Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 BIOGRAFÍAS VIVAS NELSON MANDELA JUEVES 7 4 2005 ABC 18 julio 1918 Nace Nelson Rolihlahia Mandela en Qunu (Umtata, capital del Transkei, Suráfrica) Su padre, que murió en 1930, era consejero del jefe supremo de la tribu xhosa. 1944 Ingresa en el Congreso Nacional Africano. Abogado. Lucha contra la segregación racial apartheid 1958: se casa con Winnie, primera asistenta social negra de Suráfrica. 12 junio 1964 Condenado a cadena perpetua. Liberado en 1990, tras años de campaña internacional. 1991: presidente del CNA en sustitución de Oliver Tambo. 1992: Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Se separa de Winnie. 10 mayo 1994 Presidente de Suráfrica (primeras eleciones libres) En 1993, Nobel de la Paz. 1998: se casa con Graca Machel, viuda del presidente Samora Machel (Mozambique) NELSON MANDELA Umtata, Transkei, (Suráfrica) 1918 LOS AUTORES El espíritu del perdón Un largo cautiverio por su lucha contra el apartheid no desvirtuó el ánimo de este héroe de la libertad, empeñado en la hermandad de blancos y negros en Suráfrica uando Nelson Mandela fue liberado, después de 27 años en la cárcel, su aspecto era el de un hombre mermado, muy viejo a sus 71 años, con la vista irreparablemente dañada por la cegadora luz del sol que se reflejaba en las polvorientas y blancas superficies de piedra caliza de las canteras. Había resistido todos esos años una mísera dieta de papillas, el suelo de cemento de la celda, el frío y la humedad penetrantes sobre una manta escueta. Podía esperarse de ese cuerpo cautivo, además, un ser moralmente roto, amargo, no tan roído por la tortura como por el resentimiento. Pero desde el primer momento, en su discurso de la noche misma de su liberación, Mandela serenó los temores de quienes así recelaban, hablándoles de la necesidad de perdonar los errores del pasado y de levantarse, en R A TIS aras de la nacon ción surafricana, por encima incluso de DO MI los agravios perNELSON MANDELA sonales: Hay una tierra inde Koopmans y Maltz termedia entre los miedos 223 páginas de los blancos y las esperanzas de los negros Mandela pasó de ser el preso más conocido del mundo a ser el líder más respetado. Campeón de la lucha contra el apartheid apartamiento en idioma afrikaans) dedicó su vida a terminar con la segregación social que en Suráfrica padecían los negros, privados de sus derechos, y su empeño fue recompensado al ganar, en 1994, las primeras elecciones libres del país. Su actitud como presidente libre no fue sino una prolongación de su nobleza como luchador recluso. Eddie Daniels, compañero suyo de prisión, dice de él: En ese terrible escenario, destacaba como una estrella brillante para afrontar la adversidad. Me inspiraba. Siempre se comportó dignamente, incluso ante las provocaciones. Es un gigante que puede ir al lado de reyes o de mendigos. Nunca delató a nadie en los conflictos internos y siempre estuvo dispuesto a realizar las tareas más ingratas para ayudar a compañeros enfermos Y uno de sus guardianes añade en el libro: Era más alto y más erguido que cualquier otro, y tenía un aura que hablaba por sí sola. Parecía decir: Soy un líder, y tú no me vas a intimidar El espíritu del perdón de este hombre dio un nuevo horizonte a Suráfrica y un ejemplo al mundo. Andy Koopmans- Leora Maltz Andy Koopmans, poeta, novelista y ensayista, ha escrito, entre otras, las biografías de Charles Lindbergh y Madonna, y además es autor de ensayos sobre literatura, sobre cultura popular y sobre países africanos. Vive en Seattle (Estados Unidos) Para esta edición de la biografía de Mandela se ha contado con la colaboración de Leora Maltz, historiadora especializada en temas africanos, que ha realizado la compilación de documentos esenciales sobre el personaje. El libro se completa con apéndices como la cronología de la vida de Mandela y bibliografía sobre este y el apartheid así como una serie de documentos que pueden ser consultado en internet. C G NG O CÓMO CONSEGUIR EL LIBRO Domingo 10 de abril, gratis con ABC Con los tres cupones del jueves, viernes y sábado EL Frederik de Klerk y Nelson Mandela, que con las primeras elecciones libres sucedió a aquel en la presidencia. Su gesto común fue un símbolo Cuando te involucrabas en su causa, el yo ya no existía. Pero no importaba: tales eran la fe, la confianza y el coraje que él transmitía (Winnie Mandela) La celda de una de las prisiones de su cautiverio: Mandela parece mostrar a Bill Clinton el horizonte que soñó y alcanzó entre rejas