Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 En la muerte de Juan Pablo II ESPAÑA LLORA AL PAPA JUEVES 7 4 2005 ABC Zapatero justifica su silencio en que no tuve una oportunidad El dolor y el duelo normalmente no van acompañados de la exhibición, sino del respeto Sede hará que el jefe del Ejecutivo se siente mañana, durante el funeral, muy cerca del presidente estadounidense, George Bush J. BASTANTE MADRID. Cuatro días después de la muerte de Juan Pablo II, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, resaltó ayer el hondo pesar del Ejecutivo por el fallecimiento del Papa, a quien recordó como una de las figuras mundiales más relevantes de la historia reciente En una conversación informal con periodistas, antes de comparecer en el Congreso de los Diputados para explicar los resultados de la pasada cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Bruselas, el jefe del Ejecutivo justificó no haber realizado ninguna comparecencia pública sobre la muerte del Pontífice, aduciendo que no he tenido oportunidad Cuando se le recordó que podía haberlo hecho tras su encuentro con el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, indicó que éste desistió de ofrecer una rueda de prensa conjunta. Ya en los pasillos del Congreso, sobre los reproches del PP, que le criticó por haber evitado deliberadamente hablar de Juan Pablo II, Zapatero dijo que nunca le ha gustado entrar en competición en lo que respecta a los duelos y a la forma de expresarlos y que la vida me ha enseñado que el dolor y el duelo normalmente no van acompañados de la exhibición, sino del respeto También recordó que la misma noche del fallecimiento del Papa envió un telegrama de condolencia a la Santa Sede. En él, informa Ep, decía que la Humanidad se ve privada de una referencia moral de primer orden, tanto para los cristianos como para los no cristianos b El protocolo de la Santa des en el funeral del Pontífice. El protocolo de la Santa Sede (que sigue el orden alfabético de los países en francés) hará que el presidente del Gobierno español se siente prácticamente junto al presidente George Bush. En otro orden de cosas, el presidente de la Generalitat catalana, Pascual Maragall, salió al paso de las críticas a los diputados catalanes que no se levantaron durante el minuto de silencio que hubo el martes en el Congreso de los Diputados. Yo me hubiese levantado, pero por eso no voy a reprenderles indicó Maragall, quien aseguró que respeta a los que no lo hicieron. El arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, a su llegada ayer a la plaza de San Pedro EPA Los cardenales españoles llegan a Roma Los cardenales de Madrid, Antonio María Rouco, y el de Sevilla, Carlos Amigo, se incorporaron ayer a los trabajos de la Congregación de Cardenales en el Vaticano. El cardenal de Toledo, Francisco Álvarez, llega hoy, mientras que Ricardo María Carlés, cardenal de Barcelona, lleva en Roma desde el domingo. Los cardenales Martínez Somalo y Herranz ya estaban en Roma, dado que son miembros de la Curia. Por tanto, a partir de hoy estarán presentes los seis cardenales españoles que podrán elegir al nuevo Papa. Rouco Varela (derecha) en Barajas, antes de embarcar ayer rumbo a Roma EFE El Rey destaca la lucha del Papa por la paz y la libertad ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Ha sido en la ciudad de Bruselas donde Su Majestad el Rey se ha referido por primera vez en un discurso institucional a la figura de Juan Pablo II. Durante su intervención ante el Colegio de Comisarios de la Unión Europea, el Monarca inició su alocución con unas emotivas palabras en memoria del Santo Padre fallecido, a cuyo funeral tiene previsto asistir mañana en Roma. Don Juan Carlos quiso comenzar con una mención a la inevitable nostalgia y honda tristeza que ha provocado en todo el mundo la pérdida de quien, durante más de veintiséis años, ha iluminado las conciencias y el pensamiento de millones de personas La ocasión era propicia para referirse a El paso por la Nunciatura Fuentes de Moncloa también recordaron que además del telegrama y del comunicado público se decretó un día de luto y banderas a media asta en edificios públicos. Dichas fuentes subrayaron que, aunque Zapatero no ha acudido a la Nunciatura para firmar en el libro de condolencias, sí lo hicieron la vicepresidenta y los ministros de Asuntos Exteriores, Justicia y Defensa. El Ejecutivo concluyó afirmando que Zapatero ha invitado al presidente del PP, Mariano Rajoy, a acudir con la delegación oficial que mañana asistirá al funeral del Santo Padre. La anécdota de la jornada vino de los servicios de protocolo vaticanos, encargados de situar a las personalida- Juan Pablo II en una institución de la que ya forman parte países que hace dos décadas eran comunistas, incluyendo Polonia, la tierra natal del Pontífice. Sentido homenaje Al mencionar la reunificación europea, Don Juan Carlos señaló que en este contexto, quiero dedicar un muy sentido homenaje a la insigne figura de Su Santidad el Papa Juan Pablo II. Una figura universal de indudable dimensión histórica para el mundo y en particular para toda Europa, como incansable luchador por la dignidad humana, la libertad, la paz y la reunificación de nuestro continente Don Juan Carlos y Doña Sofía asistirán al funeral del Santo Padre en Roma debido a la especial relación que mantuvieron con el desaparecido Pontífice, y a pesar de que los usos protocolarios tradicionales no lo indicaban. Sin embargo, en esta ocasión, la Casa Real ha hecho saber al Gobierno el deseo de los monarcas de estar presentes en la despedida de una personalidad tan relevante como la de Juan Pablo II, sobre quien el Rey dijo ayer, en su discurso, que recibí su aliento, al tiempo que España se benefició de su afecto y dedicación por lo que deseaba expresar estos sentimientos de afecto y agradecimiento hacia tan egregia figura Tras el funeral, los Reyes mantendrán un almuerzo en la Embajada de España con el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, y los seis cardenales españoles que participarán en el Cónclave del día 18. También estarán el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos y el presidente del PP, Mariano Rajoy.