Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 4 2005 En la muerte de Juan Pablo II EL FUTURO DE LA IGLESIA CATÓLICA 21 Perfil del próximo Pontífice JESÚS BASTANTE MADRID. La pérdida de Juan Pablo II el Grande que ha sumido en un profundo dolor a millones de católicos, ha supuesto la inmediata dimisión de la mayor parte de los responsables de la Curia vaticana. A partir de ahora, junto al Camarlengo y al decano del colegio cardenalicio (Martínez Somalo y Ratzinger, respectivamente) será una congregación de cardenales quien gestione el día a día en el Vaticano. Como toda obra humana, la Iglesia católica habrá de seguir su caminar, para lo cual es necesaria la elección de un nuevo Pontífice. Tras un Papado que pasará a la historia de la Iglesia, son muchos los interrogantes a la hora de designar al sucesor de Pedro. Muchos son los criterios que se barajan, sin dejar de tener en cuenta la tradición vaticana que dice que quien entra Papa en el cónclave, sale cardenal Éstas son algunas de las claves que permitirán establecer el perfil del nuevo Papa. Los otros candidatos Hacer apuestas por un futuro Papa es una tarea francamente complicada. Sin embargo, casi todos los expertos coinciden en señalar doce nombres (ver página anterior) como los principales candidatos a suceder a Juan Pablo II. Las tradiciones en este campo bien podrían no cumplirse, toda vez que únicamente tres de los 117 cardenales electores (Ratzinger, Lachica Sin y Baum) han participado en algún cónclave. Los siguientes serían algunos de los papables- sorpresa a quienes no hay que descartar. Norberto Rivera. El cardenal arzobispo de México nació en 1942 y fue nombrado cardenal en 1998. Se trata de un hombre con mucho futuro en la Iglesia, que es considerado por muchos como un seguro papable en el caso de un Pontificado corto tras Juan Pablo II. Jorge Mario Bergoglio. El cardenal de Buenos Aires (1936) es un jesuita que contaría con opciones en el caso de que la mayoría se decantase por un Papa iberoamericano. Juan Luis Cipriani. El arzobispo de Lima, primer cardenal del Opus Dei, nació en 1943. Como Juan Pablo II, es un enamorado del deporte. Carlo María Martini. El eterno candidato a suceder al Papa es cardenal desde 1983 y fue arzobispo de Milán hasta 2002. Tiene 78 años. Goodfried Daneels. El arzobispo de Bruselas, de 72 años, es uno de los pocos papables de talante claramente progresista. tzinger, Sodano, Martínez Somalo, Darío Castrillón o incluso el jesuita Carlo María Martini. Si, por el contrario, los cardenales electores optasen por un Pontificado largo, cobrarían relevancia los nombres del hondureño Rodríguez Maradiaga, el francés Barbarin, el mexicano Rivera o el austríaco Schönborn. Papables de mediana edad serían, sin lugar a dudas, los italianos Re y Tettamanzi, el brasileño Hummes o el indio Iván Dias. Italiano o iberoamericano. Ésta es otra de las incógnitas que habrán de despejar los cardenales en el cónclave. Juan Pablo II, el Papa polaco, rompió una tradición de 455 años de pontificados italianos. Aunque los electores italianos (20 sobre 117) continúan teniendo mucho peso, lo cierto es que la Iglesia iberoamericana, que aglutina a la mitad de los católicos del mundo, cuenta con 21. Las nuevas normas de elección permitirán que, tras varias rondas, sea designado un candidato por mayoría absoluta (en lugar de los dos tercios) Si el futuro Papa fuera italiano, tres son los principales candidatos: Re, Tettamanzi y el patriarca de Venecia, Angelo Scola. En caso de un Pontífice iberoamericano, Rodríguez Maradiaga, Bergoglio (Buenos Aires) y Rivera cuentan con posibilidades. Aunque tampoco hay que desechar la idea de un Papa de consenso (caso del alemán Kasper o el propio Rouco Varela) o de un Pontífice exótico (casos del nigeriano Arinze o el indio Iván Dias) ¿Pontificado largo o corto? La tradición vaticana sostiene que después de un Pontificado largo, viene uno corto. Si esta norma no escrita se cumple, estaríamos hablando de un Papa con una edad comprendida entre los 75 y los 80 años, lo que daría opciones a cardenales considerados históricos, como Ra- La tradición vaticana sostiene que después de un Pontificado largo, viene uno corto, aunque se trata de una norma no escrita Curial o viajero. Juan Pablo II fue un Pontífice global que realizó más de un centenar de viajes a lo largo de sus 26 años de Papado. El Papa viajero sin embargo, descuidó un tanto la organización de la Curia, que dejó en manos de sus principales colaboradores. Según los expertos, el próximo Santo Padre habrá de continuar, en cierta medida, el ritmo de viajes y la presencia mediática de su antecesor, aunque tendrá que dirigir el día a día de la Santa Sede. Si volvemos a un Pontífice viajero, las apuestas girarían en torno a Rodríguez Maradiaga, Philippe Barbarin y Crescenzio Sepe (responsable vaticano de los territorios de misión) Para un Papa más curial, se optaría por Tettamanzi, Re o Castrillón, sin olvidar a Rouco Varela.