Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 En la muerte de Juan Pablo II ESPAÑA LLORA AL PAPA MARTES 5 4 2005 ABC Los Reyes presidirán la delegación española al funeral, acompañados por Zapatero, Moratinos y Rajoy Moncloa se atribuyó el derecho a invitar a Sus Majestades a las exequias b Los Príncipes de Asturias no podrán asistir al sepelio, ya que la representación oficial ha quedado reducida a cinco personas, a petición del Vaticano IU pide al Gobierno que evite que parezca un Estado católico El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, reclamó ayer al Gobierno que se comporte con austeridad, dolor y solidaridad con los católicos ante el fallecimiento del Papa, pero que no sobreactúe de forma que se pueda pensar que estamos en un Estado confesional o católico Llamazares dijo que el respeto no está reñido con la autonomía del poder civil respecto a la jerarquía eclesiástica, ya que el respeto es compatible con un Estado aconfesional A su juicio, parece que algunas veces el Gobierno roza la desmesura en relación tanto a la posición institucional como con respecto al papel de los medios de comunicación públicos En este sentido, destacó que hay que mantener la solidaridad con el dolor y reconocer la importancia del Papa, pero al mismo tiempo saber que estamos en un Estado aconfesional que debe medir muy bien la utilización de las instituciones y de los medios de comunicación para que no se confunda el poder civil con la jerarquía eclesiástica A. MARTÍNEZ- FORNÉS M. MARÍN MADRID. Sus Majestades los Reyes acudirán el próximo viernes en Roma al solemne funeral de Su Santidad el Papa, según informó ayer el Palacio de La Zarzuela. De esta forma, serán Don Juan Carlos y Doña Sofía quienes presidan la delegación española a las exequias de Juan Pablo II, una delegación que estará integrada también por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy. La confirmación de la presencia de los Reyes en Roma se produjo un día después de que el Gobierno anunciara que sería el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, quien iba a encabezar la delegación española. Un hecho que provocó gran extrañeza, entre otras razones porque la Familia Real ha mantenido siempre una estrecha relación con Juan Pablo II desde su proclamación como Papa, mientras que Rodríguez Zapatero apenas ha tenido dos contactos con el Santo Padre: uno como jefe de la oposición y otro como jefe del Gobierno. que los Reyes estén presentes en los sepelios de un Sumo Pontífice, ya que hasta ahora no ha sido costumbre en la Familia Real española asistir a las exequias de los Papas. No obstante, dada la especial relación de Juan Pablo II con España, en general, y con la Familia Real, en particular, Don Juan Carlos y Doña Sofía han decidido encabezar la delegación española que se desplazará el viernes a Roma y, con toda probabilidad, regresarán al Vaticano transcurridos unos días para asistir a la proclamación del nuevo Papa. La última vez que la Familia Real al completo se reunió con Su Santidad fue en mayo de 2003, durante la quinta visita del Papa a España. En un entrañable encuentro celebrado en la Nunciatura, los Reyes expresaron a Juan Pablo II sus deseos de que organizara un sexto viaje a nuestro país. Habrá que fijar esa fecha respondió el Papa, ilusionado ante tantas muestras de cariño. Ya en el aeropuerto, cuando Sus Majestades acudieron a despedir a Juan Pablo II y se inclinaron para besar su anillo, el Papa rompió el protocolo, rodeó los rostros de los Reyes con sus manos y les besó en la mejilla. El deseo de ver al Príncipe casado Después, en julio del año pasado, los entonces recién casados Príncipes de Asturias se convirtieron en los últimos miembros de la Familia Real que visitaron al Sumo Pontífice. La audiencia cumplía un antiguo deseo del Santo Padre, que pidió a los Reyes en su visita vaticana de 1998 que Don Felipe volviera a Roma ya casado. Respecto a las críticas que ha recibido el Gobierno por haber decretado un solo día de luto en España, y no un mínimo de tres, como han hecho muchos otros países, o por la decisión de Rodríguez Zapatero de no tener una comparecencia institucional, el número dos del PSOE, José Blanco, salió al pa- El PP lo consideró obligado Cuando finalmente se anunció ayer la presencia de los Reyes en el funeral, Moncloa se apresuró a aclarar que fue el propio presidente del Gobierno quien había ofrecido el pasado domingo al Jefe de Estado que encabezara la delegación española y que Don Juan Carlos aceptó de inmediato. A quien sí invitó Zapatero a formar parte de esta representación fue a Mariano Rajoy. El presidente del PP, que acudió ayer a dar el pésame a la Nunciatura, consideró obligado que su partido, al que votan muchísimos católicos esté también presente. Es obligado y muy querido por mí, por eso voy a ir afirmó. Quienes no podrán asistir al sepelio del Papa son Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias, ni los Duques de Lugo ni los de Palma de Mallorca, a pesar de la estrecha relación que mantuvieron con él. Y es que la delegación española ha quedado reducida a cinco personas, a petición del Vaticano, que se encuentra con serios problemas de espacio para dar cabida a los numerosos invitados institucionales de todo el mundo que quieren dar su último adiós a Juan Pablo II el Grande. Será la primera vez en la historia Mariano Rajoy dio ayer el pésame al nuncio del Papa en España, Manuel Monteiro de Castro CHEMA BARROSO