Maradiaga en el Belvedere, junto a la Biblioteca Vaticana: es un hombre de facciones cortadas a golpe de hacha, hermoseadas por un ramalazo de sangre india, que traza en el aire su bendición, cuando fray José Luis me presenta como un escritor español católico, que es tanto como decir un ornitorrinco; al besarle el anillo, siento la aspereza labriega de su mano, muy alejada de esa satinada frialdad que uno presume en las manos de un príncipe de la Iglesia. Mientras rodeamos el ábside de San Pedro, fray José Luis me desvela al fin la sorpresa que me tenía guardada: entraremos por el acceso de autoridades para orar unos minutos ante el cadáver del Papa. Al entrar descubro la figura matinal del cardenal Amigo; voceo su nombre como un chiquillo, con esa espontaneidad un tanto gamberra que aún preservo de la juventud y que ya empieza a resultar un tanto incongruente en un hombre de mi edad y mis michelines. El cardenal Amigo se Un cirio pascual, erguido como un álamo, escolta el cadáver del pescador que quiso morir con las sandalias puestas En los reclinatorios que escoltan el túmulo, rezan los cardenales; sobre sus hombros abrumados parece sostenerse el peso doliente del mundo