Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 4 2005 Nacional 37 El violador de Palma fue castrado en la cárcel químicamente sin su consentimiento El médico de la prisión le dio durante cuatro meses acetato de ciproterona como si fuera bromuro b A Sebastián P. acusado de vio- lar a una treintena de niñas en Mallorca, se le niega oficialmente el tratamiento castrante que pide al juez y que le dieron sin saberlo VIRGINIA RÓDENAS MADRID. Un informe de los servicios médicos del centro penitenciario de Palma de Mallorca ha revelado que Sebastián P. de 43 años, acusado de abusar sexualmente de 14 niñas, y con 15 años de prisión a sus espaldas por otra veintena de crímenes similares, fue sometido a una castración química sin su consentimiento entre el 23 de marzo y el 26 de julio de 1990. Durante ese tiempo, al preso se le administró, con una pauta de 0- 0- 1- -sólo por la noche- Androcur nombre comercial del acetato de ciproterona, fármaco antiandrógeno que es utilizado como castrador químico, explicándole al paciente que se trataba, simplemente, de algo parecido al bromuro Según se relata en en el mismo documento, Sebastián P. había cometido desde los 15 años abusos deshonestos sobre niñas de 5 a 15 años. Dice el interno- -recoge el texto médico- -que cada día tiene los deseos de ver las prendas íntimas de las niñas Quiere algo para quitar tanta erección cada vez que por televisión ve alguna escena provocativa. Incluso sólo con la imaginación. Pero quiere el tratamiento para evitar la cárcel Se le receta Androcur y el 23 de marzo de 1990 se apunta en el historial que antes podía masturbarse 4 ó 5 veces al día; ahora, una o dos. Está satisfecho con el tratamiento y manifiesta que yo quiero lo que haga falta para curarme Una medicina contra el cáncer El acetato de ciproterona (ACP) es un agente efectivo importante en el tratamiento de las parafilias, ya que provoca una completa reducción del impulso y de la excitación sexual. Se trata, según explica el psiquiatra José Díaz Morfa, presidente de la Asociación Española de Sexología Clínica y que ha castrado químicamente a varios pacientes que lo han solicitado voluntariamente, de un esteroide con diversos efectos secundarios que incluyen fatiga, hipersomnia, depresión, hipoglicemia, obesidad, nódulos en las mamas y posibles fenómenos tromboembólicos, pero que no son muy habituales que se produzcan a las dosis utilizadas para el tratamiento de estos trastornos sexuales. Este fármaco se emplea también para atajar el carcinoma de próstata. Es un tratamiento que incluye- -subraya el especialista- -una monitorización de la función hepática y de las hormonas sexuales Pero a Sebastián P. no se le hizo ninguno de estos seguimientos, según ha corroborado su abogado Juan Carlos Rebassa a ABC. El 19 de abril, casi un mes después de la última observación del informe penitenciario, el médico de la prisión mallorquina sólo da cuenta de cómo antes se masturbaba 3 ó 4 veces en función de la visión de algo íntimo de las mujeres Desde que toma Androcur 1 ó 2. Desde hace una semana no tiene interés ni erecciones. Se queja de que por las noches tiene pesadillas en las que comete abusos deshonestos. Le parece muy bien la respuesta al tratamiento El 26 de julio aparece la última reseña sobre el interno en el informe de la prisión de Palma: Dadas sus pocas defensas y el temor a un traslado y una pena larga tiene un riesgo grande de suicidio a medio plazo Luego le trasladaron a Herrera de la Mancha. Después, ya no volvió a recibir ningún tratamiento. Y hace unos meses su caso saltaba a la opinión pública cuando, a pocas fechas de empezar el juicio por abusar de 14 niñas, pedía que el Estado le pagase una castración química, que ya emplean países como Estados Unidos o Suecia- -en este último de carácter irreversible- -y que en Francia se experimenta este año con 48 delincuentes sexuales reincidentes. Pero, dice el abogado Rebassa, que nadie se quiere mojar en este asunto y que su cliente no puede pagar, no ya el medicamento- -cuyo coste no supera los 90 euros al mes- sino el seguimiento psicoterapéutico que debe ir aparejado a la dispensación farmacológica y sin el que ésta no sería eficaz. Como ya ha sucedió apostilla. El violador de Palma es conducido a dependencias policiales ABC Arma contra la reincidencia 2.500 agresores sexuales se hallan en cárceles españolas. Al año se denuncian en nuestro país más de 7.000 delitos relacionados con este asunto. En la última década aumentaron un 17 por ciento los delitos contra la libertad sexual. Un 40 por ciento de los violadores volverá a delinquir, aunque si sólo tenemos en cuenta un mínimo del 20 por ciento de reincidencia, se calcula que en un plazo de 3 ó 5 años después de que abusadores y violadores queden en libertad, mil niñas y mujeres serán sacrificadas por estos depredadores Francia practicará este año la castración química a 48 delincuentes sexuales reincidentes y voluntarios. California dio el primer paso en EE. UU. legalizando la castración química para abusadores de menores en 1996. Sólo un 2 por ciento de los agresores optan a la castración química. Volverá a violar Rebassa, atónito, ha subrayado la paradoja de que en el interior del penal le fuera administrado a su cliente el medicamento que ahora se le niega en público. Si la Administración de Justicia- -advierte- -no le somete a ese tratamiento, que se ha demostrado eficaz, en un horizonte de 19 años a lo sumo, que es cuando posiblemente quede en libertad, volverá a hacerlo Se calcula que en ese plazo camparía libre por nuestras calles, si es que no logra en 12 años el tercer grado penitenciario. Informe de los Servicios Médicos de la cárcel mallorquina en donde se da cuenta del tratamiento con ciproterona al violador reincidente