Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 En la muerte de Juan Pablo II PREPARATIVOS DE LA SUCESIÓN MIÉRCOLES 6 4 2005 ABC ASÍ SERÁ EL ENTIERRO La capilla de Juan XXIII Juan Pablo II reposará en las Grutas Vaticanas que se extienden por debajo del pavimento de la basílica de San Pedro, concretamente en la capilla lateral que ocupaba Juan XXIII, muy cercana al lugar de sepultura de San Pedro, sobre cuya vertical se elevan el altar de la Confesión, el baldaquino de Bernini y la gran cúpula de Miguel Ángel. El puesto escogido se encuentra entre la capilla polaca y la de Pablo VI. Los visitantes pasarán por delante de los enterramientos de San Pedro, Juan Pablo I y Juan Pablo II, situados a pocos metros de distancia. En la tierra desnuda El Pontífice no utilizará el sarcófago de piedra de Juan XXIII ya que su voluntad ha sido reposar en la tierra desnuda según una expresión italiana que no es estricatamente correcta puesto que se construye un receptáculo subterráneo para evitar el contacto con la tierra. En todo caso, estará bajo tierra, cubierto por lápida similar a la de Pablo VI, que se caracteriza también por su sencillez. Las Grutas Vaticanas son un lugar sereno y de gran valor emotivo pues muestran la extraordinaria continuidad de la Iglesia desde San Pedro hasta hoy. Expectación por la posible lectura del testamento espiritual de Juan Pablo II El futuro de la Iglesia comienza a perfilarse en los primeros contactos entre cardenales b La última voluntad del Pontífice podría revelar la identidad del cardenal in pectore quien a partir de entonces pasaría a formar parte del Cónclave JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El futuro de la Iglesia y una parte del futuro del mundo se juegan estos días en los primeros contactos para encontrar un digno sucesor a Juan Pablo II bajo la expectación por la lectura de su testamento, que los cardenales podrían realizar en la mañana de hoy y dar a conocer al mundo por la tarde. El documento, de unas cuatro páginas, podría revelar la identidad del cardenal in pectore pero es, sobre todo, una guía espiritual. En 1978, la elección del primer Papa polaco puso en marcha un mecanismo de efectos asombrosos sobre la Unión Soviética, el comunismo, Europa y el mundo entero. En estos dos primeros días de trabajo a puerta cerrada en Roma, los cardenales no sólo empiezan a trazar el perfil del sucesor sino a establecer un consenso sobre líneas priori- tarias y grandes decisiones geopolíticas. Hay un acuerdo pleno en aprovechar la inmensa popularidad de Juan Pablo II y sus exequias para dar pasos en los caminos que él señaló, como la unidad de los cristianos o la amistad con las demás religiones, que enviarán representantes de primer plano a los funerales. La importancia de los asuntos en juego podría pasar inadvertida bajo la suavidad de estilo de los cardenales, del mismo modo que el alcance de sus mensajes se descubre tan sólo leyéndolos como intentos de definir orientaciones. Incluso la selección de aspectos que se elogian de Juan Pablo II supone un modo de señalar rumbos o de sugerir un sucesor. Al cabo de 26 años, la primera experiencia de debate absolutamente libre y de gobierno colectivo es una novedad para la mayoría de los cardenales. En esa línea, el suizo Henry Schwery considera poco probable que resulte elegido alguno de los cardenales que han formado el núcleo duro de la Curia romana con Juan Pablo II y que han cesado automáticamente en sus cargos con el fallecimiento. Según Henry Encuentro de cardenales ayer durante la congregación en el Vaticano El brasileño Claudio Hummes resulta un candidato atractivo para iberoamericanos, portugueses y alemanes, lo que suscita la mayor atención Un Cónclave más cómodo Las incomodidades de los dos cónclaves de 1978, en los que los cardenales tenían que compartir duchas y se alojaban en salones divididos por mamparas, no volverá a repetirse. Esta vez se alojarán en la Casa Santa Marta, la residencia situada dentro del Estado Vaticano que utilizan habitualmente cuando vienen a Roma. Para garantizar que no haya comunicación alguna, el perímetro exterior del cónclave será todo el Estado Vaticano, mientras que el espacio de la Casa Santa Marta, de la Capilla Sixtina y los 400 metros de distancia que los separan serán el perímetro interior Con el antiguo sistema, los cardenales podían salir a estirar las piernas y tomar el aire tan sólo en los confines del patio de San Dámaso. Esta vez tendrán a su disposición los Jardines Vaticanos, lo cual les permitirá respirar a pleno pulmón. Lo que no podrán es comunicarse con nadie, por lo que la zona que utilicen será previamente evacuada y vigilada. El vicesecretario de Estado, Leonardo Sandri, que no participa en el Cónclave, se encargará de hacer que todos respeten las reglas. Lo más difícil será asegurar que no quede ningún teléfono conectado, que los purpurados no utilicen teléfonos móviles y que el personal de servicio de la Casa Santa Marta no les informe de lo que se dice fuera. En cuanto a la limpieza de micrófonos ocultos en la Capilla Sixtina, la Guardia Suiza cuenta con especialistas que han practicado ya muchas veces. Schwery, a veces tengo problemas para sintonizar con algunos exponentes de la Curia, que han hecho carrera en los despachos romanos y carecen de la experiencia pastoral El juego de las exclusiones incluye comentarios como los del cardenal de Chicago, Francis George, quien no considera probable la elección de un Papa iberoamericano: Veremos lo que piensa el Espíritu Santo. De todos modos, a mí me parece que no ha llegado el momento Al presidente Lula da Silva, en cambio, le parece que sí, y ha emprendido una campaña descarada a favor del cardenal Claudio Hummes, hijo de inmigrantes alemanes, retenido en Sao Paulo por una fortísima gripe. El franciscano Hummes resulta un candidato atractivo para iberoamericanos, portugueses e incluso alemanes, por lo que suscita la mayor atención. Curiosamente, tanto el cardenal de San Salvador, Geraldo Majella Agnelo como el de Lisboa, José Policarpo, preven un Cónclave breve. De todos modos, la salud puede hacer cambiar muchos planes, como los del cardenal Jaime Sin, de Manila, quien no podrá acudir al Cónclave de-