Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Nacional LA CRISIS DEL CARMELO LAS DENUNCIAS DE CORRUPCIÓN LUNES 4 4 2005 ABC RICARD FERNÁNDEZ Presidente de Adigsa Las prácticas clientelares de los gobiernos de CiU se desarrollaban a través de Adigsa BARCELONA. -Ya hace un par de semanas que no se conocen más casos de empresarios que denuncian irregularidades en relación con Adigsa. De la investigación interna que han emprendido en Adigsa, ¿se pueden esperar más novedades? ¿Habrá más casos? -No tenemos constancia de ningún caso equivalente al de Antonio Salguero. De hecho, en su momento, en verano de 2004, cuando nos negamos a pagar las facturas por 300.000 euros que nos presentó tampoco tuvimos ningún indicio de nada que nos llevase a la Fiscalía. Es en febrero de 2005 cuando Salguero relaciona sus actuaciones con Adigsa con un posible caso de cobro de comisiones. No tenemos indicio de ningún otro caso. -El consejero Joaquim Nadal, a raíz del hundimiento del Carmelo, ha calificado el cúmulo de irregularidades que se daban en relación con la contratación de obra pública como un sistema perverso. Viendo cómo se encontró Adigsa al tomar posesión, ¿comparte ese mismo diagnóstico? -Ciertamente, encontramos que en Adigsa había irregularidades importantes que suponen un incumplimiento de la ley de contratos. ¿Qué irregularidades? -Pues contratos realizados sobre obras que ya se habían realizado anteriormente, es decir, licitaciones y posteriores adjudicaciones destinadas a pagar a una empresa aquello que la empresa ya había ejecutado. En segundo lugar, obras importantes que se hacían supuestamente a requerimiento de Adigsa pero que no tenían formalmente ni un proyecto ni un proceso de contrato ni adjudicación. Esto no sólo está en contra de la ley de contratos sino contra todo buen criterio de gestión. Esto nos ha llevado a abrir investigaciones que nos servirán para resolver posibles reclamaciones de empresas que nos puedan llegar y evitar que vuelva a suceder. ¿El caso de Teyco, empresa que reclama unas cantidades en base a facturas que ustedes consideran mal hechas, es generalizado? -No tenemos datos de que sea algo generalizado, pero sí se ha dado el caso de empresas que han realizado obras y que luego han cobrado las cantidades debidas con cargo a otros trabajos que no tenían nada que ver. Queremos saber qué pasó, y esto lo hacemos con transparencia. De ello daremos cumplida cuenta a la empresa, a la intervención de la Generalitat, a los medios y, si procediese, a las instancias parlamentarias o judiciales. -Por todo lo que explica, da la sen- Al frente de la sociedad responsable de la vivienda pública en Cataluña, Ricard Fernández (ICV) ha comprobado cómo Adigsa se veía sacudida por las acusaciones de irregularidades TEXTO: ÀLEX GUBERN FOTO: YOLANDA CARDO sación de que había un absoluto desbarajuste. -En lo que respecta al Plan Joven y a la utilización del mercado de viviendas para el alquiler, había más actuaciones en las que no se daba el control correcto en la compra y el arreglo de estos pisos. En una empresa en la que se producen operaciones por más de 700.000 euros no es raro que se hayan producido irregularidades de menor cuantía pero igualmente relevantes desde el punto de vista del rigor jurídico. -En el caso del intermediario Josep Maria Penín, ¿nos encontramos ante un caso de supuesta estafa o de corrupción política? -Yo sólo espero que la única persona que ha sido acusada, que es el señor Penín, al cual yo no conozco, aparezca e informe al respecto. Mientras él no lo explique prefiero no juzgar una actuación que si bien parece evidente que no es regular, no tenemos datos para juzgar como delictiva. Lo determinará la justicia. -Aparte de las irregularidades administrativas, se ha denunciado que en Adigsa no había una planificación ordenada, que se compraban pisos donde no era necesario, que no había una dirección efectiva... -En febrero de 2004, al tomar posesión, ordené que se parase el plan de compra de pisos. Este plan tenía un tope de precio de compra tan bajo que imposibilitaba concentrar las inversiones en aquellas zonas donde había realmente problemas. Como ejemplo le diré que los pisos más cercanos a Barcelona que se compraron estaban en Manresa, y esto sobre un total de 124 actuaciones. La relación coste económico y beneficio social no era ajustada. ¿Qué otros desajustes había? -En el informe de gestión del gobier- no de la Generalitat de diciembre de 2004 ya señalamos que se daba la paradoja de que en un país con problemas de vivienda había 1.000 pisos del parque público vacíos debido a una forma de gestión nada ágil. Otro aspecto se refiere al plan director 1997- 2004, dotado con 270 millones de euros. De estos 270 sólo se habían gastado 191 millones, y en cambio quedan proyectos por ejecutar por valor de 208 millones. ¿Era Adigsa el brazo armado de Bienestar Social para penetrar en feudos refractarios a CiU? -Adigsa tiene un pecado original, que es que nace como departamento dependiente de Bienestar Social, y no es hasta mucho después que pasa a Política Territorial y ahora a Medio Ambiente y Vivienda. No revelo nada nuevo si digo que desde ICV, la coalición a la que represento, hemos denunciado durante años las prácticas clientelares de los sucesivos gobiernos de CiU, que se desarrollaban especialmente a través de Bienestar Social y de Adigsa. Los objetivos iban más allá de la mejora de los barrios. La acusación la hicimos desde la oposición y la mantenemos ahora. ¿Qué reformas hay que hacer en Adigsa? -Antes que nada quiero subrayar que Adigsa es un conjunto humano de 200 trabajadores que trabajan duro y de forma profesionalmente ejemplar en primera línea en apoyo de los barrios. En cuanto a las reformas, estamos constituyendo un nuevo equipo que se dedique a la remodelación de barrios y a actuaciones especiales para casos como el del Carmelo o el barrio de la estación de Sallent, o todas las relacionadas con el plan de barrios de la Generalitat: Manlleu, Santa Coloma, Balaguer... También crearemos la Agencia Catalana de la Vivienda, que es como una fusión de las funciones de Adigsa y de la dirección general de Vivienda. Aparte del mantenimiento de los barrios, implantamos la red de mediación social para el alquiler, el programa de utilización del mercado secundario y el nuevo registro único de solicitantes de vivienda que incluiremos en la nueva ley de Vivienda. Esto va a ser una realidad ya en 2005. ¿Se acusa al anterior gobierno de CiU de opacidad? -Nosotros vamos a publicar los acuerdos, su temporalización, las licitaciones, las adjudicaciones... Los vecinos van a poder ver si se ha hecho lo que se tenía que hacer, si ha costado lo que tenía que costar y qué empresas lo han ejecutado. Si sumamos esta transparencia al rigor administrativo, podremos decir que hemos regularizado la situación de Adigsa.