Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Madrid LUNES 4 4 2005 ABC La capital contará con 800 nuevas plazas en escuelas infantiles b En la actualidad, hay 20.000 Madrid CIUDAD ABIERTA FATIHA LEMRABET Funcionaria Lo que más echo en falta es a mi madre Me llamo Fatiha Lemrabet. Nací hace 27 años en Oujda. Vine a España hace año y medio con un visado de turista. Mi intención era llegar a Europa y luego ir a Francia. Sin embargo me quedé, ¡quién sabe por cuánto tiempo! No tengo papeles, ni mi marido tampoco. Si los obtenemos todo cambiará y podríamos visitar a nuestras familias. Lo que más echo en falta es a mi madre. Ella es lo más importante para mí plazas públicas. Además existen alrededor de 15.000 concertadas y otras 5.000 que son de iniciativa privada ABC MADRID. El Ayuntamiento de Madrid abrirá este año tres escuelas infantiles con 216 plazas e iniciará la construcción de otras seis, con aproximadamente 556 más, lo que supone casi 800 plazas públicas de nueva creación. El presupuesto para 2005- 2006 prevé una inversión de más de 10 millones de euros para este cometido, según ha afirmado la directora general de Educación y Juventud del Ayuntamiento, María Fuster. Las tres escuelas que se inaugurarán este año están situadas en los distritos de Arganzuela, San Blas y Chamartín y de las seis que se comenzarán a construir, dos estarán en el distrito de Latina, otras dos en el de Tetuán, otra en Centro y la última en Ciudad Lineal. En la capital más del 17 por ciento de los 91.000 niños que tienen entre 0 y 3 años están escolarizados, bien en centros públicos o en centros sostenidos con fondos públicos. El alcalde de Madrid, Alberto RuizGallardón, se comprometió al llegar a la Alcaldía a colaborar con la Comunidad para conseguir crear 50.000 plazas. A falta de dos años de finalizar esta legislatura prácticamente está cumplido el objetivo Además del presupuesto para la construcción de nuevas escuelas, el Ayuntamiento destinará 2.600.000 euros para subvencionar la creación de plazas infantiles, tanto de iniciativa privada como de entidades sociales, señaló Fuster. En 2004 se presentaron 30 proyectos y se subvencionaron 14 en los que se emplearon algo más de dos millones de euros, lo que supuso la creación de más de 1.200 plazas, 358 de ellas financiadas con fondos públicos Para la nueva convocatoria de 2005, esperamos contar con una participación similar Lo más duro es descubrir que nada es tan fácil como creías TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: SIGEFREDO Muy personal ¿Se siente discriminada por su lugar de origen? -Yo no he sufrido nunca xenofobia. Lo que sí he ha notado, después de los atentados del 11- M, es más desconfianza y una actitud distinta de algunas personas hacia lo musulmán y los musulmanes. Más que nada son miradas de recelo de personas desconocidas. Clavan la vista en ti y comentan en voz baja. Nosotros no tenemos nada que ver con los terroristas, hemos venido a trabajar, a mejorar nuestra vida y a luchar por nuestras metas. No tenemos dinero; no somos como ellos. ficultades te dan fuerza y te hacen crecer. De lo que más feliz me siento es de mi hija: es lo más importante que me ha pasado en España. ¿Confía en el futuro? -Siempre. Espero que el jefe de mi marido presente una oferta de trabajo a su nombre para que obtenga la documentación. Viviríamos más tranquilos y pensaríamos en otras cosas. Su vida ha cambiado en España: se ha casado y tiene una hija de seis meses Derrocha alegría y simpatía por los cuatro costados. Lleva sólo año y medio en España y en ese tiempo su vida ha cambiado bastante: ha dejado atrás la soltería y se ha convertido en madre. Fatiha Lemrabet, natural de Oujda (Marruecos) se casó hace más de un año con un egipcio y no tardaron mucho en aumentar la familia. En septiembre vino al mundo Farah, que significa alegría, la que a ella- -y a su hija- -le sobra. Huérfana de padre desde los tres años, acabó el Bachiller y realizó diversas ocupaciones para ayudar a su madre viuda y a su hermano, dos años menor que ella. ¿A qué se dedicaba en Marruecos? -Era funcionaria de prisiones. No me gustaba el trabajo. Además, vivía en otra ciudad y el sueldo no era muy elevado- -220 euros al mes- Con ese dinero tenía que ayudar a mi madre y pagarme el alquiler de la casa que compartía con dos chicas. Por eso, aproveché mis primeras vacaciones para pedir el visado y venir a España. -Qué ha sido lo más duro para usted? -Comprobar que las cosas no son tan fáciles como crees. Antes de dar el paso no piensas en las dificultades. Crees que todo es sencillo. Sin embargo, sin conocer la lengua no puedes trabajar, si no tienes papeles consigues empleos precarios en los que te pagan mal porque no puedes protestar por miedo y, otras veces, si te quejas, te echan a la calle porque hay otros inmigrantes que están dispuestos a hacer lo que sea... ¿En qué ha trabajado aquí? -Limpiando una casa y cuidando a un niño. Lo dejé cuando tuve a mi hija. Ahora espero conseguir una plaza en una guardería para Farah para el curso próximo y volver a trabajar, ya que yo no puedo pagar una privada. ¿Se arrepiente de la decisión, de dejar su país? -Vine con una idea, ayudar a mi familia, y he acabado haciendo otra cosa, formando la mía. Desde que me casé dejé de enviar dinero a mi casa. No obstante, mi experiencia me ha hecho aprender que la vida no es fácil y que hay que luchar mucho. La realidad es difícil, pero las di-