Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DOMINGO 3 4 2005 ABC Toros Zaragoza FERIA DE ABRIL Oreja para Serrano en el III Memorial Manolo Chopera Á. G. A. Sergio Serrano fue el triunfador de la novillada que abrió ayer la temporada en la Misericordia tras cortar una oreja al tercero de la tarde. El de Albacete anduvo con ganas y buenas maneras ante el mejor lote de la desigual novillada de Hermanos Lozano y Alcurrucén (oreja y ovación) Salvador Cortés, desangelado, hizo lo mejor en una buena estocada al cuarto (ovación y vuelta) Iván García Langa acusó falta de oficio con dos astados complicados (silencio tras aviso en ambos) DR. JUAN CABRERA GARRIDO Especialista en Angiología y Cirugía Vascular INVENTOR DE LOS ESCLEROSANTES EN MICROESPUMA Patente Española: P 9301413 Patente Europea: EP 0656203 Patente EEUU: US 5676962 Y del único método para eliminar varices sin cirugía y sin limitación de tamaño, número, localización o morfología Sebastián Castella sufrió en sus carnes el terrorífico juego del astifino segundo de la tarde J. M. SERRANO HA TRASLADADO SU CONSULTA A MADRID a la sede de la CUN (Clínica Universitaria de Navarra) en esta ciudad: Calle General López Pozas n 10, 28036 MADRID. Teléfono: 913531920 Cortés se queda a mitad de camino ZABALA DE LA SERNA SEVILLA. Un amable lector de ABC Sevilla en Salteras se ha ofendido terriblemente con la crónica del pasado Domingo de Resurrección a El Cid. Nada más lejos de mi intención que faltar a los saltereños con la exaltación de la adopción de Manuel Jesús Cid por Sevilla, que le otorga un certificado de calidad y una patria taurina. Precisamente el acento taurino es lo que no ha entendido el amable lector en la frase ser de Salteras es ser de ninguna parte afirmación que no pretende borrar a Salteras del mapa ni de la historia, la suya extensa y profunda como manifiesta en su carta al Director, tan documentada que más que tres columnas en la sección bien podría haber merecido una Tribuna. Traspasa sin embargo el amable lector la frontera de la amabilidad con palabras como villanía. Y ahí pierde la pequeña parte de razón que pudiera poseer su mala interpretación, seguramente por culpa de mi pésima expresión, con lo cual vayan por delante las disculpas. Seguro que brindaremos la próxima vez que el torero que nos une abra la Puerta del Príncipe arropado por todos los saltereños. CENTROS EXCLUSIVOS DE TRATAMIENTO MADRID: Clínica Universitaria de Navarra: Calle General López Pozas, 10: Tel. 913531920 PAMPLONA: Clínica Universitaria de Navarra: Avenida Pío XII, 36: Tel. 948255400 GRANADA: Clínicas Dr. Juan Cabrera S. L. Calle Tejeiro, 2, 4 I: Tel. 958256842 Real Maestranza de Sevilla. Sábado, 2 de abril de 2005. Segunda corrida. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto, astifinos y bien presentados; mansos, sosos y noblotes en líneas generales, a excepción del terrorífico 2 destacó el dulce 3 blandearon 4 y 6 Antonio Barrera, de grana y oro. Estocada (saludó desde el tercio) En el cuarto, dos pinchazos y estocada (silencio) Sebastián Castella, de malva y oro. Cuatro pinchazos y estocada corta rinconera (palmas) En el quinto, media estocada (silencio) Antón Cortés, de teja y azabache. Dos pinchazos y estocada. Aviso (saludó desde el tercio) En el sexto, dos pinchazos, uno hondo y descabello (palmas de despedida) de aquí a la eternidad. Y en el resto, la afición sevillana empujando, alentando y jaleando a Cortés, que es torero con ese toque de distinción que cae a la vera del Guadalquivir como agua al campo. Sólo le falta hacerlo, y hacerlo precisamente con toros así. Toreros de su corte resolvían una temporada en tardes como la de ayer. Luego se precipitó con la espada, y la posibilidad de la oreja se marchitó como las ilusiones de toda una Maestranza que se entregó porque sabe dónde habita lo especial. Poco más quedó para el recuerdo que los esbozos del saludo al sexto, que blandeó mucho. Y un cambio de mano. Y otros errores con la espada. Peligrosísimo y avisado peso específico. Volaron los oles como hacía tiempo. El toro, mansito y dulce, volvió a ir como la seda en un quite por gaoneras de Antonio Barrera. Se presentía faena de cante grande, cante jondo. Pero Antón Cortés cantó bajito. Tanto que casi no se oía entre la algarabía de una faena que apuntó y no rompió, más coreada que real. La gente le ponía imaginación para redondear lo que no se redondeaba. De hecho no hubo serie redonda; sí retazos, apuntes, y algún muletazo suelto que enganchó, como excepción, la embestida desde adelante. Y es que pecó el torero de esperar siempre con la muleta muy retrasada, así que el pase completo se reducía a un cuarto de pase. Entre la rayas, con el toro basculando ya hacia tablas, se atisbaron naturales que continuamente despedían los viajes hacia las afueras, menos uno que trazó hacia adentro, cumbre. Como un molinete con la izquierda. Como uno de pecho El lote de Cortés fue el lote de la corrida. El peor lo sorteó Castella, sin recursos y a merced del peligrosísimo y avisado segundo. Lo volteó con sequedad para matarlo al citar con ingenuidad al natural. Mal trago pasó hasta para meter la espada entre aquellas finas dagas. Al descastado quinto le endosó una faena machacona. En esa línea reiterativa también transcurrió la obra de Antonio Barrera al bastorro cuarto, bastote en todo. Al que abrió plaza, suelto y corretón, lo lidiaron en mil y pico capotazos, fatal. El toro metía la cara abajo y en principio volvía a la muleta. Sólo en un principio, antes de rajarse, antes de que Barrera le buscase las vueltas cerca de las maderas con alegría y una estocada en lo alto. Parte facultativo: Castella fue atendido en la enfermería de una cornada superficial de 25 centímetros en el muslo izquierdo. Pronóstico leve. Fibra sensible Dicho esto, el único toro de Puerto de San Lorenzo que marcó un camino claro de triunfo fue el tercero. Y Antón Cortés se quedó a mitad. Cortés le tocó la fibra sensible de la verónica a la Maestranza, la vena sentimental, que desde que se retiró Romero no hay quien levante pasiones con el capote. El gitano de Albacete se sintió más en los lances a derechas, más hundido y asentado en las zapatillas, con mayor