Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 4 2005 Deportes 101 TENIS MASTERS SERIES DE MIAMI Ferrero y Nadal abren el torneo de Valencia Juan Carlos Ferrero y Rafael Nadal se verán las caras en la primera ronda del Abierto de la Comunidad Valenciana, dotado con 340.250 euros en premios. El sorteo celebrado en las instalaciones del Club de Tenis Valencia ha querido que los espectadores vivan un bonito duelo entre dos de los aspirantes al título. El Open de la Comunidad de Valencia, que celebra desde hoy su tercera edición, abre la verdadera temporada en tierra batida ya que precede a otros prestigiosos torneos como Roma, Montecarlo o Godó, para culminar en Roland Garros. Ferrero empezará a poner a prueba su verdadera recuperación con la llegada de la arcilla roja. El de Onteniente fue el vencedor en la primera edición y semifinalista en la siguiente, tras perder con Verdasco, en lo que fue su último gran momento de la campaña. Albert Costa se medirá en primera ronda a Davydenko. David Ferrer, semifinalista en Miami, jugará contra el francés Benneteau. Corretja participa invitado por la organización. Rafael Nadal lo dio todo, como se observa en la imagen EPA Nadal tuvo a Federer contra las cuerdas, pero no supo tumbarlo El joven mallorquín, que se apuntó los dos primeros sets en la final de Miami, estuvo a sólo dos puntos de ganar también el tercero DOMINGO PÉREZ Estuvo muy cerca Rafael Nadal de romper la racha mágica de Roger Federer. El suizo llevaba 17 finales seguidas ganadas y frente al mallorquín casi no logra sumar la decimoctava, aunque al final se anotara el Masters Series de Miami por 2- 6, 6- 7 (4 7) 7- 6 (7 5) 6- 3 y 6- 1, después de más de tres horas. La garra del español le puso contra las cuerdas. Nadal estuvo a dos puntos de ganar al intocable, pero se le escapó la presa en el último momento. Nadie desde que comenzó su racha de triunfos en finales le había robado dos sets al helvético. Nadal no debe desesperarse. Ha sido el finalista más joven de la historia de este torneo. Nadie llegó tan lejos en Cayo Vizcaíno a su edad (18 años y 10 meses) Y de estas soleadas pistas debe extraerse el convencimiento de que si Federer es hoy el incontestable monarca del tenis masculino, Nadal está llamado a ser su más próximo heredero. Nadal encontró la llave para perturbar el juego preciosista de Federer en sus golpes cruzados. El suizo abre ángulos increíbles. Sus bolas viajan como un limpiaparabrisas de un lado a otro de la pista, siempre lamiendo líneas. Detrás de la pelotita, pegado a ella como una lapa, se movía el de Manacor. Devolviendo golpes imposibles. El suizo no daba crédito. Donde la inmensa mayoría de sus rivales ni llegaban, el español lo hacía y encima ponía presión en sus respuestas superando una y otra vez al de Basilea, con su revés cruzado a dos manos o con passing paralelos que esquivaban las mortales voleas de su rival. El descaro de Nadal no conoce lími- Federer, 18 finales sin derrota Viena (octubre 2003) venció a Carlos Moyá, 6- 3, 6- 3 y 6- 3. Masters (noviembre 2003) a Agassi, 6- 3, 6- 0 y 6- 4. Abierto de Australia (enero 2004) Safin, 7- 6, 6- 4 y 6- 2. Dubai (marzo 2004) a Feliciano López, 4- 6, 6- 1 y 6- 2. Indian Wells (marzo 2004) a Henman, 6- 3 y 6- 3. Hamburgo (mayo 2004) a Coria, 4- 6, 6- 4, 6- 2 y 6- 3. Halle (junio 2004) a Fish, 6- 0 y 6- 3. Wimbledon (junio 2004) a Roddick, 4- 6, 7- 5, 7- 6 y 6- 4. Gstaad (julio 2004) a Andreev, 6- 2, 6- 3, 5- 7 y 6- 3. Canadá (julio 2004) a Roddick, 7- 5 y 6- 3. US Open (agosto 2004) a Hewitt, 6- 0, 7- 6 y 6- 0. Bangkok (septiembre 2004) a Roddick, 6- 4 y 6- 0. Masters (noviembre 2004) a Hewitt, 6- 3 y 6- 2. Doha (enero 2005) a Ljubicic, 6- 3 y 6- 1. Rotterdam (febrero 2005) a Ljubicic, 5- 7, 7- 5 y 7- 6. Dubai (febrero 2005) a Ljubicic, 6- 1, 6- 7 y 6- 3. Indian Wells (marzo 2005) a Hewitt, 6- 2, 6- 4 y 6- 4. Cayo Vizcaíno (marzo 2005) a Nadal, 2- 6, 6- 7, 7- 6, 6- 3, 6- 1. que el helvético ya carburaba a tope de revoluciones llegó en el segundo set. En el segundo juego dispuso de su primera bola de break aunque no la aprovechó. Y el tercer juego se lo anota- ba en blanco. El mejor Federer estaba en marcha. Se fugó hasta un 4- 1. Con 5- 2 en contra, Nadal pidió ayuda al fisio para que le cubriera una ampolla del dedo índice de su mano izquierda. Un respiro que facilitó su regreso. Rompiendo en el noveno (5- 4) llevó la manga al desempate, que también se adjudicó para situarse dos sets arriba. Tenía Nadal a Federer tocado Quebró en el cuarto juego del tercer set y se instaló con un 4- 1 que parecía definitivo. Pero al número uno del mundo nunca debe dársele por liquidado. O visto desde otro punto de vista, hay que liquidarle cuando se presenta la ocasión si no se desea que se revuelva y sea él el liquidador. No pudo rematar El caso es que dos veces tuvo Nadal a Federer casi en el hoyo y en las dos se le fugó. La primera, cuando el balear servía para poner el 5- 2. Obsequió a su adversario con dos bolas de ruptura que no desaprovechó (4- 3) Luego, Rafa salvaría una bola de set con un increíble ace en el segundo saque. Y se penetraría en el tie break Aquí perdonó de nuevo. Llevaba un 5- 3 y sacaba para el 6- 3, pero el suizo se instalaba con un 5- 4 y acaba llevándose la manga por 7- 6 (7 5) La ocasión había pasado por delante de Nadal y no había sido capaz de cazarla Salvado en la campana, el suizo se vino arriba y remató la faena en un cuarto y quinto set en el que volvió a tocar la gloria con su tenis porque es un genio, pero también porque Nadal ya no pegaba tan fuerte, sus piernas ya no llegaban tan lejos ni tan rápido, su cabeza ya no estaba tan erguida... Roger Federer celebra su triunfo AP tes. Salió a tutear al número uno. Le birló el primer saque del partido. Le descolocó con sus palos cruzados. Le aguantó desde el fondo y hasta se permitió el lujo de burlarle con alguna dejada. El primer set cayó con autoridad del lado español. Además de jugar Nadal de maravilla, Federer ni se encontraba cómodo ni andaba tan fino como en otras ocasiones. Su servicio no funcionaba y debía apurar tanto para superar al incansable manacorí que sumaba muchos más errores no forzados de los habituales (20, por siete del español, en la manga inicial) El partido había comenzado de lujo para Nadal, pero la perfecta máquina suiza todavía no había empezado a funcionar al máximo. La sensación de