Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 5 4 2005 ABC Cartas al director Juan Pablo II el Magno A Juan Pablo II se le ha calificado como Atleta del espíritu Peregrino y juglar de Dios Testigo de Cristo Guardián de la fe y de la ortodoxia Paladín de la libertad Apasionado de la verdad Maestro en humanidad Líder espiritual mundial Pontífex (puente) entre la fe y la razón, Oriente y Occidente y entre la tradición y la modernidad Defensor de la vida, de la dignidad de la persona y de los derechos humanos Papa de los jóvenes Campeón de la Paz Gigante de la historia contemporánea etcétera. Podría parecer que todas estas expresiones laudatorias responden al formalismo de un panegírico obituario; pero lo más extraordinario es que todas ellas se le pueden aplicar con propiedad y reflejan diferentes aspectos de su desbordante personalidad. Creo sinceramente que este Papa pasará a la historia como Juan Pablo II el Magno. Jaime Ros Sagué. Pals (Gerona) Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es a sus cauces de convivencia y olvido razonado, al estilo de la pasada Transición. La Historia muchas veces no contenta a todos por igual y ésa es su grandeza. La Historia no merece condensarla en una estatua. Francisco Loredo, vicepresidente de la Asociación Española de Médicos Escritores y Artistas. Madrid. Su amor a la Virgen El alma de Juan Pablo II subió al Cielo un primer sábado de mes. La Virgen María, a la que tanto amaba, recogió su alma para presentarla a su Hijo. Es muy significativa la fecha de la muerte de nuestro querido Santo Padre. El sábado es el día de la semana dedicado a Nuestra Señora y Ella quiso que este día fuera el primero en el que su fiel hijo Juan Pablo II disfrutase de la gloria celestial. Demos gracias a Dios por habernos permitido disfrutar de un Papa santo. María del Carmen Antoja Giralt. Barcelona. Un día de luto -Es el más ateo de nuestro partido; pero con tal de recabar más votos, se ha ofrecido a ir al Vaticano para que los creyentes lo vean en el funeral del Papa. Su opinión fue siempre contraria a la construcción del llamado Arco de la Victoria en la Ciudad Universitaria de Madrid, por considerarla tardía y a destiempo. No se deben abrir heridas del pasado, solía decir. Aconsejó, cuando su construcción fue irremediable, que la leyenda fuese en latín para que pasase inadvertida. Y ahora nos llega el problema de su estatua que fue proyectada para figurar en el monumento a lo que Franco se opuso, hasta el punto que nunca quiso inaugurar oficialmente ni la estatua ni el Arco. La estatua estuvo en varios almacenes, acabando en la entrada del Ministerio de la Vivienda, casi olvidada y respetada históricamente hasta por el Gobierno de González. Otro Gobierno socialista de ZP, en un claro ejemplo de exhibicionismo político, la ha retirado. Franco fue el único que no quiso nunca la estatua de Franco. Ahora se le da en cierta parte la razón, quitándola. Pero la Historia nos recuerda que Franco fue Jefe del Estado durante casi 40 años. Ahora todo está en su sitio y se le da la razón al dictador. Lo malo es haberla quitado con nocturnidad y alevosía y con intenciones políticas un tanto sesgadas y torticeras. Esperemos que las aguas de la sensatez política vuelvan Zapatero, el Santo Padre ha muerto. ¿Se había enterado? Una persona que ha dedicado su vida al servicio de los demás, un hombre bueno, y a usted no le merece ni tan siquiera una palabra de condolencia. ¿Tan insignificante le parece el Papa que no ha podido dar la cara personalmente? ¿Cree suficiente un día de luto? Una vez más está demostrando hasta qué punto se puede quedar mal. Gracias a Dios, no todos somos como usted. La gran mayoría sí hemos sentido de verdad el sufrimiento y la posterior pérdida del Papa. M José Viana Losada. Madrid. Franco y su estatua El general Orozco, al que conocí, solía contar anécdotas del general Franco. Me contaba que le molestaba mucho que los alcaldes y los políticos cambiasen el nombre a las calles, seguramente por un marcado pragmatismo castrense. Todas las calles deberían llamarse de la pelotilla seguidas de un número así se evitarían problemas y nadie se enfadaría. Se negó por eso a cambiar el nombre cuando se intentó llamar al Paseo de la Castellana y Recoletos, avenida del Generalísimo Franco, y admitió solamente que se diese su nombre a lo que el llamaba la parte nueva. El Papa de los ancianos Se vienen señalando los distintos aspectos de una personalidad tan versátil como la del Santo Padre, y cada una es, me atrevo a decir, reductiva si nos quedamos sólo con ésa. Así, se insiste en el Papa de los jóvenes, de los viajes, comunicador, progresista en lo social y conservador en lo moral Sin embargo, hay una central, fuente delas demás: Woijtyla estaba enamorado de Jesucristo, era toda su pasión, y todo lo que ha hecho en la vida ha sido respuesta a un amor previo, el de Jesucristo a él. Es en Jesús de Nazaret donde este hombre ha edificado todo su pontificado, en su relación con Él. Por eso han producido estos frutos. En estos últimos días hemos visto, sin tapujos, un hombre sufriente, un anciano que continuamente trabajaba, un enfermo que expresaba al mundo la alegría de la unión en los sufrimientos de Cristo; hemos visto la decadencia en estado puro, el límite de la imposibilidad de expresarse; hemos visto la imponente dignidad de un hombre que no renuncia a la realidad de su vida, porque en ella se encontrabacon Jesús, por eso no ha querido ceder ni un ápice a la comodidad o a la muerte digna porque él hablaba de Vida digna, y jamás de muerte digna. Por eso, en estos últimos años, más incluso que otra cosa, podemos decir que es el Papa de los ancianos y enfermos, porque ha vivido dando razones para la esperanza a unos hombres y mujeres que vivenen soledad porque sus hijos no los aguantan, que se culpabilizan a sí mismos de ser un estorbo a la sociedad y un gasto superfluo, no sólo a las familias sino al Estado. Una esperanza que radica en que la ancianidad puede ser una aventura preciosa y provechosa, tanto para los ancianos y enfermos como para los que los rodean, que son necesarios por su sabiduría adquirida por la experiencia, que nos sirven de llamada de atención hacia cuál es nuestro destino, que tienen derechos, pero ¡ojo! también obligaciones de no dejarse llevar por una pereza fruto de la mentalidad del bienestar que aniqulia la creatividad y la alegría de sentirse parte del designio creador de Dios. Así, demos gracias a Dios por el testimonio de vida cristiana de Juan Pablo II. Ramón Valdivia Giménez, presbítero de la Diócesis de Sevilla. Roma. Elecciones vascas Ante las próximas elecciones vascas, conviene echar la vista atrás y hacer un examen de lo hecho en la pasada legislatura. El balance es más bien pobre: de los 36 proyectos de Ley previstos por el tripartito para el periodo 2001- 2005 se han aprobado sólo 15, menos de la mitad, y de las pocas leyes aprobadas, las más relevantes están recurridas ante los tribunales. Puede hablarse, por lo tanto, de una legislatura malgastada debido a que, durante cuatro años, el Gobierno del PNV ha estado obsesionado por llevar adelante el plan Ibarreche y se ha olvidado de lo que tocaba, de gobernar. Y es que en el PNV, como buenos nacionalistas, dedican más tiempo a sus proyectos mesiánicos que a solucionar los problemas reales que nos afectan a los ciudadanos. J. García Fernández. Bilbao.