Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 En la muerte de Juan Pablo II ESPAÑA LLORA AL PAPA MARTES 5 4 2005 ABC Intensa agenda litúrgica Además de iglesias y basílicas, las catedrales de la mayor parte de las ciudades españolas serán durante los próximos días escenarios de diferentes actos litúrgicos convocados para honrar la memoria de Juan Pablo II. Las diócesis invitan a los fieles a orar por el eterno descanso del Pontífice. Todos tienen cabida en estos encuentros. En la catedral de León, por ejemplo, niños de nueve a doce años homenajearán al Santo Padre el día 6 de abril con una ofrenda de flores, lecturas bíblicas y cantos. Siempre presente en la ciudad La admiración por el Papa llega más allá de actos estrictamente religiosos. Diversos ayuntamientos del país manifestaron ayer su intención de bautizar con el nombre de Juan Pablo II algún espacio público de su ciudad para que siempre sea recordado. Vitoria dedicará una calle al Pontífice al igual que Baños de Río Tobía (La Rioja) Málaga un puente y la localidad madrileña de Getafe un parque o una plaza. La diócesis de Salamanca le recordará en unas jornadas culturales que tendrán lugar del 18 al 20 de abril. Los madrileños hacen de la Almudena el centro del homenaje a Juan Pablo el Grande Rouco Varela recordó en una misa que la catedral de Madrid es la única bendecida por un Pontífice b Los feligreses no han dejado de colocar velas, mensajes y flores al pie de la estatua de Juan Pablo II, convertida en improvisado símbolo en la plaza de la Almudena ABC MADRID. El ambiente de silencio y respeto que en los últimos días ha reinado en la plaza de acceso a la catedral de la Almudena de Madrid fue roto ayer por unos minutos. Los que allí se congregaban vieron interrumpido su rezo por un hombre que la emprendió a paraguazos y patadas contra las velas y las flores que miles de personas han ido dejando estos días a los pies de la estatua de Juan Pablo II, con su pedestal convertido en un improvisado altar. Tras el asombro, la rápida reacción de algunos de los presentes que lograron reducir al hombre hasta la llegada de los agentes de la Policía Nacional, evitó males mayores. Recuperada la calma y de nuevo en silencio fue un grupo de chicas las que se encargaron de colocar las velas volcadas y, una a una, volver a encenderlas. La afluencia, callada, de miles de madrileños a esta plaza no ha cesado ni un instante desde que caída la noche del sábado el mundo entero conociera la noticia de la muerte del Santo Padre. A los mensajes que esa noche ya estaban pegados en el pedestal de la estatua- Gracias por todo, valiente decía el de mayor tipografía- -se han sumado muchos más, sin dejar ni un resquicio de superficie libre para los que seguro seguirán llegando. A falta de espacio donde hacerlos visibles, el rostro de los que allí rezan en silencio, olvidando el tráfico incesante en la calle Bailén, deja entrever no uno, sino millones de mensajes de amor y agradecimiento más, uno por cada hombre de buena voluntad. Junto al un hombre bueno que inunda estos días las calles de Roma, Madrid aporta nuevas fórmulas en cada nota manuscrita: Te amaremos y recordaremos. Desde hoy, eres nuestro San Pablo II Seguiremos tu ejemplo, seguirás en nuestros corazones Y así por miles, porque un simple vistazo a los pequeños ramos de flores que se apoyan en un difícil equilibrio contra el pedestal permite ver que muchos de ellos llevan también su correspondiente mensaje. Los fieles devuelven así su amor a Juan Pablo II, precisamente con la misma arma que él utilizó para darse a conocer al mundo, la palabra. Crespones negros El resto de mensajes por toda la capital, y también en otras muchas ciudades de España, podía verse en forma de crespones negros en las banderas nacionales y también algunas con los colores vaticanos que cuelgan en muchos balcones y ventanas de numerosas viviendas. Los ciudadanos se sumaban de esta manera al día de luto oficial decretado por el Gobierno para la jornada de ayer. Atravesando la plaza donde está la estatua de Juan Pablo II miles de madrileños acudieron ayer a la misa por el Santo Padre oficiada anoche por el cardenal- arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, en la catedral de la Almudena. Eran sobre todo jóvenes, los mismos que estos días han demostrado con denuedo su amor al Pontífice, los que en su mayoría abarrotaban el templo. Durante la celebración, el cardenal Rouco resaltó la grandeza espiritual del Santo Padre a lo largo de sus más de 26 años de fecundo Pontificado. Ante miles de personas, que volvieron a dejar pequeño el templo madrileño (aún en obras, por lo que los fieles únicamente pudieron ocupar la nave central y los alrededores del altar) el Un hombre la emprendió a paraguazos con el improvisado altar en honor del Papa... EFE La afluencia, callada, de miles de madrileños a la plaza de La Almudena no ha cesado ni un instante Te amaremos y recordaremos. Desde hoy, eres nuestro San Pablo II dice uno de los mensajes purpurado madrileño recordó que la Almudena era el único templo catedralicio que ha sido bendecido por un Papa, en junio de 1993, cuando Juan Pablo II visitó por cuarta vez España. Frente a las lágrimas vertidas por millones de católicos en todo el mundo, el cardenal de Madrid invitó a los fieles a no olvidar el legado que deja el Santo Padre. Refiriéndose especialmente a los jóvenes, quienes durante el fin de semana ocuparon las plazas de la Almudena y de Colón, Rouco Varela reclamó llevar a buen término la petición que el Santo Padre nos hizo en su última visita a Madrid. Seréis mis