Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 En la muerte de Juan Pablo II EL FUTURO DE LA IGLESIA CATÓLICA MARTES 5 4 2005 ABC La ausencia de la mayoría de cardenales obliga a posponer la fecha del cónclave El Colegio cardenalicio inicia su tarea de Gobierno con sólo un tercio de miembros b La emoción presidió la primera reunión, con los restos mortales del Pontífice a muy poca distancia, y sin un encuentro de estas características en 26 años JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El primer acto de gobierno de los cardenales sin el Papa tuvo lugar ayer con la primera Congregación General de Cardenales, en la que prestaron juramento y fijaron la fecha de los funerales solemnes y sepultura para el próximo viernes a las 10 de la mañana. En la reunión de ayer participaron tan solo 65 de los 183 cardenales de todo el mundo puesto que muchos están celebrando todavía funerales en los respectivos países o están en viaje hacia Roma. Por ese motivo, otras decisiones fundamentales como la fecha del inicio del cónclave, que será probablemente el domingo 17 de abril, se dejaron para más adelante en señal de respeto a los cardenales ausentes. sepulturas de Pablo VI y de Juan Pablo I, los otros dos pontífices que contribuyeron a que Karol Wojtyla escogiese como nombre y ordinal los de Juan Pablo II como homenaje a los dos Papas del Concilio Vaticano II y a su inmediato continuador, que unió ambos nombres por primera vez como señal de continuidad. En todo caso, va a ser una sepultura temporal, pues el proceso de canonización de Juan Pablo el Grande será un rápido plebiscito, y sus reliquias serán trasladadas a la basílica como sucedió con Juan XXIII. En la Sala Bolonia La primera reunión de los cardenales tuvo lugar en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico, bajo una emoción comprensible puesto que los restos mortales del Pontífice se encontraban en ese momento todavía a muy poca distancia en la Sala Clementina, y porque hacía 26 años que no tenía lugar un encuentro de estas características. Para mayor impacto emotivo, la mayoría de los 65 cardenales presentes habían recibido la púrpura de manos de Juan Pablo II, lo cual multiplicaba la sensación de orfandad. Para los cardenales de más de 80 años, que no entrarán en el cónclave, estas reuniones constituyen el foro en que poder aportar ideas para el futuro de la Iglesia. El primero de los encuentros que continuarán celebrándose cada mañana hasta el día en que se inicie el cónclave sirvió ya para estudiar las actitudes de los diversos purpurados en búsqueda de señales que permitan identificar al sucesor de Juan Pablo II, una tarea muy difícil que deberán asumir, probablemente a partir del 17 de abril, los 117 cardenales electores, es decir, los que tienen menos de 80 años. Ayer faltaban todavía muchos purpurados de gran fuste, empezando por el cardenal Claudio Hummes, retenido en Sao Paulo por una fuerte gripe. Hummes, un franciscano de 70 años, hijo de inmigrantes alemanes, políglota y carismático, es uno de los candidatos mejores de Iberoamérica junto con el cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, un salesiano de 63 años, arzobispo de Tegucigalpa, también políglota y carismático. Solemne juramento Presididos por el cardenal Joseph Ratzinger, decano del Colegio de Cardenales, los purpurados formularon uno a uno el solemne juramento por el que se comprometen a mantener escrupulosamente el secreto sobre cualquier cosa que de algún modo tenga que ver con la elección del Romano Pontífice, o que por su naturaleza, durante el periodo de la vacante de la Sede Apostólica, requiera ese mismo secreto Debido al carácter confidencial de la reunión, el portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro- Valls, pudo anunciar tan sólo que la fecha del funeral será el viernes y que el entierro tendrá lugar en las Grutas Vaticanas y no en Cracovia, como proponían muchos de los compatriotas del Pontífice fallecido. Ante la imposibilidad de revelar si los cardenales habían abierto o no el testamento de Juan Pablo II, Navarro Valls señaló que no nos consta ningún deseo del Santo Padre de ser enterrado en Polonia Puede que el Papa no haya hecho mención de ese detalle, con lo cual se aplica la tradición romana, o puede que haya indicado las Grutas Vaticanas, donde existe una capilla polaca y donde quedó libre, al lado, un puesto muy significativo: la sepultura de Juan XXIII, cuyos restos mortales se trasladaron a la basílica de San Pedro en 2001 a raíz de su beatificación. A muy poca distancia se encuentran las Para los purpurados de más de 80 años estas reuniones constituyen el foro en el que poder aportar ideas Los purpurados se reunieron por primer día en la sala Bolonia del Vaticano