Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 4 2005 Madrid 59 El Conde Duque, el Matadero y el Centro Cultural de la Villa formarán un gran triángulo cultural institución que quizá carece de difusión, aunque reúne una gran oferta de estudio, investigación, cultura y ocio Con el desalojo definitivo de las dependencias administrativas, el corazón cultural del centro irá creciendo. Así, por ejemplo, la Biblioteca Musical mejorará y ampliará sus salas de ensayos y de préstamo de instrumentos, y el resto de instituciones ganarán en espacio para difundir mejor sus fondos. Es el caso de la Biblioteca Municipal, que en la actualidad reúne los servicios centrales de la red de bibliotecas públicas. Según Echeverría, este centro vivirá un cambio cualitativo, pues la intención- -tras llegar a un acuerdo con la Comunidad- -es poner una gran biblioteca pública que dé servicio también a Centro y Chamberí, que carecen de bibliotecas de distrito El Museo Municipal de Arte Contemporáneo será otra institución que ganará con la rehabilitación, en especial su depósito, almacenes y sala general. Aunque el arte actual se ligue al Matadero, la vanguardia siempre estará en Conde Duque, que reúne la historia reciente del arte en Madrid. Por eso la Sala del 98 se ligará al Museo como su espacio para exposiciones temporales, además de ganar una zona de acogida. En la actualidad se están rehabilitando siete bóvedas más en los sótanos del Cuartel del Conde Duque precisa el Conde Duque, el Matadero será un centro para la creación, producción y fomento de las artes contemporáneas, además de acoger la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Por su parte, el Centro Cultural de la Villa también será rehabilitado para convertirse en centro de referencia de las artes escénicas, sin olvidar sus usos expositivos. Tanto es así- -continúa Echeverría- que la exposición más importante que este año organizará el Ayuntamiento sobre el cuarto centenario del Quijote se desarrollará en este centro a finales de octubre Piedras de la antigua muralla El futuro teatro del Conde Duque, que ocupará dos plantas en el Patio Sur, se encuentra avanzado en un 60 por ciento. Tendrá un aforo de 280 personas y será configurable al contar con un sistema de asientos con gradas retráctiles, lo que le permitirá variar su composición según lo requiera la obra. Ni el Centro Cultural de la Villa ni el Teatro Español cuentan con este tipo de configuración, por lo que el Conde Duque se convertirá en centro de producciones más vanguardistas. Ya en breve comenzarán las obras del Patio Sur, que afectarán a la Sala de Bóvedas, las antiguas caballerizas del cuartel. Ésta, que en la actualidad cuenta con cuatro bóvedas abiertas, se ampliará con siete más paralelas que muestran en sus paredes pedernales que podrían proceder de la antigua muralla de Madrid. Además, el aparcamiento no será un problema, pues la rehabilitación incluye la construcción de dos plantas de aparcamiento, bajo el Patio Sur, que tendrán entrada por la Travesía de Conde Duque. Documentos de Isabel la Católica El siguiente ángulo, el Conde Duque, seguirá siendo una dependencia ligada a la memoria de Madrid. Y es que en su corazón ya lo es, con un extenso archivo que acoge documentos de Isabel la Católica y una biblioteca histórica de referencia para el estudio de Madrid recuerda el director general. Además, los muros del Conde Duque acogen otras instituciones singulares que velan valiosos documentos, como la hemeroteca, la más importante del mundo en lengua castellana; la biblioteca musical, y la Imprenta Artesanal. Actualmente, el Conde Duque se encuentra rehabilitado en más de la mitad de la superficie total correspondiente a los Patios Norte y gran parte del Central, aunque continúan los trabajos de adecuación de otras zonas del edificio en el Patio Sur. El espíritu de este proyecto, como reconoce Echeverría, consiste en abrir un edificio que hasta ahora era muy hermético para la ciudad. Se trata de mejorar y dar mayor visibilidad a una La fachada más larga de Madrid Dentro de siete años, cuando concluyan las obras, el Ayuntamiento espera que el Conde Duque deje de ser una institución invisible para los madrileños, sobre todo si tenemos en cuenta que es el edificio con la fachada lineal más larga de Madrid- -220 metros lineales- Como concluye Echeverría, el plan director, que se presentará en mayo, aspira a convertir el Conde Duque en un centro de referencia del Ayuntamiento, ligado a una institución que difunda y guarde la memoria de Madrid El arquitecto Pedro de Ribera construyó el edificio a petición de Felipe V