Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 4 2005 Espectáculos 93 TEATRO Rondó para dos mujeres y dos hombres Autor: I. Amestoy. Dir. F. Vidal. Esc. y vest. J. Ruiz. Ilum. R. Echevertz. Int. R. Mariscal, D. Martín, C. Barbero y R. Ibáñez. Lugar: Pequeño Teatro Gran Vía. Madrid. CLÁSICA C. Comunidad de Madrid Obras de S. Revueltas, C. Prieto, X. Montsalvatge y O. Esplá. Int. Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. Dir. J. R. Encinar. Solista: A. Häsler (mezzosoprano) Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Fecha: 29- 03- 05 AMORES PERROS JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN a obra de Ignacio Amestoy elegida para la apertura del Pequeño Teatro Gran Vía forma parte de una tetralogía de piezas centradas en la condición femenina: Cierra bien la puerta (galardonada con el Premio Nacional de Literatura Dramática) De Jerusalén a Jericó y Chocolate para desayunar (aún no estrenada, si no estoy equivocado) son los otros tres vértices del cuadrilátero que completa Rondó para dos mujeres y dos hombres El autor, en cuya producción dramática se alternan los argumentos de inspiración histórica y los que abordan aspectos de algún proceso de cambio o conflicto social, narra aquí el camino hacia la independencia afectiva y artística de una violinista que regresa a su actividad profesional tras siete años de matrimonio con un financiero. El título de estas líneas evoca el de la conocida película del mexicano Alejandro González Iñárritu porque Amestoy introduce tres monólogos- -un tanto descolgados del desarrollo de la función- -en los que otros tantos personajes recurren a metáforas caninas para exponer su concepto de las relaciones entre hombres y mujeres. Relaciones de dependencia y sometimiento, de pequeños chantajes, de afectos y cobardías, de egoísmos y generosidad, relaciones en las que el deseo de desarrollar la propia personalidad acarrea el riesgo de la soledad. Amestoy destaca la fuerza esencial y emprendedora del carácter femenino, y no da mucha cancha positiva a ninguno de los dos oponentes masculinos: un aburrido hombre de negocios orgulloso del pajarillo que mantiene en su jaula dorada y un figurón que saca pecho revindicando la potencia liberadora y emocional de la música, y cuya audacia, fatigado y temeroso por el camino emprendido, queda luego reducida a papel mojado. El autor exhibe su dominio del ritmo en los diálogos y logra buenos momentos de tensión e ironía en la esgrima de réplicas y contrarréplicas, aunque la dirección de Francisco Vidal resulta en esta comedia plana y convencional. En lo que respecta a la interpretación, Diego Martín matiza y arropa bien su personaje de marido financiero y Rosa Mariscal aborda con sensibilidad el de la violinista; Roberto Ibáñez despliega eficazmente su vehemencia entre gallarda y grotesca como el tercer lado del triángulo y Chusa Barbero, en el papel menos potente de los cuatro, el de la representante de los artistas, ejerce de contrapunto cómico. L POESÍA, PINTURA Y MÚSICA ANTONIO IGLESIAS E Quique González, en una imagen de archivo Quique González y su nuevo disco de película, La noche americana Sale al mercado el quinto y contundente álbum del cantautor independiente madrileño Quique González edita su segundo título con su propia discográfica, Varsovia. Para él, la música, como el cine, como la vida, tienen truco MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Dispuesto desde hace tiempo a pasar de las normas habituales del mercado (graba en su propio sello, Varsovia, después de desairar y desairarse con una multinacional) el músico madrileño sigue prefiriendo irse de gira con una acústica, una armónica, una furgoneta y su chica, Jimena, y actuar en esos garitos, tanto de Madrid como de provincias donde los corazones o están rotos o están en llamas, donde aún se fuma hasta el alba y se vive a quemarropa. Y lo prefiere a convertirse en otro pelele más en manos de los que han convertido la música española en una disciplina que va, como en el tango, cuesta abajo en mi rodada en caída libre, con el precario paracaídas de la canción clonada. Al margen de la anécdota de que en una canción colabore Jorge Drexler Me agarraste con un estribillo, al otro lado del puente que recuerda al otro lado del río de la noche de los oscar) y de que el vídeo de Vidas cruzadas (otro título de cine) lo haya rodado David Serrano Al otro lado de la cama Días de fútbol este nuevo álbum vuelve a ser tan consistente como de costumbre, con piezas que huelen a b Como Juan Palomo, single por los cuatro costados (la citada Vidas cruzadas de espectacular sonido americano; o cambiando mucho de tercio, Alhajita versión de la canción de Eduardo Falú, en clave fronteriza) o Justin y Britney o... Hay muchas más cosas en este álbum de este llanero solitario del rock nacional: dos alusiones al mundo del boxeo, El campeón Kid chocolate (aquí asoma Tony Leblanc, el Tigre de Chamberí baladas sobrecogedoras como Los motivos Días que se escapan días que se escapan de las manos, corren como coches robados el rock and roll ardiente y callejero ¿Alarma, Burning, Mermelada? de Hotel Los Ángeles o, cambiando de habitación, la del Hotel Solitarios ...y tener encaje sin perder empaque... el aullido generacional de 73 cuando los hermanos, los primos, los amigos mayores caían en brazos de la heroína, un aullido al que pone final un pandemonium guitarrero y distorsinado, demoledor, ácido sulfúrico de las seis cuerdas, en la estela de Wilco, sí, están leyendo bien (no recuerdo al menos haber escuchado jamás entre nosotros un sonido de guitarras como las de Carlos Raya, quizá sólo en lo nuevo de otro genio, Antonio Vega) y pongan los etcéteras que consideren a este disco de ambiente crepuscular, a menudo sombrío y polvoriento, de noche americana, claro, esos días que según los iluminemos pueden parecer noches. Al fin y al cabo, la música, el cine y hasta la vida tienen truco. Después de esto, los cuatrocientos golpes Quique. stas tres artes, la poesía, la pintura y la música, incidían en este precioso programa ofrecido dentro del ciclo de la Comunidad de Madrid, por su Orquesta y Coro, bajo la dirección de su titular, José Ramón Encinar, vencedor holgado de sus enormes dificultades (muy convincente mando, eficacísimo en los resultados obtenidos de sus expertos profesores dentro de la formación di camera Encinar prestó a las páginas interpretadas su reconocida musicalidad y el respeto a la partitura con sus precisas indicaciones. Abrió la sesión el mexicano Silvestre Revueltas, con su Homenaje a García Lorca brillante ejemplo de la politonalidad en sus tres momentos Baile, duelo y son espléndida la Nana central tan sentida, divertido en sus extremos ingeniosos. Nuestro Claudio Prieto estrenaba ante el público (su primera audición data de 1978 a través de los micrófonos de Radio Nacional) El compositor, a lo largo de los 25 minutos, sabe establecer una base sólida en la muy cuidada pequeña orquesta, sobre la que interviene una mezzo, en este caso la española Ana Häsler, que, con las voces del Coro de laComunidad (ocho en total) exclaman, recitan más que cantan, con remansos hermosos para la solista; a destacar la belleza de un final delicado y perfectamente dibujado sobre la nada. Al poeta, al fuego, a la palabra de Vicente Aleixandre, es el texto inspirador de Prieto. La segunda parte la inició Xavier Montsalvatge, con sus inefables Cinco canciones negras geniales pinceladas del inolvidable músico de Barcelona, con poesías de Alberti, Guillén, Luján y Pereda Valdés, cantadas con su cálidad voz y manera acertadas por la mezzosoprano. Cerró la sesión el maestro Óscar Esplá, con sus siete geniales fragmentos, integrados en el poema de igual título de Rafael Alberti, La pájara pinta postrera elevación de una sabia ascendencia nacionalista, conjugando a la perfección el dato popular con la totalmente adecuada erudición. Sus dificultades interpretativas fueron piedra de toque para los seleccionados profesores de la agrupación orquestal en todo momento bien conducida por su titular.