Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Internacional LUNES 4 4 2005 ABC Zimbabue La oposición pide que se repitan las elecciones EP. El principal partido de la oposición pidió ayer la repetición de elecciones bajo el mandato de una nueva Constitución, tras considerar que se produjeron irregularidades en los resultados de los comicios parlamentarios en los que venció el partido del presidente Robert Mugabe. El Movimiento para el Cambio Democrático dice que logró 94 escaños, y no los 41 de los que habla la comisión electoral. La Unión Nacional Africana- Frente Patriótico, de Mugabe, obtuvo 78, según resultados oficiales. Francia Ligera subida del no a la Constitución de la UE EFE. El no a la Constitución europea obtendría el 55 por ciento de los votos en el referéndum del 29 de mayo si se celebrase mañana, según un nuevo sondeo sobre intención de voto, que confirma el aumento del rechazo al texto detectado por las últimas encuestas. Sólo un 45 por ciento se declara a favor del sí en el sondeo de Ipsos para la semanario Journal du Dimanche (JDD) que lo publicó ayer y que fue realizado entre 868 personas. El anterior sondeo de Ipsos, realizado el 24 de marzo, daba ganador al no con un 53 por ciento. Un hombre rompe el escaparate de unos grandes almacenes japoneses en una manifestación, ayer en la ciudad china de Cehngdú En el 60 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, China y Corea del Sur han declarado la guerra diplomática a Japón por su falta de arrepentimiento y por su renovado expansionismo militar Moldavia El Parlamento elige hoy al nuevo jefe de estado EFE. El nuevo Parlamento elige hoy al próximo jefe de estado, puesto para el que aparece como favorito el presidente saliente, Vladimir Voronin, líder comunista que propugna una política de integración europea. La decisión de los dos partidos de la oposición de boicotear la cita con las urnas obligó a los comunistas a inscribir a un segundo candidato para que los comicios sean alternativos, por lo que escogieron como rival de Voronin al académico Georgy Duca. Heridas sin cerrar en el Pacífico TEXTO: PABLO M. DÍEZ, CORRESPONSAL FOTO: AP PEKÍN. Sesenta años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, aún quedan numerosas heridas sin cerrar en Asia, donde la ocupación japonesa se extendió por todo el Océano Pacífico y se dejó sentir con especial virulencia en países como China y Corea. Las secuelas de ese sangriento pasado, que entorpece aún más las difíciles relaciones entre estos vecinos mal avenidos, se siguen arrastrando con tanta intensidad que la tensión ha vuelto a estallar en los últimos días por varios motivos. El primero de ellos ha sido la posibilidad de que el imperio del sol naciente ocupe un sillón permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Una aspiración de Tokio que podría entrar dentro de los planes del secretario general de la ONU, Kofi Annan, a la hora de ampliar ese selecto club que ahora sólo ocupan cinco Estados, pero que ha sublevado a la mayoría de la sociedad china. En una iniciativa sin precedentes promovida por tres grandes portales de internet del gigante asiático, más de once millones y medio de personas han estampado su firma digital contra la inclusión definitiva de Japón en el grupo de países con derecho a veto. El objetivo consiste en llegar hasta los 20 millones de rúbricas para presentar una masiva protesta internacional contra las atrocidades cometidas por las tropas niponas durante la guerra. En este sentido, lo que más enerva a los chinos es que Japón, al contrario que Alemania, jamás ha pedido disculpas por su pasado. Para más inri, el primer ministro, Junichiro Koizumi, ha institucionalizado desde hace cinco años sus visitas al santuario de Yasukuni, donde reposan los restos de seis criminales de guerra que fueron ajusticiados por los aliados al acabar la contienda. Creciente militarización A esta flagrante falta de arrepentimiento se suma además la creciente militarización emprendida por su Gobierno y el resurgimiento de su espíritu expansionista, recientemente demostrado en las disputas que mantiene tanto con China como con Corea del Sur sobre la soberanía de varios archipiélagos del Pacífico. Junto al enfrentamiento con Pekín por las islas Diaoyu (Senkaku, en japonés) Tokio se ha ganado un nuevo enemigo en Seúl. No en vano, el presidente de la república surcoreana, Roo Moo Hyun, de- claró hace pocos días la guerra diplomática al imperio del sol naciente después de que una asamblea de provincias niponas insistiera en sus pretensiones territoriales sobre los islotes de Takeshima (Tokdo, para los coreanos) En medio de estos continuos rifirrafes, el Ministerio de Educación japonés se dispone a revisar durante este mes de abril, como viene haciendo cada cuatro años, sus libros de texto para la asignatura de Historia. Ante el temor de que vuelva a ocurrir lo mismo que en 2001, cuando dichos libros recogieron una visión bastante partidista e interesada de la participación del país en la Segunda Guerra Mundial, tanto China como Corea del Sur ya han alertado de que Tokio está distorsionando a propósito su pasado para ocultar su responsabilidad en el conflicto. Tales programas educativos eluden centrarse en las crueles masacres perpetradas por las tropas niponas, como la que costó la vida a 300.000 personas en Nanjing en diciembre de 1937, y en las aberraciones sufridas por la población civil. Entre los abusos más notorios destaca la explotación sexual a la que, según los historiadores, fueron sometidas 200.000 mujeres de toda Asia.