Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 En la muerte de Juan Pablo II CONMOCIÓN MUNDIAL LUNES 4 4 2005 ABC Decenas de jóvenes cubanos oran por Juan Pablo II en la catedral de La Habana AFP Una santera reza por el Papa ante uno de sus retratos en la catedral habanera AFP Cuba olvida las demandas de libertad pese a alabar su trayectoria y compromiso social Decreta tres días de luto oficial mientras las campanas de sus iglesias tañen durante dos días b Castro recuerda el pronuncia- miento del Papa contra el bloqueo pero obvia, según la disidencia, los mensajes de su visita de 1998 a favor de la libertad y la democracia M. MARTÍNEZ CASCANTE ABC MÉXICO MADRID. Cuba se convirtió en uno de los países iberoamericanos que más ha sentido el fallecimiento de Juan Pablo II. Declaró tres días de luto oficial, hizo que las campanas de todas las iglesias de su geografía tañesen durante dos días a intervalos de treinta minutos y calificó al Papa como un amigo Su presidente Fidel Castro, en el texto de un telegrama remitido al secretario de Estado del Vaticano, Angelo Sodano, elogió el trabajo del Pontífice en favor de la paz, la justicia y la solidaridad entre los pueblos Los argumentos de Castro se basan en la visita que el Papa realizó a la isla, el único régimen comunista que pudo visitar tras la caída del muro, que quedará impresa en la memoria de nuestro país El Gobierno cubano, en voz de su ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque, recordó su pronunciamiento contra el bloqueo de Estados Unidos a Cuba, al que calificó como medidas económicas restrictivas, injustas y éticamente inaceptables La declaración oficial también sacó de la memoria la figura de Wojtyla como alguien que se preocupó por los pobres, combatió el neoliberalismo y luchó por la paz que no ha recordado el gabinete castrista. De hacerlo se encargó la disidencia cubana. La agrupación disidente cubana Movimiento Cristiano Liberación (MCL) dirigida por Oswaldo Payá, lamento la muerte del papa, de quien recordarán su mensaje de liberación frente a todas las formas de opresión Nos dejó un mensaje de liberación que levantaba la voz de la esperanza frente a todas las formas de opresión indicaba un comunicado firmado por Payá, Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo por su labor en defensa de los derechos cívicos. Tras lamentar el deceso de Juan Pablo II, los disidentes cristianos afirmaron que este papa defendió el derecho de los humanos a seguir siendo humanos y que fue él quien ha sido nuestra inspiración para luchar por la verdadera liberación informa Afp. El Sumo Pontífice visitó Cuba en enero de 1998 y ofició misas en diversas ciudades de la isla de gobierno comunista durante los cinco días que permaneció en el país. El nos dijo: ¡No tengan miedo! ¡Los cubanos deben ser los protagonistas de su historia recordaba Payá. El dirigente disidente, que opera en forma ilegal en la isla, concluyó el comunicado dando gracias a Dios, por habernos dado a este maestro, profeta y pastor por todos estos años. Ojalá todos lo escucharan Incansable luchador El presidente de Cuba, Fidel Castro, afirmó que la humanidad y su país recordarán al incansable luchador por la paz que fue el fallecido Papa Juan Pablo II. Castro afirmó que la humanidad guardará un emotivo recuerdo de la incansable labor de Su Santidad Juan Pablo II a favor de la paz, la justicia y la solidaridad entre todos los pueblos Ante la triste noticia del deceso de Su Santidad Juan Pablo II, le expreso las más sentidas condolencias del pueblo y el gobierno cubanos señala el texto del mensaje al Vaticano. Cas- Críticas de los disidentes La visita del Papa a la isla, en enero de 1998, marcó un hito para Cuba, contribuyó a consolidar la presencia de la Iglesia Católica y fijó la posición del Vaticano en defensa de la apertura del sistema. Cuba debe abrirse al mundo, el mundo debe abrirse a Cuba dijo en aquella ocasión Juan Pablo II. Pero el Papa también lanzó claros mensajes a favor de la libertad y la democracia Fidel Castro en su discurso de bienvenida a Juan Pablo II en su histórica visita de cinco días a Cuba en enero de 1998 AP