Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 4 2005 Deportes PRIMERA DIVISIÓN EL DUELO POR LA LIGA 103 Gio rescata al Barça en la última jugada JULIÁN ÁVILA El Barcelona tiene motivos para verse campeón de Liga. No es por la suculenta renta de puntos que acumula con sus perseguidores, sino por las circunstancias. Todo le viene de cara. Hasta en los peores momentos. Ayer, el Betis le puso contra las cuerdas y se levantó cuando estaba al borde del KO. Es cierto que nunca dio la espalda al encuentro, pero las decisiones arbitrales, la mayoría a su favor, le beneficiaron. Un gran Betis acarició el triunfo con la yema de los dedos. Le faltó oficio en la última jugada, el mismo que mostró en todo el partido. Tiró su excelente trabajo en un error de Lembo. El central no atacó el enésimo balón colgado sobre el área de Doblas y Gio, muy atento, se anticipó al guardameta para rescatar a su equipo del fiasco. Infundía temor este partido a los azulgrana. Y tenían sus motivos. El orden en las líneas, la generosa presión del bloque y la velocidad arriba montaron un lío a los de Rijkaard. Y eso que los béticos jugaron una hora con uno menos por una decisión caprichosa del colegiado Pino Zamorano- -en un balón dividido en el área de Doblas el central Rivas se vio superado y cogió por el hombro a Deco- Penalti y expulsión. BARCELONA BETIS 3 3 El reloj caminaba por el minuto trece cuando el Betis se vio en inferioridad, justo un minuto después de que Joaquín, en un preciso contragolpe- -Edú partió en fuera de juego antes de dar el pase- hubiese puesto por delante a los andaluces. Eto o no falló y firmó el empate. Con este panorama, las apuestas tenían un sólo color, el local. Contragolpe de libro Serra Ferrer movió ficha enseguida. Sacrificó al centrocampista Fernando por el central Lembo. Y le salió bien la jugada. Su equipo retrocedió más metros, cedió el campo y el balón al Barcelona para buscar el contragolpe. Más espacios para sus puras sangre Joaquín, Edú y Oliveira. Y acertó. Los azulgrana, conscientes de su superioridad, se volcaron en la labor ofensiva y descuidaron la defensiva. Barcelona (4- 3- 3) Víctor Valdés; Belletti, Oleguer, Navarro, Sylvinho; Xavi (Giovanni van Bronckhorst, m. 75) Gerard (Maxi Rodríguez, m. 46) Deco; Giuly (Iniesta, m. 64) Ronaldinho y Eto o. Betis (4- 4- 2) Doblas; Melli, Juanito (Cañas, m. 75) Rivas, Luis Fernández (Varela, m. 46) Joaquín, Arzu, Assuncao, Fernando (Lembo, m. 17) Edú y Oliveira. Árbitro Pino Zamorano. Amarilla a Gerard, Deco, Edú y Joaquín. Roja a Rivas (m. 14) Goles 0- 1, m. 12: Joaquín. 1- 1, m. 14: Eto o, de penalti. 1- 2, m. 40: Oliveira. 1- 3, m. 62: Joaquín. 2- 3, m. 79: Eto o, de penalti. 3- 3, m. 90: Gio Van Bronckhorst. El Betis cazó al Barcelona en una contra de libro. En dos pases. El guardameta Doblas intercepta un ataque local y a toda prisa busca con la mano a Assunçao en el medio del campo. El brasileño, casi sin mirar y con la defensa rival adelantada, pone el balón a la espalda de Oleguer y Navarro, mientras Oliveira arranca desde un costa- El holandés empató en el tiempo de prolongación un partido en el que el Betis, con diez hombres por expulsión de Rivas (m. 13) tuvo siempre el marcador a su favor do. La potente zancada del delantero dejó en evidencia a los jóvenes centrales para después superar a un Valdés que ayer no estuvo tan inspirado. Deco no estará en el Bernabéu En el descanso, Rijkaard buscó soluciones en el banquillo. Metió a Maxi por Gerard y entregó el mando a Xavi. No mejoró el juego del Barça, aunque no disminuyó el empuje y el coraje de los azulgrana. Faltaban ideas y enfrente estaba bien posicionado un rival serio con un portero inspirado y con un contragolpe amenazador. Así la cartulina de Deco, cortando una contra, amonestación que le impedirá jugar el partido contra el Madrid. Y así llegó el tercero del Betis. Una rápida combinación entre Oliveira y Joaquín puso al Barça al borde del abismo. Justo hasta que apareció, de nuevo, Pino Zamorano. Convirtió una carga legal de Edú a Belletti en penalti. Eto o sumó su tanto número veinte y metió a su equipo en el partido a falta de siete minutos, más los cinco de tiempo añadido. Al Betis le entró la flojera, se lesionó Juanito, erró Lembo y apareció Gio. Joaquín: Esto es un robo BARCELONA. El vestuario del Betis fue un hervidero de reproches a Pino Zamorano. Todos estaban indignados con sus decisiones. Joaquín fue tajante: Esto es un robo con todas las letras. El árbitro se ha cachondeado de nosotros en nuestra cara. Le hemos dicho de todo al final del partido porque ha sido una vergüenza. No hay derecho a que se rían así de nosotros. Hemos hecho un gran partido, pero no nos han dejado ganar. El empate me sabe a derrota Ha habido un señor que no quiso que ganásemos añadió Serra Ferrer. ALONSO- NADAL GANAN AL BARÇA- MADRID ENRIQUE ORTEGO as emociones estuvieron ayer más allá del fútbol. La Liga, el duelo Barça- Madrid, quedó eclipsado por la lección magistral de Fernando Alonso en Bahrein, sin olvidar la valiosa actuación de Pedro Martínez de la Rosa, y por la bravura de un chaval de 18 años llamado Rafael Nadal que, en Miami, tuvo al número uno del mundo contra las cuerdas de su raqueta y a nosotros ante el televisor maldiciendo la precisión de ese reloj suizo llamado Federer. Los dos, el piloto en su apoteósica victoria y el tenista en su postrera derrota, fueron los auténticos protagonistas de la jornada previa a un Madrid- Barça desteñido por los nueve puntos que les separan, pero pintado de morbo hasta el punto de que con las peticiones de entradas se podrían llenar dos Bernabéu. Cada partido que cae del calendario el Barça presenta más síntomas de equipo campeón. Incluso ayer, que empató de milagro, tuvo el partido perdido y no supo hincarle el L diente a un rival con diez hombres desde el primer cuarto de hora. En la victoria, en la derrota y en el empate, los azulgrana transpiran título por los poros. Cuando juega mal, arrolla. Cuando lo hace regular, termina sacando el partido adelante. Y cuando está peor, siempre cuenta con aliados externos que le ratifican en su privilegiada posición. Es verdad que ayer Pino Zamorano- -un colegiado pésimo, infame, indigno, ruin, perverso- -le favoreció con sus erróneas decisiones y no es la primera vez que es beneficiado por fallos arbitrales esta temporada, pero también es cierto que es un equipo que no se rinde nunca. Parece el Séptimo de Caballería Ataca y ataca. Lo intenta por tierra, mar y aire. Carga tantas veces sobre el área rival, provoca tantas ocasiones de gol, fallidas o no, que no es extraño que le terminen pitando penaltis que no lo son. El Madrid, al menos, aprovechó el buen partido del Betis- -magistrales sus contragolpes- -para acortar dos puntos y perder dos jugadores- -Samuel y Guti- -para el domingo, aunque posiblemente sea más grave para el Barça que no esté Deco teniendo en cuenta que Guti no es santo de la devoción de Luxemburgo y que Samuel no ha hecho una temporada como para que se pueda llorar su ausencia. Giovanni van Bronckhorst canta el tanto del empate REUTERS