Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 En la muerte de Juan Pablo II ANÁLISIS LUNES 4 4 2005 ABC CALIDAD HUMANA Y ESPIRITUAL MIJAIL GORBACHOV D Mijail Gorbachov y Juan Pablo II EPA urante los últimos años, he mantenido un intenso intercambio de cartas con el Papa Juan Pablo II, tras nuestro encuentro en el Vaticano, en diciembre de 1989. Existió entre nosotros un profundo sentimiento de simpatía y de comprensión que, por lo demás, nos testimoniamos mutuamente en cada mensaje. Sea cual fuese el momento de nuestros en- cuentros, hablábamos abiertamente de temas esenciales. Él quería estar informado de la vida en la ex Unión Soviética, y luego en Rusia, apoyaba las reformas democráticas en nuestro país y saludó nuestro papel en el desarrollo de la democracia en Europa del Este. Sin embargo, se quejó de que los países de Europa central, tras haber acabado con sus regímenes totalitarios, hayan quedado atrapados por el materialismo del mercado. Sin duda, Juan Pablo II desempeñó un papel enorme en el fin de la Guerra Fría. Ningún conflicto escapaba a su atención. Creo que puedo decir que existió en nosotros la voluntad de llevar adelante y de completar algo que habíamos creado juntos. No es fácil describir el tipo de comprensión que se creó entre el Papa y yo, porque existe un aspecto yo diría que instintivo, o intuitivo, ciertamente personal, que tiene una enorme importancia. Simplificando mucho, podría decir que, al estar cerca de él, me di cuenta, y he comprendido, el papel del Papa en la creación de eso que se ha dado en llamar el nuevo pensamiento político No tengo la menor dificultad en admitir y reconocer que, en sus discursos, había muchas ideas con las que yo estaba de acuerdo, lo que confirma nuestra sintonía, la cercanía de la que acabo de hablar. Aquellas ideas suyas eran muy parecidas a las nuestras. Siempre he apreciado en el pensamiento de este Papa, sobre todo, su contenido y su calidad espiritual, su esfuerzo por contribuir al desarrollo y crecimiento de una nueva civilización en el mundo. Juan Pablo II era el humanista número uno de este planeta. Además de eso, Juan Pablo II fue, a la vez que el Papa de Roma, un eslavo; y este hecho facilitó seguramente nuestro recíproco entendimiento. Podemos decir que todo lo que ha ocurrido en Europa oriental no habría sucedido sin la presencia de este Papa, sin el gran papel también político que ha sabido jugar en la escena mundial. Más allá de lo que nosotros hayamos podido hacer en mi país, yo sigo convencido de la trascendental importancia de este Papa en estos años. Ya he subrayado sus altas cualidades espirituales; debo añadir que en nuestro encuentro de Roma me causó un enorme impacto también desde el punto de vista humano. En pocas palabras: estamos ante una excepcional personalidad, pues de este hombre emanaba una energía que hacía sentir una honda sensación de confianza hacia él. Cuando en la historia de Europa ha habido un viraje profundísimo, Juan Pablo II ha jugado un papel decisivo. Vivimos una transición muy delicada, en el que el hombre, la persona, tiene y debe tener un peso determinante. Y todo lo que sirva para reforzar la conciencia del hombre, su espíritu, es más importante que nunca.