Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 4 2005 Internacional 49 Israel tirará 10.000 toneladas de basura al mes en Cisjordania b Según la legislación internacional, una potencia ocupante no puede hacer uso de un país ocupado salvo que beneficie a la población local J. CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Diez mil toneladas de basura y residuos. Una tras otra. Cada mes. Uno tras otro. Durante años. En Cisjordania. Entre el asentamiento judío de Kedumim y la ciudad palestina de Nablus. Junto a tres pequeñas aldeas árabes. Esa es, según el diario Haaretz, la intención inmediata del Gobierno de Israel, que ha dado su visto bueno a la construcción de un vertedero que sirva para echar por tierra dicha basura, dichos residuos, en territorio ajeno. Problema, no demasiado difícil de solventar en tan particulares lares: la legislación internacional, la misma que por ejemplo ha sido esgrimida por Estados Unidos, Francia y, por supuesto Israel, para exigir, presionar y, a la postre, lograr que Siria retire sus tropas antes de fin de mes del Líbano, de acuerdo con la resolución 1559 del Consejo de Seguridad de la ONU, prohíbe de manera diáfana y tajante que una potencia ocupante haga uso de un territorio ocupado salvo que beneficie a la población local. No parece que en este caso, las intenciones de la potencia ocupante, Israel, de llenar de basura y residuos el territorio ocupado, la región de Nablus, tengan como objetivo hacer más fácil y saludable la vida de la población local. Es más, las autoridades palestinas han denunciado las intenciones israelíes que amenazan seriamente los acuíferos, el aire, en definitiva, el medio ambiente de nuestra tierra Desde Tel Aviv se responde que en ningún caso se pone en peligro a la población que, en realidad, debería agradecer la construcción del vertedero pues podrá ser asimismo utilizado por los palestinos Con iniciativas como ésta se comprenden mejor encuestas como las publicadas ayer por la Prensa hebrea, en las que queda reflejado cómo el 42 por ciento de los judíos de Israel cree que el Estado debería favorecer la emigración de los árabes- israelíes. La tumba del ex primer ministro israelí, David Ben Gurión, en la imagen, fue profanada con pintadas de simbología nazi AFP Profanadas las sepulturas de Rabin, Herzl y Ben Gurión; amenazada la Explanada de las Mezquitas; cercado el cementerio israelí de la franja de Gaza para impedir su desmantelamiento... Extremistas judíos a tumba abierta POR: JUAN CIERCO, CORRESPONSAL JERUSALÉN. La guerra de guerrillas en Oriente Próximo es cosa de vivos con ganas de matar, pero también de muertos. Las tumbas, los símbolos, los cementerios, los Lugares Sagrados se convierten, en demasiadas ocasiones, en objetivo militar y criminal. Incontables son a lo largo de las pasadas décadas, de los últimos cuatro años de Intifada, los incidentes observados en mezquitas, iglesias o sinagogas; innumerables los ataques, emboscadas o bombardeos que han tenido los cementerios como escenario; infinitas las amenazas lanzadas contra Lugares Sagrados a la postre protagonistas... El Muro de las Lamentaciones ha sufrido lluvias de piedras palestinas; la Explanada de Al Aqsa fue recorrida por el entonces jefe de la oposición, Ariel Sharón, en un paseo maldito con el que comenzó la última revuelta; las tumbas de José en Nablus o de Raquel en Belén han padecido ataques a tiro limpio; la Basílica de la Natividad sirvió de refugio a decenas de milicianos palestinos durante un asedio israelí que se convirtió en uno de los símbolos de la segunda intifada... En los últimos días, más de lo mismo. Los vivos no cejan en su intento de rematar a los muertos en sus propias sepulturas. Así, verdadera conmoción ha causado la profanación llevada a cabo por extremistas judíos contra las tumbas de héroes nacionales israelíes como Teodoro Herzl, fundador del sionismo político; David Ben Gurión, quien proclamara la creación del Esta- do de Israel en 1948, o Isaac Rabin, asesinado por un ultranacionalista israelí en 1995. Tumbas sobre las que se han pintado símbolos nazis, insultos Perro asesino amenazas y recuerdos para Hitler. Tumbas selladas que se empeñan algunas en abrir a golpe de brocha, lo que provoca un estado de preocupación y miedo generalizados ante posibles nuevos magnicidios. El detonante del odio La anunciada evacuación de Gaza para este verano es el detonante del odio que corre desbocado por algunos campos de batalla. Tampoco Ariel Sharón ha podido evitar insultos y amenazas de muerte; tampoco su fallecida esposa, Lily, se ha librado de la guerra de los vivos contra los muertos. Extremistas judíos fuera de sí por la traición de Arik saben que no tienen ya demasiados recursos para evitar la descolonización de la franja mediterránea. Les queda, como único arma, la violencia. Un atentado, por ejemplo, contra la Explanada de las Mezquitas, La anunciada evacuación israelí de Gaza para este verano es el detonante del odio que corre desbocado por algunos campos de batalla el tercer lugar más sagrado para el Islam, provocaría un terremoto de tal consideración que la retirada de Gaza sería poco más que una quimera. La amenaza está sobre la mesa y la muralla de la Ciudad Vieja. Y la Policía israelí le da credibilidad. De ahí que desde ayer mismo decenas de agentes hayan reforzado la vigilancia de tan santo lugar, provisto de los adelantos tecnológicos más avanzados en materia de seguridad (sensores electrónicos; cámaras de televisión en circuito cerrado, etcétera, todo por valor de 18 millones de euros) para impedir un ataque. Batalla en torno a los muertos, en este caso 47 enterrados en el cementerio de Gush Katif, que cobrará especial relevancia este verano. El Ejército hebreo ha creado una unidad especial de 90 reservistas para desmantelar con sumo mimo y cuidado y reinstalar de nuevo en Israel las sepulturas del bloque de asentamientos de Gaza. Ardua tarea que sin duda será torpedeada por muchos vivos, dispuestos a lo que haga falta por evitar ser sacados a la fuerza de la que ha sido su casa durante décadas, pero también de que se muden los cuerpos de los suyos allí enterrados. No caben dudas. La guerra de guerrillas en Oriente Próximo es cosa de vivos con ganas de matar, pero también de muertos. Las tumbas, los símbolos, los Lugares Sagrados se han convertido una vez más, también hoy, en objetivo militar y criminal.