Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 4 2005 Internacional 53 El padre de Terri, Robert, en el centro de la imagen, durante los funerales por su hija el pasado 31 de marzo REUTERS El marido de Terri Schiavo gana la última batalla con la incineración de sus restos El juez volvió a dar la espalda a su familia, que pedía también una autopsia b Los padres de la mujer que lleva- ba quince años en estado vegetativo habían pedido permiso para enterrarla en el cementerio de Florida con el rito católico ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Ni la autopsia ni la cremación transcurrieron sin que cesara la disputa entre los padres y el marido de Terri Schiavo. Una nueva orden judicial hizo que prevaleciera la opinión del custodio legal de la mujer que llevaba quince años en coma vegetativo. Los tribunales le volvieron a dar la razón a Michael Schiavo, que ordenó que el cadáver fuera incinerado, después de que el viernes se le practicara una autopsia en el condado de Pinellas, donde falleció el día anterior, 13 días después de que por orden de un juez se le retirara la sonda que la alimentaba. Robert y Mary Schindler no consiguieron que un experto independiente estuviera presente mientras el forense titular de Pinellas le practicaba una autopsia cuyas conclusiones parece que no se conocerán hasta dentro de unas semanas. Después de que un tribunal confirmara el martes que estaba en manos de Michael Schiavo adoptar las últimas disposiciones sobre los restos de la que fuera su esposa, quedó desbaratado el deseo de sus padres de que no se llegara a la cremación y se la enterrara en el cementerio de Pinellas. El abogado del marido, George Felos, confirmó que estaban en marcha los planes para que las cenizas de la mujer que fue objeto de una agria disputa familiar que acabó en los tribunales, sean enterradas en un lugar no revelado de Pensilvania, donde creció. El abogado de los padres, David Gibbs III, dijo que tanto el vídeo como las fotografías y muestras de tejidos tomados por el forense de Pinellas podrán ser revisados por un experto a petición de la familia. La autopsia debe confirmar los daños al parecer irreversibles que sufrió el cerebro de Schiavo en 1990, cuando tenía 26 años, a raíz de un paro cardiaco causado por una severa dieta de adelgazamiento que dejó sus porcentajes de potasio bajo mínimos. La polémica en torno a la vida Aunque algunos médicos respaldaron la visión de los padres de Terri Schiavo de que había alguna esperanza de recuperación, la mayoría de los neurólogos que la examinaron llegaron a la conclusión de que los daños en el córtex cerebral eran irreversibles. Todos los tribunales de justicia que revisaron el caso le dieron la razón al marido. Hace seis meses, el Tribunal Supremo de Florida, el mismo que durante la disputa electoral entre Al Gore y George W. Bush ordenó que las papeletas de votación fuera recontadas, proclamó: En este momento, buena parte de su córtex cerebral ha sencillamente desaparecido y ha sido reemplazado por fluido espinal. La medicina no pue- de curar un estado semejante. A falta de un acto de Dios, un verdadero milagro, que recreara el cerebro, Theresa su verdadero nombre, aunque su diminutivo, Terri, se convirtió en moneda de cambio de todos los medios de comunicación permanecerá siempre en un estado inconsciente Los tribunales reconocieron al marido la tutela y le autorizaron a que desconectara el tubo digestivo que llevaba directamente la comida y el líquido- -a través de una perforación en el abdomen- -al estómago. Michael Schiavo aseguró que su esposa le había pedido cuando se encontraba sana que no la mantuviera artificialmente con vida si se daba esa circunstancia. El Tribunal Supremo se negó a ver el caso (todo lo contrario que en las elecciones de 2000, cuando ordenó que cesara el recuento de votos, lo que dio la victoria a George W. Bush) y los padres recurrieron al poder político. Los republicanos abrazaron la causa de Terri Schiavo como si se tratara de un episodio más de la lucha ideológica entre los partidarios de la cultura de la vida (como se definen los contrarios al aborto) frente a los de la cultura de la muerte (como califican a sus rivales) Hendrik Herzberg señala en el último número de la revista The New Yorker que la polémica se disparó cuando los tres canales de noticias por cable enzarzados en una feroz batalla por la audiencia- -CNN, Fox News y MSNBC- -pasaron un vídeo en el que Terri aparece sonriendo a sus padres.