Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 4 2005 Nacional 47 Muere un rumano tras ser golpeado por el portero de una discoteca en Guadalajara b Es el tercer suceso de estas características en dos años atribuido a un vigilante argentino en establecimientos nocturnos de la capital alcarreña F. ROJO GUADALAJARA. Un joven rumano de 36 años murió la pasada madrugada en Guadalajara como consecuencia del golpe recibido por el portero argentino de una discoteca. Hace dos años, otro suceso en el que se vio implicado un vigilante de esa misma nacionalidad dejó en coma a un cliente en la puerta de otro establecimiento alcarreño. Según informó ayer la Subdelegación del Gobierno, el fallecido se golpeó en la cabeza tras caer al suelo después de ser supuestamente agredido, durante una discusión, a las puertas de la discoteca El Puerto de esa capital, por un portero del citado establecimiento. Trasladada por las asistencias sanitarias hasta el Hospital Universitario, la víctima ingresó cadáver. El supuesto agresor, de 39 años, fue detenido poco después por la Policía Nacional, que en estos momentos intenta esclarecer lo sucedido. Todo ocurrió alrededor de las cinco de la madrugada, cuando se entabló una discusión entre la víctima y uno de los porteros de la discoteca, en cuyo transcurso éste propinó un golpe al joven rumano, que perdió el equilibrio y cayó al suelo, golpeándose en la cabeza, lo que, según la Subdelegación del Gobierno, le produjo las lesiones que le habrían provocado la muerte. Algunos de los inmigrantes asiáticos que se encuentran encerrados en la iglesia del Pi de Barcelona YOLANDA CARDO Encierros de inmigrantes en Barcelona para pedir flexibilidad en la regularización Iglesias y centros sociales acogen a alrededor de 500 extranjeros encerrados, de origen asiático, se encuentra en huelga de hambre en la iglesia del Pi, que ya acogió las históricas protestas de 2001 M. J. F. BARCELONA. Alrededor de 500 inmigrantes de Barcelona y su área metropolitana mantienen un encierro en diferentes parroquias y locales sociales de la Ciudad Condal y de Santa Coloma de Gramenet, y un grupo de ellos está también en huelga de hambre. Convocados por la Asamblea por una Regularización sin Condiciones, los encerrados persiguen que el Gobierno flexibilice las condiciones para acogerse a la regularización extraordinaria abierta el 7 de febrero y que se prolongará hasta el 7 de mayo. La Asamblea denuncia la dificultad de muchos inmigrantes para conseguir algunos de los requisitos que se les exigen, como el certificado de empadronamiento o de penales. Critican también que el proceso les deja en manos de los empresarios Tanto los encierros como la huelga de hambre se han planteado como indefinidos, aunque serán las asambleas de inmigrantes las que vayan decidiendo posibles cambios en el desarrollo de la protesta. Los encierros comenzaron el sábado por la tarde tras una manifestación que recorrió las calles del centro de Barcelona, hasta llegar a la sede de la Delegación del Gobierno en Cataluña. La actual protesta se lleva a cabo tres semanas después de otra similar que no ha tenido respuesta por parte de la Administración central. El grupo b Una sesentena de los más numeroso pasó la primera noche de encierro en la Universidad Politécnica de Cataluña, pero ayer tuvo que trasladarse a otros lugares, entre ellos el Espai Obert, un centro del barrio barcelonés de Poble Sec, porque el permiso del rectorado de la UPC sólo es para los fines de semana. Acto en memoria de Juan Pablo II En la iglesia del Pi de Barcelona, que ya acogió los históricos encierros de inmigrantes de 2001, se encuentran unas 60 personas de origen indio, bengalí y paquistaní. Son los únicos que siguen la huelga de hambre y tienen permiso de los responsables del templo para permanecer allí hasta el próximo sábado. Este grupo de asiáticos llevó a cabo un acto en memoria de Juan Pablo II ayer a las cinco de la tarde. La parroquia de Sant Medir, en el barrio de Sants, acoge a una quincena de inmigrantes búlgaros, y Can Vies, local del mismo barrio que pertenecía al Metro de Barcelona y que desde 1997 funciona como centro okupado acoge a unos 70 extranjeros, la mayoría marroquíes. De esta misma nacionalidad son otras 60 personas encerradas en la parroquia de Sant Miquel, en Santa Coloma de Gramenet. Los inmigrantes asiáticos en huelga de hambre comenzarán a recibir asistencia de Cruz Roja el miércoles, si no la precisan antes, según indicaron a este diario portavoces de la Asamblea. Además de las reuniones que representantes de cada grupo celebran a diario, habrá una masiva el próximo viernes para evaluar la situación y decidir cómo se continúa la protesta. Otra agresión grave en 2003 El 26 de enero de 2003, en el pub El Siglo de esa misma ciudad, se produjo un hecho similar por parte del portero de dicho establecimiento, también de nacionalidad argentina, que supuestamente propinó un golpe a otro joven de la capital, quien, aunque no perdió la vida, sí sufrió importantes secuelas tras permanecer varios días en coma. Ese mismo portero argentino- -que actualmente se encuentra en prisión a la espera de juicio por aquel suceso- -fue denunciado en noviembre de 2002 después de amenazar gravemente y de forma reiterada a un policía tras haber mantenido una reyerta con varios clientes a las puertas de un discobar de la Cuesta de Calderón. Horas después, el portero de la discoteca Meloco también de Guadalajara, fue denunciado por agredir a un cliente durante una pelea en el interior del recinto. La Policía le intervino una porra de madera de 65 centímetros y un bastón extensible metálico de medio metro de largo.