Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 4 4 2005 ABC JORGE TRIAS SAGNIER ¡Juan Pablo II! un Papa para la eternidad, el Sucesor de Pedro, el Papa de la libertad, un gigante del siglo XX... LAS FAUCES DE EUROPA Los escépticos dicen que ya sería hora de que esa UE, la Europa política, decidiese lo que quiere ser cuando llegue a la madurez. En estas circunstancias, también conviene saber distinguir entre el escepticismo y el cinismo casa con un maletín repleto O es descaro ande lisonjas, adulaciones y retieuropeísta decir conocimientos augustos. A que la Unión Euroeste paso, como ya ha ocurripealadra pero no muerde. Indo en ocasiones precedentes, cluso en casos como la guees previsible que cada vez rra de Irak, si la Europa polísea menos respetada y creítico- institucional reacciona ble una voluntad retórica de es más por pasiva que por acVALENTÍ PUIG presencia geopolítica de la tiva. Lo que se habrá dicho Unión Europea que constande los efluvios azufrados de temente se ve debilitada por los hela candidatura de Paul Wolfowitz a chos. Desde luego, China o India no la presidencia del Banco Mundial no van a tener tanta paciencia como los está en los libros de la sapiencia políEstados Unidos. La misma contratica. Incluso Esquerra Republicana dicción subyace en la crítica al autodijo no: que Wolfowitz no tenía pase. ritarismo de Putin y su actuación en Desde luego, pasó. Hubo muchos laChechenia al tiempo que todas las dridos, pero nadiele mordió la pantocancillerías europeas luego quieren rrilla a Paul Wolfowitz. Lo más imentenderse con el Kremlin por su presionante es que nadie en la cuenta. UniónEuropea dudaba de que ese sería el desenlace, entre otras cosas I algunos dirigentes europeos lleporque en estas coyunturas de las garon a sugerir que el Wolfowitz instituciones transnacionales que genio de los males neoconservadodimanan de la posguerra de Harry res era más condenable que el proTruman hay un viejo pacto trasatpioSadam Husein, ahora le han dejalántico: Europa acuerda y decide el do salirse del todo indemne del exacandidato a presidir el Fondo Monemen de reválida que debía pasar dutario Internacional; Washington derante su tour por las capitales eucide el presidente del Banco Munropeas. En el fondo, ése es el mejor dial. En la estela más bien positiva de los resultados, pero el proceso no de las recientes visitas de George W. es serio. Es un buen resultado porBush y la nueva secretaria de Estaque indica que las relaciones entre do, Condi Rice, Wolfowitz se metió la Unión Europea y los Estados Unien las fauces aparentementetan ferodos van entrando en los raíles desces de la Europa moralista y se fue a pués de haber descarrilado cuando Francia y Alemania se opusieron a la intervención en Irak. Incluso Donald Rumsfeld ya se dio un paseo por Europa y apañó aquella estrepitosa distinción- -por otra parte, fundamentada- -entre la vieja y la nueva Europa. ETERMINADOS procesos de fricciónse moderan por refrigeración: el vapor resulta espectacular pero así la fricción mengua el riesgo de inflamarse. Estamos en eso, en echarleagua a la fricción trasatlántica. No por eso el antiamericanismo pierde voz en Europa como se ve en la fenomenología de la izquierda impracticable, muy activa en Francia y asomándose en España. No puede desecharse la posibilidad de que esos síntomas aparezcan en algunos de los referendos sobre el Tratado Constitucional europeo, pero sobre todo en procesos electoralesnacionales. Se dará la paradoja de que los gobiernos europeos no le dan en los nudillos a Wolfowitz y luego resucitan la fantasmagoría antiamericana para no perder elecciones. Esas son las ambivalencias que refuerzan el unilateralismo de los Estados Unidos y la tesis de la coalición de voluntarios frente a la inoperancia de las Naciones Unidas. Los escépticos dicen que ya sería hora de que esa UniónEuropa, la Europa política, decidiese lo que quiere ser cuando llegue a la madurez. En estas circunstancias, también conviene saber distinguir entre el escepticismo y el cinismo. vpuig abc. es QUÉ FUE EL PAPA PARA MÍ STE Papa volvió a dar sentido a nuestra fe, a lafe que se nos había dormido y casi fosilizado después de lasequivocadas interpretaciones que tantos y tantos católicos hicimos tras el Concilio. Juan Pablo II, como ayer recordaba Pedro J. Ramírez, periodista formado en la Universidad de Navarra, cubrió siempre, durante más de veinticinco años, nuestras frágiles espaldas. E Ignacio Camacho parafraseaba al Marco Antonio de Shakespeare ante el César muerto: Éste era un Papa; nunca tendréis otro como él Y Vittorio Messori no dudaba en calificar al Santo Padre de Magno colocando al Papa en esa categoría de seres humanos gigantes de la historia. Anson, por último, afirmaba que Juan Pablo II se había convertido en veritatis esplendor -el esplendor de la verdad- Hoy, ya no tenemos a nadie detrás nuestro, en la tierra, protegiéndonos con su presencia. Hoy, sublime instante, estamos ante nuestra propia responsabilidad, la responsabilidad de haber elegido, libremente, como diría el poeta, con la libertad del amor de ese amor que él supo infundirnos. Y desde esa libertad responsable hemos aprendido los católicos, o al menos deberíamos haberlo hecho, a sugerir, con sinceridad y convicción, con renglones torcidos e imperfectos incluso, la Verdad que se encarnó en el pueblo abrahámida (el pueblo judío) hace miles de años para extenderse, con la palabra de Cristo, a toda la humanidad. ¡Juan Pablo II! un Papa para la eternidad, el Sucesor de Pedro, el Papa de la libertad, un gigante del siglo XX... Juan Pablo II: el enviado de Dios que colocó en su sitio el fascinante puzle del Concilio Vaticano II y que puso en el pedestal que se merecía, gracias a su ejemplo, coherencia y convicción, la Verdad de la fe, esa fe que la especulación de la razón había desencajado de la vida. ¡La fe, el misterio! Recuerdo que un día, de repente, me encontré casi violentamente empujado por mi hija Georgina y por dos políticos tenaces y sin embargo amigos, Jorge Fernández y Andrés Ollero, a asistir en Cuatro Vientos al encuentro del Papa con la juventud. Nunca había estado tan cerca de unPapa. Aquel día de mayo sentí quealgo se removía en mi interior y que despertaba, porque no había muerto, la fe que llevamos dentro los católicos desde el bautismo. Al día siguiente, fui a la plaza de Colón a las canonizaciones, entre otras, del jesuita padre Rubio y de la madre Maravillas, tía carnal de Gregorio Marañón Bertrán de Lis, una de las personas más influyentes de El País y que había escrito un emotivo y hermoso artículo sobre ella en ese diario, paradigma del laicismo, diario que ayer, tristemente, se descolgó con una suma de tópicos y de despropósitos que, todos juntos, parecían una broma para la inteligencia. Yo viví la agonía de mi padre cuando tenía veinte años. Hace unas semanas, Alfa y Omega recogía el artículo publicado por el filósofo Robert Spaemann sobre el sufrimiento redentor. Al contemplar la agonía del Papa, trasmitida en directo, cada uno habrá sentido lo que habrá sentido. En esos momentos, al recordar esos años de dolor familiar viendo el sufrimiento de un hombre santo como Juan Pablo II, adquieren todo su sentido la oración, la unción de los enfermos y el amor de la familia. No hay mayor belleza que la que trasmite una muerte digna. E N D S REVISTA DE PRENSA Estoy contento; estadlo también vosotros Toda la Prensa mundial abrió ayer sus páginas con la noticia de la muerte del Papa, acompañada de opiniones y editoriales en los que se destacaba la extraordinaria estatura humana y espiritual de Juan Pablo II. Sólo una minoría de diarios de ideología totalitaria o de un laicismo militante recogió voces disidentes sobre aspectos controvertidos de este Papado En Iberoamérica, el continente que alberga al mayor número de católicos, los titulares de la Prensa reflejaron el impacto de la muerte del Papa y varios destacaron la posibilidad de que su sucesor pudiera ser iberoamericano. En Brasil, el país de mayor población ca- tólica del mundo (133 millones de fieles) la Prensa despidió a Juan de Dios como el Papa fue apodado durante una de sus tres visitas al país. Los diarios argentinos recordaron a Juan Pablo II como el Papa que cambió la historia Fin de época y Terminó el calvario son algunos de los títulos de los principales matutinos. Fue el primer Papa no italiano que tuvo la Iglesia en 455 años recordó Clarín. El último viaje del Papa y Muere el Papa que marcó la historia del fin de siglo son algunos de los titulares en Chile. Los diarios Las Últimas Noticias y El Mercurio narraron el gran impacto que causó su muerte entre los chilenos. Por su parte, la Prensa europea dedicó ayer sus portadas a la muerte de Juan Pablo II y coincidió en destacar su despedida serena, su figura carismática, su forma de tender puentes en el orbe y el desafío de hallar un sucesor capaz de continuar su labor pastoral con los millones de fieles, sobre todo los jóvenes. Las últimas palabras del Papa y su mensaje de agradecimiento a la juventud: Estoy contento, ¡estadlo también vosotros! son los títulos de los dominicales alemanes Welt am Sonntag y Frankfuter Allgemeine Sonntagszeitung. La Croix, el diario de referencia de los católicos franceses, habla en su editorial del Papa de un siglo. Constructor de puentes entre comunidades y países más allá de los conflictos y las ideologías Las portadas de la Prensa británica describen al Papa como un titán cuya vida conquistó el corazón de millones de personas de todas las religiones. S. I.