Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MARTES 5 4 2005 ABC Internacional Silvio Berlusconi, primer ministro italiano, emitió el domingo su voto en Milán REUTERS Prodi votó en un centro electoral de Bolonia Clara victoria de la oposición de centro izquierda en las regionales italianas La coalición de Prodi derrota a Berlusconi y gana posiciones ante los comicios generales del 2006 nieta de Mussolini atrajo a más de un 2 por ciento de sufragios vitales para el centroderecha, en el poder también en las regiones SERGIO MORA. SERVICIO ESPECIAL ROMA. El frente de centro izquierda italiano Unione bajo el liderazgo de Romano Prodi, obtuvo ayer una clara victoria en las elecciones regionales que ni él mismo se esperaba y que se traduce en una amplia derrota para la coalición de centroderecha Casa delle Liberta liderada por el primer ministro Silvio Berlusconi. Las elecciones, si bien regionales, estuvieron muy politizadas y han sido consideradas como un importante test electoral para las generales del 2006. El voto destinado a elegir a 13 presidentes regionales 2 provinciales y los de 366 comunas, al que se convocó a 41 millones de italianos, contó con la participación del 71 por ciento de los electores (contra el 68 por ciento de las regionales anteriores) Este dato juega contra Berlusconi, dado que normalmente la abstención juega a favor del centro derecha, que tiene menos capacidad de movilización. En las regionales de hace cinco años b La presencia electoral de la atrás, como en las actuales, se votó en 13 regiones. En aquella oportunidad el candidato de centroderecha ganó en 8 regiones mientras que el centroizquierda lo hizo solamente en 5 regiones. Al cierre de edición si bien los datos finales aún no eran definitivos, con la región de Lacio incierta, la Unione obtuvo al menos 9 regiones y el centro derecha, con seguridad solamente dos: Lombardía y Veneto. Además el total de los votos daba también una clara victoria a la Unione Es interesante recordar que la coalición de centroderecha en este útimo periodo logró poner en marcha uno de los planes más ambiciosos de Berlusconi: el recorte de los impuestos. Los más favorecidos fueron los trabajadores y padres de familia de clase media con esposa e hijos a su cargo, que se beneficiaron de una reducción de impuestos de aproximadamente 700 euros al año. El caballo de troya En la disputada Región Lacio (donde se encuentra la ciudad de Roma) decidida desde siempre por un puñado de votos, la nota de color la dio Alessandra Mussolini, nieta de el duce y sobrina de Sofía Loren. La Mussolini se vio en un enredo digno de una novela: las 3.000 firmas necesarias para poder participar en las elecciones fueron reunidas con la ayuda de la izquierda, pero se revelaron groseramente falsas, lo que unido a otras circunstancias menores suscitó todo tipo de acusaciones cruzadas y de complot. La candidata Mussolini inició una huelga de hambre y fue readmitida con la obligación de presentar las firmas después de los comicios. Por esa razón, el ministro de Exteriores de Italia el ex neofascista Gianfranco Fini, definió a la nieta del duce de caballo de troya de la izquierda, puesto que le sustrajó más de un 2 por ciento vital para la coalición de centro derecha. Según estos datos, en el Gobierno Berlusconi se podría abrir un ajuste de cuentas entre el presidente del Consejo y los demás partidos que no le permitieron aliarse con los partidos meno- El anticipo de una campaña marcada por dos fuertes personalidades Las elecciones regionales italianas se han celebrado bajo el impacto emotivo de la muerte de Juan Pablo II y marcada por la normalidad después de que se confirmara que en cualquier caso las votaciones se llevarían a cabo. Los comicios se desarrollan en regiones en las que habitan unos 48 millones de italianos y cuyas capitales son ciudades como Roma, Milán, Florencia, Nápoles o Turín, centros urbanos de primer orden, lo que otorga a los dirigentes territoriales un fuerte poder y recursos económicos. En estas elecciones se vota de manera separada al presidente regional y a los integrantes de las asambleas y, en caso de que ninguno de aquellos supere el 50 por ciento de los sufragios, habrá una segunda vuelta el 17 y 18 de abril, con los dos candidatos más votados. La cita se ve en Italia como un prólogo de las legislativas de 2006, en las que el duelo será entre dos poderosas personalidades: el actual primer ministro, Silvio Berlusconi, y Romano Prodi, que ha sido jefe del Ejecutivo italiano y de la Comisión Europea. Ninguno de ellos es candidato, aunque ya parecen campaña por sus declaraciones.