Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 JUEVES 7 4 2005 ABC Toros FERIA DE ABRIL La negra condición de los cuadri ZABALA DE LA SERNA SEVILLA. Los toros de Cuadri, negros zainos, negros de cuerna, negros de alma, mansedumbre negra, desprendían una luz oscura y tenebrosa. Kilos y kilos de negras intenciones: el terror. Mal rato para la terna, trago de ricino en grandes dosis, tan grande como sus enemigos, hondos como minas de carbón. Qué lejos de aquellos dos toros que el pasado y marchito abril metieron la cara con dulzura en la muleta de Leandro Marcos; qué lejano aquél que el último mayo propició que Curro Díaz crease el más bello principio de faena de toda la feria isidril. Lo de ayer es un bombazo al prestigio de Fernando Cuadri, una carga de titadine, descastamiento y goma 2. Desde que tomaban el capote de salida, los cuadri se quedaban por debajo, sin tranco, sin galope, con listeza aguda, con sentido grave. El único que sirvió un poquito- -aunque los inmensos cuadri no admiten diminutivos- -fue el segundo por el pitón izquierdo, pero siempre exigente. Le costaba repetir la embestida y a Leandro Marcos, ponerse en el sitio donde repiten los toros. Nada fácil. La composición de la figura del acelerado principio de faena dio paso a unas series por la derecha en las que el morlaco humillaba nada. O menos que por el pitón contrario. Algunos naturales se liberaron de la negrura de la tarde. En el quinto, que portaba una badana como un luctuoso telón, no se escapó de una voltereta de altura. Afortunadamente el arreón traicionero no se convirtió en cornada y sólo se rompió la seda del vestido. Marcos hizo de tripas corazón para seguir ahí y justificarse a contraestilo de su concepto. Real Maestranza de Sevilla. Miércoles, 6 de abril de 2005. Sexta corrida. Tres cuartos de entrada. Toros de Celestino Cuadri, inmensos, hondos, excesivos; mansos, con sentido y peligro constante; apenas destacó el 2 por el pitón izquierdo. Curro Díaz, de blanco y oro. Dos pinchazos y puñalada (silencio) En el cuarto, dos pinchazos y estocada rinconera (saludos) Leandro Marcos, de canela y azabache. Pinchazo y media estocada atravesada y desprendida (silencio) En el quinto, dos pinchazos, estocada atravesada y tres descabellos. Aviso (silencio) Sergio Aguilar, de azul pavo y oro. Tres pinchazos, media estocada y tres descabellos (silencio) En el sexto, cuatro pinchazos y descabello (silencio) Milagrosamente, Leandro Marcos se escapó de la cornada La estética acabó triturada. La del pucelano y la de Curro Díaz, que soportó, con las únicas armas de la quietud y una pequeña muleta, todas las veces que se le vencía la mole de carne del cuarto. De aviso, el cuadri le envió tres recados en los primeros pases. Hasta que uno de los leñazos le arrancó la muleta de las manos. Intentó tragar de nuevo, y otro violento desarme sucedió. Apretó desde entonces los dientes y los machos que se anudan a la boca del estómago, y que fuese lo que Dios quisiera. Con tan poca técnica, el milagro de salir por su propio pie de la pla- J. M. SERRANO za no se puede explicar más que por la intervención de los ángeles que patrullan los ruedos de Iberia, ángeles que torearon los negros cuervos que revoloteaban sobre los toreros. Díaz se anotó dos oportunísimos quites a la salida de sendos pares de los subalternos en el segundo y quinto toro. Al que estrenó su lote, un marrajo sin ni siquiera fuerza, lo pasaportó con una puñalada que evitó más pinchazos. No se merecía otra muerte. La espada también fue la cruz de Sergio Aguilar. Cuesta entender que después de estar valiente en los medios con las dos prendas de su sorteo, encarase tan periféricamente el volapié. En su haber figura la voluntad de irse con ambos toros a los medios. Al manso tercero, que hoyó repetidas veces el albero, pésimamente lidiado para más inri, le presentaba una y otra vez la izquierda, y siempre acababa el pase en la misma tónica, con el toro con la cara alta y la tela tropezada. Otra vez sobre la boca de riego en el sexto, otra vez citando al miedo. Coladas y mascás el cuadri quería herir hasta con los cuartos traseros, con todo. Unas chicuelinas atomasadas en un quite al quinto abrieron una ventana de oxígeno artístico. Aunque el arte abandonó la Maestranza molido a palos por las abruptas bestias onubenses, más necesitadas de técnica que de pellizcos, pero técnica para sobrevivir, técnica decimonónica. La música sólo sonó ayer para el paseíllo y para la exposición de Sole Castro con las banderillas. Buen primer par y apurado y fallido el siguiente, con una banderilla en el morrillo y otra en el suelo. Así que la banda del maestro Tejera todavía se podía haber ahorrado trabajo. Martínez Uranga: San Isidro está muy rematado; es un hecho histórico que seis matadores confirmen ROSARIO PÉREZ MADRID. La empresa Taurovent presentó ayer en rueda de prensa los carteles de San Isidro, adelantados el pasado martes por ABC. José Antonio Martínez Uranga hizo especial hincapié en su firme apuesta por la juventud. Creemos que la Fiesta necesita en este momento de la juventud: en los tendidos y en el ruedo. Además, es un hecho histórico que seis matadores jóvenes confirmen la alternativa señaló. Otra de las líneas básicas es la continuidad de la línea torista de Madrid El empresario considera que la Feria está muy bien rematada y es muy completa, aunque nunca se puede contentar a todos los aficionados Los carteles son muy buenos- -dijo- pero sabemos que podía estar más gente Y habló de las ausencias principales: Miguel Abellán- no está por un asunto puramente económico Antón Cortés- no le gustaron las dos corridas que le propusimos, Charro de Llen y Gabriel Rojas Curro Díaz- le Martín Marín, Ramón Calderón, Martínez Uranga y Fidel San Román ofrecimos una corrida dura y no es torero para este tipo de toros -y Cebada Gago- dijo que estaría en Madrid si comprábamos una corrida para Santander, y accedimos, pero luego pidió veinte millones... Pese a estas notables ausencias, de varios de los triunfadores de la pasada edición, el vicepresi- JULIÁN DE DOMINGO dente del Centro de Asuntos Taurinos, Pedro Antonio Martín Marín, comentó que su Consejo aprobó por unanimidad los carteles y se valoró muy positivamente su calidad A continuación, José Luis Moreno presentó en Gabanna la programación cultural de la Monumental venteña.