Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 4 2005 11 Allí, bajo la imponente cúpula de la basílica de San Pedro, se llega al cadáver del Santo Padre, el rostro y las manos de cera, con los ropajes y la dignidad del líder más seguido del planeta Los que salen por la derecha del altar mayor aún hacen más paradas, la primera ante la tumba de Juan XXIII, otro de los papas especialmente queridos por los peregrinos, el Papa bueno, el de la sonrisa, el que cambió el rumbo de la Iglesia al convocar el Concilio Vaticano II. Muchos incluso hacen una cierta identificación entre estos dos hombres, por su carisma, quizá por su importancia en la Iglesia, o por la capacidad de arrastrar a los fieles. Y, finalmente, antes de salir, se de- tienen ante La Pietá de Miguel Ángel. Para rezar o simplemente para admirarla, que no es poco. Pero la historia del día había comenzado, para ese pequeño grupo, cuatro horas y media antes, en la via dei Corredori, en el barrio de Sant Angelo. La calle, de un kilómetro, tarda en recorrerse una hora; la via della Conciliazione, dos más; el llegar hasta la basílica, noventa minutos... Hay jóvenes, como siempre, pero también personas de avanzada edad, mujeres cuyos pies a duras penas caben en los zapatos, familias con niños pequeños, algunos de ellos en cochecito, o discapacitados, gente con muletas... Algo que desde un punto de vista racional no se puede explicar. Por eso, hay quien recurre a las imágenes, como el sacerdote ecuatoriano Francisco Sojos, periodista y estudiante de Teología, y su compañero Carlos Mena. Tras la muerte de Karol Wojtyla, razonan los religiosos, Roma comenzó a mudar los carteles electorales por los agradecimientos al Santo Padre incluso antes de los comicios, celebrados el domingo y el lunes. Los propios partidos los imprimieron y pegaron, y llamaba la atención la leyenda de uno de ellos que daba la despedida a un hombre bueno Lo firmaba una alianza de partidos de izquierda. No se puede explicar sólo por eso. Es la fuerza de la fe lo que mueve a toda esta gente, es el ejemplo del Santo Padre el que los empuja y mantiene. No tenemos dudas, pronto será beatificado La masiva presencia de peregrinos- -daba miedo formar parte de aquella riada humana, pero más ver lo que llegaba a cada minuto- que obligó a que en la noche del lunes sólo se cerrara la basílica una hora y media de las tres previstas, provoca situaciones curiosas, como los momentos en los que se oye rezar el rosario en tres idiomas a la vez. Sin embargo, cuando aparece la imagen de Juan Pablo II en las pantallas gigantes de televisión del Vaticano, se hace el silencio. Y sobre los vídeos de su vida comienza la meditación en torno al Pontificado de este hombre, desconocido hace 26 años, y que incluso muerto mantiene un liderazgo indiscutible. Cosas de la fe. Los más pequeños aguantan como pueden la espera para ver el cuerpo del Papa AFP Los peregrinos reciben botellas de agua durante la espera AP Larga espera para visitar la capilla ardiente del Papa La gran afluencia de personas multiplica el trabajo de los barrenderos AP EPA